Información Gral

El Estado Islámico ejecutó a tres personas dinamitando parte de las ruinas sirias de Palmira

La milicia extremista inaugurando una nueva y macabra forma de matar a sus prisioneros.

Lunes 26 de Octubre de 2015

La milicia extremista Estado Islámico (EI) ató ayer a tres personas a columnas de la ciudad histórica de Palmira, en el centro de Siria, y luego las dinamitó, inaugurando una nueva y macabra forma de ejecutar, según indicó hoy un grupo cercano a la oposición armada.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización pro opositora con sede en Londres, dijo que aún no se conoce la identidad de las víctimas ni cuánto de las ruinas de Palmira resultaron destruidas en la explosión.

Hace cinco meses el EI tomó la histórica ciudad de Siria, cuyos importantes templos y edificios son parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y a principio de este mes varios de sus militantes destruyeron el Arco del Triunfo de Palmira, una pieza arquitectónica de 2.000 años de antigüedad, que marcaba la entrada de una larga vía columnada.

Ahora dinamitaron parte de esa vía de columnas, según el Observatorio.

Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Antes del inicio de la contienda siria, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas del país y de la región.

El EI, que a mediados de mayo se hizo con el control de la población de Palmira y de la zona monumental, difundió el 26 de mayo un video con supuestas imágenes de las ruinas en el que aparentemente no se apreciaban daños.

Desde el pasado febrero, los yihadistas destruyeron en las zonas que dominan en Irak varios sitios y museos arqueológicos, así como mausoleos islámicos y mezquitas.

Las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII a.C y de Hatra, patrimonio de la humanidad de la Unesco; el Museo de la Civilización de la ciudad de Mosul; y el yacimiento de Dur Sharrukin, capital asiria durante parte del reinado de Sargón II, fueron objeto del robo y la barbarie de los yihadistas en Irak.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS