Información Gral

El nieto de ex criminal nazi pudo cambiar su nombre

Tomás, nieto del criminal nazi Erich Priebke, recibió el aval de la Justicia para cambiarse de apellido y dejar de llamarse como su abuelo, se precisó ayer.

Domingo 15 de Noviembre de 2015

Tomás, nieto del criminal nazi Erich Priebke, recibió el aval de la Justicia para cambiarse de apellido y dejar de llamarse como su abuelo, se precisó ayer.

   Tomás Erick Ramón Priebke Ortiz, de 25 años y residente en Bariloche, manifestó en 2013, tras la muerte de su abuelo, que tenía intención de cambiarse el apellido por considerar que llevaba “una etiqueta” y que entre otros problemas le dificultaba la posibilidad de conseguir trabajo.

   El fallo de la jueza Marcela Trillini expone que el joven dijo haber sufrido “reclamos” por parte de sus compañeros en la escuela e incluso debió cursar exposiciones policiales ante las agresiones que sufría, según publicó el diario Río Negro.

   Los abogados de Tomás, Daniela Núñez y Marcelo Galiani, también hicieron hincapié en la necesidad de evitar que, cuando tenga hijos, estén expuestos a sufrir las mismas situaciones que él vivió.

   Con estos argumentos, la Justicia resolvió entonces autorizar a Tomás a mantener su apellido materno y suprimir el de su padre así como su segundo nombre, Erick.

   El joven es hijo de Jorge Priebke, quien tras la muerte de su padre defendió su accionar y sarcásticamente sugirió “que lo entierren en Israel”.

   El joven no vive con su padre desde los 2 años, cuando su madre se separó y desde entonces no lo vio más, incluso años atrás denunció abandono.

   Erich Priebke murió en Roma el 11 de octubre de 2013, fue servicio de seguridad de las SS y comandó la Masacre de las Fosas Ardeatinas.

   En Bariloche se radicó tras la guerra y pasó inadvertido su pasado hasta que en 1994 fue detenido y extraditado.

   En Italia fue condenado por un tribunal militar en Roma tres años después por su papel en la masacre de las Fosas Ardeatinas el 24 de marzo de 1944, en la que soldados alemanes mataron a 335 civiles, entre ellos 75 judíos, ejecutados con un tiro en la nuca en represalia por un ataque de la resistencia contra una unidad de las SS.

   Cuando Tomás inició las gestiones para cambiarse la filiación había cuestionado: “¿Para qué llevar un apellido que a mí me hace mal? Porque si le hace mal a la gente, no tiene sentido”, afirmó, expresando su malestar con su padre, Jorge Priebke.

   “Yo no estoy de acuerdo con lo que dijo, porque se sigue lastimando gente, otra vez. Me parece que lo más apropiado hubiera sido no decir nada, no dar notas directamente. Cuando el periodista dice (en la nota) que (Jorge Priebke) es fiel a su ideología nazi, me cayó pesadísimo”, dijo el joven.

   Tomás con su madre pasaron por un trance económico muy crítico, que incluso los llevó a vivir en un colectivo abandonado, alimentándose de la caridad de los vecinos.

   Luego él fue consiguiendo distintos trabajos y pudo salir de la situación y ayudar a su madre, hasta que ahora volvió a quedar desempleado, según consideró, “debido al apellido”.

   Reconoció que la comunidad no lo maltrató por eso, salvo en la escuela primaria, donde algunos compañeros lo hostigaban asegurando que sus familiares habían sido víctimas de Priebke.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS