Información Gral

Condenan a Jonathan Fabbro a 14años por abuso sexual de su ahijada

El ex futbolista de 37 años abusó de su sobrina cuando la niña tenía entre 5 y 11 años. Fue descubierto por un chat que le envió a la pequeña.

Viernes 30 de Agosto de 2019

El ex futbolista Jonathan Fabbro, de 37 años, fue condenado ayer a 14 años de prisión por el abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y corrupción de menores en hechos que ocurrieron a lo largo de seis años y que tuvieron como víctima a su sobrina y ahijada, entre sus cinco y sus 11 años.

Así lo dispuso el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 12 de la Capital Federal que, a lo largo de cinco audiencias que se desarrollaron durante este mes, analizaron pruebas y testimonios, y consideraron probados los hechos que se le imputaban a Fabbro, quien en todo momento proclamó su inocencia.

De esta forma, el ex jugador de Boca, River, Cerro Porteño y la selección paraguaya, entre otros equipos, continuará detenido al ser hallado responsable de abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante, agravado por haber sido perpetrado por una persona con parentesco por afinidad y, en una de las cinco oportunidades juzgadas, además encargado de la guarda de la víctima.

En una sala repleta de periodistas y cámaras pero con la sola presencia de los abogados de las partes y los familiares de la víctima, el presidente del Tribunal dio lectura al veredicto cerca de las 13, en el mismo recinto en el que, momentos antes, el acusado había vuelto a proclamar su inocencia al proclamar sus últimas palabras en el juicio.

"Fabbro mintió siempre", dijeron tras la sentencia y en diálogo con la prensa Jéssica, mamá de la víctima, y Agustín, hermano de la niña y quien hace dos años descubrió lo que estaba padeciendo a través de un chat que mantenía Fabbro con la pequeña.

En una sala contigua, la pareja del ex futbolista, la modelo paraguaya Larissa Riquelme, escuchaba junto a su familia el veredicto del Tribunal, que consideró probados los hechos que se le imputaban a Fabbro y le impuso una condena que superó la que había solicitado la Fiscalía en su alegato, de 12 años de prisión.

En tanto, la querella, representada por el abogado Gastón Marano, había pedido 24 años de cárcel para Fabbro y, su defensa, la absolución. "Esto es muy duro para toda la familia porque es algo que no debería ser concebido. Nos pone tranquilos, pero acá no hay alegría, sólo tranquilidad para mi hija y mucha tristeza porque mi hija no merecía lo que le hicieron", dijo Jéssica en la puerta de la sede judicial en Lavalle 1171, del centro porteño, en diálogo con la prensa.

Instantes antes, los familiares de la niña víctima del abuso sexual de Fabbro habían escuchado con los ojos cerrados y tomados muy fuerte de la mano el veredicto del Tribunal, y estallaron en llanto cuando el magistrado pronunció la condena.

Encabezado por el juez Luis Márquez e integrado además por los magistrados Claudia Moscato y Darío Martín Medina, el TOCC 12 determinó que el deportista deberá continuar detenido hasta el 19 de diciembre de 2031, cuando estará a pocos días de cumplir sus 50 años.

La madre de la víctima llamó a "todas las nenas y las mujeres" a que "denuncien" este tipo de hechos "más allá de quién sea la persona que las dañó".

"La Justicia argentina llega; se hizo justicia", subrayó entre lágrimas la mujer.

El testimonio de la víctima tomado a través del sistema de cámara Gesell fue un elemento clave en este juicio, del mismo modo en que lo había sido en la etapa de instrucción, que llevó al procesamiento bajo prisión preventiva del ex futbolista, quien fue apresado en la ciudad de Puebla, en México, donde se tramitó su extradición.

"Yo amo al fútbol y él era mi ídolo. Todas mis camisetas eran de él y hasta su manera de jugar al fútbol era ideal para mí", contó, también conmovido, Agustín.

Fabbro fue detenido el 20 de diciembre de 2017 en el estado mexicano de Puebla, en tanto en mayo de 2018 fue extraditado a la Argentina.

Del cielo al infierno

Jonathan Fabbro, condenado ayer a 14 años de prisión por abuso sexual a su sobrina y ahijada, recorrió como futbolista profesional Latinoamérica, vistió una docena de camisetas de clubes, incluso la de la selección de Paraguay, fue dirigido por Oscar Tabárez y Ramón Díaz; y acumuló títulos como la Copa Intercontinental 2003, que logró el Boca Juniors de Carlos Bianchi en Japón.

Fabbro, de 37 años, nació en Santiago del Estero pero su familia viajó a Buenos Aires para probar suerte cuando era un niño. .

Recién en 2002, a los 20 años, jugó su primer partido en la primera división del fútbol argentino con la camiseta de Boca. Al año siguiente integró el plantel xeneize que se consagraría campeón de la Copa Libertadores de América y de la Intercontinental en Japón.

En 2005, Fabbro fue contratado por Dorados de Sinaloa -el equipo mexicano que este año tuvo como DT a Diego Maradona-, donde jugó dos temporadas. Pero tras un breve paso por Brasil (Atlético Mineiro) y Chile (Universidad Católica), sus mejores momentos futbolísticos se producirían en Paraguay, como estrella en Guaraní y Cerro Porteño entre 2007 y 2013. Con ambos fue campeón y fue elegido mejor futbolista y goleador durante varias temporadas.

Pese a un nuevo y aceptable paso por Cerro Porteño, la carrera de Fabbro había iniciado un evidente declive, y fue cuando asomó como opción el menos exigente fútbol mexicano, donde jugó en Chiapas FC y en Universidad Autónoma de Puebla. Precisamente en julio de 2017, cuando estaba en este club, se conoció la denuncia de abuso sexual a su sobrina y ahijada en Buenos Aires, por la que ayer fue condenado. En diciembre, la Justicia argentina pidió su captura internacional y en menos de 20 días fue extraditado desde México.

En su carrera como jugador, Fabbro obtuvo ocho títulos y convirtió 150 goles, pero ayer fue condenado por a 14 años de prisión por cinco hechos de abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante a su sobrina y ahijada cuando ella tenía entre 5 y 11 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario