Información Gral

El portero creyó haberla asesinado, pero Ángeles murió en el camión

"Soy el responsable de lo de Ravignani 2360: fui yo", confesó Jorge Mangeri el homicida de Ángeles Rawson. Intentó violarla, la golpeó, la desmayó y tiró el cuerpo a un compactador de basura.  

Martes 18 de Junio de 2013

"Soy el responsable de lo de Ravignani 2360; fui yo", dijo Jorge Mangeri, el encargado de edificio detenido por el homicidio de la adolescente Ángeles Rawson, al autoincriminarse ante la fiscal de la causa, María Paula Asaro, se informó ayer oficialmente.

Ángeles Rawson, de 16 años, fue asesinada el lunes de la semana pasada en el edificio del barrio porteño de Palermo donde vivía con su familia, pero su cuerpo recién apareció al día siguiente con dos vueltas de hilo sisal en el cuello y una bolsa de residuos en la cabeza, en una planta de separado de residuos de la Ceamse, de la localidad bonaerense de José León Suárez, .

La Procuración Nacional precisó que esta declaración se produjo a las "5.15" del sábado, cuando el sospechoso, por entonces un testigo en la causa, pidió declarar ante la fiscal. En una primera exposición, Mangeri, de 45 años, ya había incurrido en "continuas contradicciones", por lo que Asaro decidió suspender la testimonial.

Luego, la fiscal dispuso que el encargado fuera revisado por médicos legistas "con motivo de las lesiones" que denunció "vinculadas a supuestos apremios ilegales y a la privación ilegítima de la libertad que dijo haber sufrido horas antes de su concurrencia a la fiscalía".

Tras la revisión médica, se produjo la segunda audiencia ante Asaro, en la cual, "el ahora imputado manifestó: «Soy el responsable de lo de Ravignani 2360; fui yo». Luego remarcó: «Mi señora no tuvo nada que ver en el hecho» y ratificó que ella no había estado el lunes en el edificio", precisó el comunicado.

Ante esta confesión, la fiscal interrumpió a Mangeri y le solicitó que guardara silencio y que lo que quería decir lo hiciera en presencia de un abogado defensor y ante el juez de la causa. Luego, Asaro redactó el pedido de indagatoria del encargado en el que citó las evidencias en las que basaba su acusación, entre ellas, su acceso al sótano del edificio, su conocimiento en la recolección de la basura, las bolsas de supermercado en el que solía comprar y el haberse autolesionado para ocultar las heridas producidas por la víctima en su defensa. "La fiscal evaluó —de acuerdo con el dictamen médico— que las lesiones que denunció el imputado como originadas en apremios ilegales se corresponden en realidad con la defensa de la víctima frente al ataque y con el intento posterior de borrar esas huellas en su cuerpo por parte del imputado", precisó el informe.

La Procuración explicó que a partir de los últimos peritajes se determinó que la adolescente murió por aplastamiento dentro de un camión compactador de basura donde fue arrojada atada y embolsada. Para la fiscal, "el mecanismo de compresión instalado" en esas unidades "le habría provocado lesiones vitales, como ser traumatismos múltiples, producto del aplastamiento progresivo sobre tórax, cuello y cabeza, causando su deceso".

Ayer quedó confirmado por el médico que practicó la autopsia que la adolescente no fue violada y que los peritos no hallaron semen ni otro rastro biológico de un tercero en la bombacha colocada en el cadáver de la víctima.

Los investigadores también aguardan los resultados de otras pericias de ADN a la espera de encontrar el perfil genético de la víctima en muestras y elementos secuestrados en el sótano del edificio o en la casa y el auto de Mangeri.

Mientras los pesquisas procuran hallar el ADN de quien la asesinó en el hilo sisal con el que habían atado el cuello y las extremidades de Ángeles, en un cabello hallado adherido a una de las uñas o en el uniforme de gimnasia escolar que tenía colocado. La fiscal concluyó que cuando volvió de su clase de gimnasia, Ángeles entró al edificio pero no llegó a ingresar a su departamento, como siempre sostuvo su familia. Así se desprendió de la declaración de Dominga Trinidad Torres, la empleada doméstica de la casa, quien ratificó que ella estaba trabajando en el horario en el que debería haber llegado Ángeles del colegio, pero la chica nunca llegó.

La adolescente había desaparecido la mañana del lunes, luego de haber concurrido a su clase de educación física a un predio deportivo, casualmente de la Ceamse, pero del barrio porteño de Colegiales.

Cámaras de seguridad registraron el paso de la joven hasta que llegó al edificio en el cual vivía con su familia, donde debía cambiarse, almorzar y concurrir al colegio secundario Virgen del Valle. Pero los pesquisas determinaron que de allí no había vuelto a salir, por lo que centraron sus investigaciones en las personas que viven en el edificio, hasta que fue detenido el encargado del lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario