Información Gral

Fue tres veces finalista olímpica, pero una lesión la arrastró hacia la prostitución

 La atleta se lesionó en la prueba de los 1.500 metros de los Juegos de Sydney 2000- Hoy, en un libro, cuenta cómo cambió su vida y cómo intenta recomponerla .

Miércoles 16 de Septiembre de 2015

La mediofondista estadounidense Suzy Favor Hamilton, una atleta que tras conseguir clasificarse y competir en tres Juegos Olímpicos en la prueba de 1.500 metros, cayó en las redes de la prostitución y hoy cuenta su dura historia a través de las páginas de un libro.

En "Fast Girl" (Chica rápida), Suzy cuenta con detalles todo lo que le pasó y el sufrimiento que le significó haber dejado las pistas de atletismo por los bares de alterne y los 'books' de prostitución de lujo. Así, esta mujer que hoy tiene 47 años pretende que ninguna chica vuelva a caer en una situación similar.

Antes de Sydney, Suzy Favor participó con el equipo estadounidense en los Juegos de Barcelona (1992) y en los de Atlanta (1996). En la media distancia llegó a conseguir hasta siete medallas en campeonatos nacionales e internacionales. Pero en Australia, la joven sufrió una aparatosa caída en la final de los 1.500. Los movimientos de la atleta, que corría con gafas ahumadas, delataban que había algo que fallaba y en la curva final se desplomó. Se levantó y llegó como pudo a la línea de meta. Ese fue el final de su carrera deportiva. En el libro, Suzy relata que en aquellos años ya se prostituía de vez en cuando, por un puñado de dólares, algo que ya había hecho antes, "cuando atravesaba momentos difíciles".

Favor Hamilton cuenta que después de esa dura experiencia decidió dedicarse a eso que también le gustaba, ya que se reconoció una "adicta al sexo" y que cada día le "gustaba más jugar con fuego". Y la joven fue ganando prestigio como chica de compañía. A ello le ayudó su larga melena rubia, su cara angelical y su escultural cuerpo. Este trabajo le reportó excelentes beneficios. De ganar en el tartan había pasado a «querer ser la mejor en la cama».

Así, convertida en Kelly Lundy, llegó a ser una de las 'escorts' más cotizadas de Las Vegas. En la ciudad del pecado llegó a cobrar hasta 600 dólares por hora o 6.000 por una noche.

Según explica en el libro, debido a que sufría de trastorno bipolar todo lo hacía de manera impulsiva, sin pensarlo, pese a que estaba casada. Su marido sabía a qué se dedicaba, por lo que recurrió a la ayuda de psicólogos y psiquiatras.

 

Como chica de compañía reconoce que contaba a los clientes quién era en realidad. De esta manera, en 2012, uno de ellos llevó la historia a los medios de comunicación. Suzy, que entonces tenía una hija de siete años, pensó en suicidarse. Sin embargo, fue su marido y su familia quienes ayudaron a cambiar de vida a esta deportista que vuelve a superar un nuevo reto en su carrera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS