Información Gral

El Papa admitió que el Vaticano no fue "vigilante" con la pederastia en la Iglesia

Benedicto cargó contra esa "perversión del sacerdocio" en su visita a Inglaterra

Viernes 17 de Septiembre de 2010

El Papa Benedicto XVI reconoció ayer que el Vaticano no ha sido suficientemente vigilante en relación con el escándalo de pederastia en el seno de la Iglesia Católica, que calificó de “perversión”.
  En una charla con periodistas a bordo del avión que lo llevó de Roma a Edimburgo, donde comenzó su visita de cuatro días a Reino Unido, el pontífice admitió además que no se actuó con la suficiente rapidez y determinación para responder con las medidas necesarias al escándalo protagonizado por sacerdotes pederastas.
  El Papa alemán dijo que las revelaciones le habían producido una fuerte conmoción y causado una profunda tristeza. “Es que es muy díficil de entender cómo pudo ocurrir esta perversión del sacerdocio”, agregó.
  Los casos de abusos sexuales cometidos en instituciones educativas católicas sumieron al Vaticano en una profunda crisis y ensombrecieron también su decimoséptimo viaje al exterior.
  Tras aterrizar ayer a la mañana en el aeropuerto de Edimburgo, donde lo esperaban el príncipe Felipe y un grupo de gaiteros que tocó música en su honor, Benedicto XVI fue recibido por la reina Isabel II de Inglaterra en su residencia de Holy Rood House en la capital escocesa.
  Después de un intercambio de regalos con la reina, Benedicto habló desde el parque de la residencia real sobre la difícil relación entre la fe y la sociedad moderna. “El Reino Unido aspira a ser una sociedad moderna y multicultural”, señaló.
  “En esta interesante empresa debe conservar siempre el respeto a los valores tradicionales y formas de expresión cultural no toleradas o consideradas importantes por formas agresivas del secularismo”, subrayó.
  Benedicto recordó el “fondo cristiano” de la sociedad británica y sus méritos en la lucha contra la tiranía nazi.
  Su anfitriona, la reina Isabel II, que visitó el Vaticano cuatro veces, subrayó la importancia de la “herencia cristiana común” en su país y agradeció a Roma su contribución a la “mejora de la situación en Irlanda del Norte”, donde católicos y protestantes se enzarzaron en un sangriento conflicto que comenzó a resolverse a partir de 1998 con el famoso acuerdo de Viernes Santo.
  La reina, que lidera la Iglesia anglicana, destacó también la importancia del diálogo entre confesiones. “La religión siempre fue un elemento de identidad nacional y de autoentendimiento histórico, lo que convierte la relación entre diferentes credos en un factor de cooperación interestatal”.
  El pontífice, con un pañuelo escocés sobre su toga blanca, fue recibido en las calles de Edimburgo por una multitud reunida para saludarlo al paso de su vehículo, el “papamóvil”. Escocia es de tradición más católica que Inglaterra.
  En el parque Bellehouston de Glasgow, Benedicto XVI celebró una misa ante unas 70.000 personas en la que instó a la generación joven que se resista a las tentaciones de la vida moderna, entre ellas la droga, el sexo, el dinero, el alcohol y la pornografía.
La mayoría de los asistentes al oficio religioso pagó una contribución de 37 dólares, suma solicitada por la curia escocesa para solventar parte del viaje del Pontífice.
La prensa británica ha sido particularmente hostil hacia la visita papal e hizo hincapié en su costo de 12 millones de libras (19 millones de dólares) para el erario, en momentos de medidas de austeridad y pérdida de empleos.
  En este mismo escenario, Juan Pablo II ofreció hace 28 años una misa que congregó a más de 250.000 personas.
  Benedicto XVI llamó a los católicos jóvenes a “llevar una vida que sea digna del Señor” y de ellos mismos. “Sólo la fe puede ofrecer una liberación ante la existencia superficial y tentadora que la sociedad con frecuencia promociona”, aseguró.
  Durante la misa, condenó la “dictadura del relativismo” que “amenaza con oscurecer la verdad del hombre”. Y aseguró que el hombre tiene derecho a vivir en una sociedad que no sea una “selva de libertades autodestructivas y arbitrarias”.

Advertencia. “Muchas tentaciones están delante de vuestros ojos día a día, drogas, dinero, sexo, pornografía, alcohol, de las cuales el mundo les hace creer que traen felicidad, pero esas cosas son destructivas y contradictorias”, dijo el Papa alemán de 83 años.
  Durante la ceremonia bendijo a un niño de nueve años, quien le pidió que le “ayudara a vencer su cáncer”, y escuchó cantar a Susan Boyle. Luego, un coro interpretó la Oda a la Alegría de Beethoven.
  La misa al aire libre en Glasgow es la primera de tres previstas durante la visita de cuatro días del Papa en Reino Unido.
  Desde Escocia, Benedicto XVI viajó a Londres, donde llegó anoche. Allí se alojó en la nunciatura papal.
  Hoy, el Sumo Pontífice se reunirá hoy con Rowan Williams, el arzobispo de Canterbury y líder de la Iglesia Anglicana. Ambos participarán en una oración en la abadía de Westminster. Luego será recibido por el primer ministro británico, David Cameron.
  Pondrá fin a su viaje con una misa en la que beatificará al teólogo británico John Henry Newman, quien en el siglo XIX abandonó la Iglesia anglicana y adoptó la fe católica. l (Reuters, DPA y AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS