Información Gral

Máxima fue dada de alta tras sufrir un cuadro de insuficiencia renal en China

Máxima Zorreguieta y su esposo, el rey Guillermo Alejandro, se encontraban en China en el marco de una visita de Estado de cinco días, cuyo objetivo era sobre todo mejorar las relaciones.

Domingo 01 de Noviembre de 2015

La reina de Holanda, Máxima, quien sufrió una infección renal, fue dada de alta y salió del hospital, indicó ayer una fuente oficial.

  “Su majestad la reina Máxima fue dada de alta del hospital de Bronovo en La Haya”, indicó el servicio de información del reino. “El médico que la atiende considera que su salud ha mejorado lo suficiente como para que se siga recuperando en casa”, se precisó.

   Máxima Zorreguieta y su esposo, el rey Guillermo Alejandro, se encontraban en China en el marco de una visita de Estado de cinco días, cuyo objetivo era sobre todo mejorar las relaciones comerciales entre ambos países. “Muchas gracias por los mensajes de buenos deseos que he recibido. Vuestro apoyo es reconfortante”, dijo la reina a través del perfil de Twitter de la Casa Real.

   La reina fue tratada de una nefritis, enfermedad que se origina por una inflamación de los tejidos del riñón. La soberana insistió en no cambiar el programa de su visita oficial al gigante asiático, tratando de no saltarse un acto (una cena de la gala) en consideración al país anfitrión y en contra de las recomendaciones médicas más prudentes, hasta que tuvo que rendirse a las evidencias: fiebre, fuertes dolores de espalda e ineficacia del tratamiento pautado.

La reina Máxima ya se encontraba mal el lunes 26 de octubre y suspendió sus actividades de la mañana. Por la noche acudió, sin embargo, a la cena de Estado celebrada en el palacio presidencial de Pekín luciendo sus mejores galas. Con un vestido largo de seda cuyo estampado reproducía el cuadro Olivos con cielo amarillo y sol, de Van Gogh, del diseñador Mattijs van Bergen, y visiblemente pálida, acompañó al rey en la cita más vistosa del viaje. Luego regresó al hotel Four Seasons, donde se hospeda la pareja real. Desde allí, los facultativos han aconsejado su regreso a Holanda.

   La reina regresó sola a Holanda ya que su marido se quedó en China para cumplir con la agenda prevista. El rey Guillermo Alejandro (48 años) dijo que está “enormemente orgulloso de la reina, pues cuando le subió la fiebre simplemente dijo: «¡Será un resfrío!», e insistió en no modificar el programa del viaje. Tanto desde China como desde los Países Bajos he recibido innumerables mensajes de aliento para la reina. Estoy agradecido y conmovido por la solidaridad y solo espero que mi esposa pueda volver rápidamente a casa”.

   En medios europeos se especula que la indisposición de Máxima fue originada por una dieta le permitió bajar 10 kilos basando su alimentación en las proteínas, lo que puede haber afectado sus riñones. En una entrevista reciente a RTL, un canal de la televisión alemana, dijo: “Evito hidratos, grasas y azúcares añadidos. Le doy mucha importancia al desayuno: tomo café, yogur y mucha fruta”. El plan, además, implica comer cinco veces al día en pequeñas cantidades. Tiene un entrenador personal que duplicó su actividad física. “Nado, juego al tenis con mis hijas y ando en bicicleta”, explicó.

   La reina Máxima, de 44 años, fue nombrada en 2009 asesora de la ONU en materia de finanzas inclusivas. Desde junio de 2011, además, Máxima es presidenta de honor de la comisión del G20 dedicada a la inclusión financiera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS