Información Gral

Se negó a declarar el portero acusado del asesinato de la joven Angeles Rawson

A pesar de oficializarse que el portero admitió su responsabilidad en el crimen de la adolescente, su esposa insistió en que es inocente y alegó que “se autoincriminó porque está amenazado”.

Martes 18 de Junio de 2013

El portero Jorge Mangeri, de 45 años, acusado de ser el autor del crimen de la joven Angeles Rawson, se negó a declarar hoy ante el juez que entiende en el caso, al tiempo que su esposa volvió a defenderlo y dijo que “se autoincriminó” porque fue “amenazado”.

Mangeri le comunicó al juez de instrucción Roberto Ponce a través de su abogado, el defensor oficial Carlos Garay, que ese letrado continuaría siendo su representante legal, pese a que la familia tenía intenciones de conseguir un abogado privado. Además, se supo que en la noche del lunes, cuando la fiscalía había dado a conocer pormenores de su declaración indagatoria y su autoincriminación en el hecho, Mangeri le solicitó al juez ampliar su relato.

Sin embargo, tras entrevistarse con su defensor oficial el portero del edificio de Ravignani 2360 desistió de su actitud. Mangeri fue sometido a diferentes pericias, ya que se le extrajeron muestras de sangre, cabellos y saliva para obtener su perfil genético y compararlo con los obtenidos en el sótano del edificio y en su propio auto.

En tanto, a pesar de oficializarse que el portero admitió su responsabilidad en el crimen de la adolescente, su esposa insistió en que es inocente y alegó que “se autoincriminó porque está amenazado”.

Diana Seattone se mantuvo firme en defensa de su esposo, a pesar del comunicado emitido por la fiscalía a cargo de María Paula Asaro en el que se señala que el hombre se declaró como responsable del asesinato de la chica de 16 años, cuyo cuerpo fue encontrado el martes pasado en un predio del Ceamse, de la localidad bonaerense de José León Suárez, un día después de desaparecer entre los barrios porteños de Palermo y Colegiales.

“Se autoincriminó porque está amenazado y muy asustado”, expreso la mujer en declaraciones al canal C5N, en la que insistió en que recibió varios “aprietes”.

“El primero fue el jueves a la mañana. Paró un auto sin patente, un Polo negro, con dos personas que preguntaron si él era el encargado del 2360, lo amenazaron, le pusieron un arma en la cabeza y le dijeron un montón de cosas. Le dijeron que le iban a hacer una cama, que era mejor que le pegaran un tiro que lo que venía. Yo le dije, si vos viste algo tenés que hablar”, contó.

Seattone aseguró que, de alguna manera, su postura es avalada por el abogado que asumió con defensor oficial de su esposo. “El abogado me dijo que no me deje llevar por lo que se está diciendo y que siga defendiéndolo como hice hasta ahora”, subrayó sobre ese aspecto.

La fiscalía confirmó este lunes la presunción de que fue Mangeri quien atacó y mató a µngeles Rawson, a la que abordó en el edificio donde vivía para luego arrojar su cuerpo, aún con vida, en un contenedor de basura.

“Soy el responsable de lo de Ravignani 2360; fui yo. Mi señora no tuvo nada que ver en el hecho”, aseguró Mangeri ante la fiscal Asaro, quien está a cargo de la investigación.

Las pericias determinaron que a la menor no la violaron y que cuando su cuerpo fue arrojado al contenedor, aún seguía con vida, y falleció a raíz del aplastamiento provocado por la máquina compactadora del camión recolector de basura. (NA)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario