Información Gral

En Rio de Janeiro tiraron bombas molotov contra la Asamblea Legislativa

Un reducido grupo de manifestantes atacó el Palacio Tiradentes, cuando la masiva concurrencia marchaba pacíficamente. También hubo marchas en San Pablo, Brasilia, Maceió, Porto Alegre, Fortaleza, Salvador y Belo Horizonte.

Lunes 17 de Junio de 2013

Río de Janeiro.- Manifestantes que participan en una protesta en el centro de Río de Janeiro avanzaron hoy hacia la sede de la Asamblea Legislativa estatal, donde arrojaron cócteles molotov y se enfrentaron a la policía militarizada, que respondió con bombas lacrimógenas.

Según precisó el diario O Globo, mientras la gran mayoría de los manifestantes (diez mil según estimaciones policiales, seis mil de acuerdo con algunos medios de prensa) se expresó sin violecia, un pequeño grupo cometió una serie de actos vandálicos que incluyeron la quema de un automóvil.

La manifestación obedece a los gastos ocasionados con el Mundial de 2014 y la Copa Confederaciones de fútbol y los abusos policiales ocurridos en Sao Paulo, aunque comenzó con el aumento de la tarifa del transporte público.

Según las primeras informaciones, la marcha -que durante cuatro horas corrió de forma pacífica- tuvo un principio de confusión cuando un grupo de punks incendió una bandera de Brasil y fue recriminado por los propios manifestantes.

Los actos de violencia llegaron cuado la manifestación arribó a la Asamblea Legislativa del estado de Río de Janeiro (Alerj), en el Palacio Tiradentes, una concurrida zona ubicada cerca en el centro y a escasos metros de los muelles de embarcaciones públicas. 

La reivindicación central, al igual que las que se registraron hoy a lo largo y ancho de Brasil, es contra el aumento del precio del pasaje de transportes, pero los activistas aclaran que la protesta “va más allá”.

“No es por los centavos (de aumento). Esto es una demanda reprimida, reflejo de la falta de perspectiva de los jóvenes. El transporte también es pésimo. Andamos en chasis de camión travestido de autobús”, dijo un participante de la marcha, de 56 años.

Al grito de “Si el pasaje no baja, Río para”, los manifestantes recorrieron varias calles céntricas de la capital fluminense,

El presidente de la Asamblea Legislativa de Río, Paulo Melo, calificó como “acto de terrorismo” la invasión a la sede de la Asamblea Legislativa.

“Es un desorden, un relajo. Cuando un acto agrede y pone personas en riesgo deja de ser democracia para convertirse en anarquía”, dijo Melo.

En todo el país

También hubo manifestaciones en otras ciudades del país vecino, como San Pablo, Brasilia, Maceió, Porto Alegre, Fortaleza, Salvador y Belo Horizonte.

Em Brasília, un grupo de manifestantes llegó a ingresar al Congreso Nacional, pero finalmente fueron recahzados por la policía y salieron "en clima de fiesta", según señaló O Globo. En Belo Horizonte hubo gases lacrimógenos y balas de goma.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario