Información Gral

Dura campaña contra Papá Noel en España

"Ya vienen los Reyes, por el arenal, ya le traen al niño, un rico pañal". El famoso villancico ha dejado de cumplirse en muchos hogares de España, donde poco a poco...

Sábado 22 de Diciembre de 2007

"Ya vienen los Reyes, por el arenal, ya le traen al niño, un rico pañal". El famoso villancico ha dejado de cumplirse en muchos hogares de España, donde poco a poco, Papá Noel va comiendo terreno a los Reyes Magos. Estos días, una agresiva campaña trata de convencer a los españoles de que mantengan sus tradiciones y celebren este año "una Navidad sin Papá Noel".

  Melchor, Gaspar y Baltasar eran quienes antaño, de hecho desde hace cientos de años, se encargaban de llevar los regalos a todos los pequeños el 6 enero, que se desayunaban el tradicional roscón de Reyes mientras abrían los regalos. Pero con aquellos niños convertidos en padres, cada vez hay más hogares en los que la tradición española ha dejado paso a la nórdica.

  Desde hace unos años, la figura de Papá Noel se ha convertido en todo un "hit" en un país de mayoría católica. En muchos balcones cuelgan ahora figuras de un gran Santa Claus que trepa con su saco. En los salones o en los recibidores de muchos hogares, el abeto de Navidad (real o de plástico) ha sustituido al Belén o Nacimiento con José y María, el Niño y los Tres Reyes Magos, que llevan a Jesús oro, incienso y mirra.

  En esta competición abierta entre dos tradiciones, los regalos que los pequeños esperan con ilusión son en el 30 por ciento de los casos, según las encuestas, los de Papá Noel, ya sea el 24 de diciembre por la noche, después de la copiosa cena de Nochebuena en familia, o el 25 por la mañana, antes de otra no menos copiosa comida de Navidad.

  Y es que Santa Claus tiene la ventaja de que no viene de Oriente, y su llegada desde el norte de Europa se adelanta en casi dos semanas a la de los Magos. Y así, juguetes y demás regalos se disfrutan mucho más antes de volver al colegio tras las vacaciones europeas de Navidad.

  Los Reyes Magos "son los legítimos representantes de la magia de la Navidad", asegura la campaña "Por una Navidad sin Papá Noel", que no escatima en críticas y desprestigio al hombre del traje rojo que en las tierras del norte se cuela en las casas por las chimeneas pero en España no se sabe muy bien por dónde entra a los hogares.

  La plataforma parece haber tenido éxito, porque su página web (www.yosoydelosreyesmagos.com) recibió más de 30.000 visitas en sus primeros dos días y ha saltado incluso a la prensa.

  El Papá Noel que describe tiene una cara oculta que los españoles que dieron de lado a los Reyes Magos parecen no haber descubierto: "La fábrica de juguetes de Papá Noel en Finlandia contamina y ayuda al calentamiento global", aseguran sus opositores. Es "un mal ejemplo dietético para la juventud".

 

Ejemplo capitalista

  Los Reyes Magos son totalmente distintos. Para llegar a dejar los regalos en los zapatos de los niños la noche del 5 al 6 de enero "están en forma". Además, en estos tiempos revueltos en los que en España se han dado brotes de racismo, representan todo "un ejemplo de multirracialidad e integración".

  Para desprestigiar a Papá Noel todo vale. En calles de Madrid han aparecido carteles con la frase "Fucking gordo cabrón". La semana pasada, un grupo de desconocidos se coló en el zoológico de la capital española para demostrar que los renos no vuelan, sino que se trata de otra estafa del hombre de la barba y el traje rojo. Y ayer, un grupo se manifestó frente a la embajada de Finlandia en Madrid para pedir el cierre de la fábrica contaminante de Papá Noel.

  Hasta hay un rap en circulación en el que tres Reyes Magos con cadenas y gafas de sol espetan a Santa Claus con un "¿Tú quién coño eres?". "Te crees que estás en la cresta de la ola y ese pijama lo diseñó Coca-Cola?", corean.

  Con este panorama, este año los seguidores de Papá Noel tendrán que pensarse bien a quién invitan a sus casas. Pero habrá que decir algo a favor del barrigudo: al contrario que los Reyes Magos, él no deja carbón a los niños que se portaron mal a lo largo del año.

. El hombre bonachón de la gran barriga y la barba canosa parece haberse convertido en todo un ejemplo del peor capitalismo y la más aguerrida globalización. "Sigue el olor del dinero" y "explota a sus duendes sometiéndolos a situaciones laborales infrahumanas". De demostrarlo se encargan dos de ellos en la página web, en la que echan pestes de su jefe. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario