Información Gral

Arrestaron a un diácono por abuso de una joven de 16 años

El diácono de una parroquia de Catamarca, acusado de abusar sexualmente de una adolescente de 16 años, fue arrestado en Belén, 300 kilómetros al oeste de la capital catamarqueña.

Jueves 29 de Octubre de 2015

El diácono de una parroquia de Catamarca, acusado de abusar sexualmente de una adolescente de 16 años, fue arrestado en la localidad de Belén, 300 kilómetros al oeste de la capital catamarqueña.

La detención del religioso provocó un verdadero escándalo en  el ámbito de la iglesia de esa provincia, producida luego de que familiares y allegados a la adolescente hicieran una marcha para pedir su detención. Caminaron hasta el frente del edificio de la fiscalía de la jurisdicción.

Horas después, con ciertas pruebas, la fiscalía catamarqueña ordenó el arresto del diácono Juan de Dios Gutiérrez.

Alejandra Carrizo, la madre de la adolescente, contó que su hija se escapó de su casa “el 21 de septiembre a las dos de la mañana y él la volvió a traer a las siete de la mañana disfrazado con un casco y una campera que nunca usaba”. Esa madrugada, según Alejandra, “fue cuando él la tocó, le metió los dedos en la vagina e hizo que se sentara en su miembro”.

"Antes había habido besos, le tocaba la espalda, le tocaba los pechos, todo eso lo hacía en el despacho de la parroquia. Por eso, ese día era clave para llevarla a otro lado y la llevó a un hipódromo que hay en la parte sur de la ciudad de Belén”, agregó.

Siempre según el relato de la madre, la semana pasada su hija sufrió una crisis nerviosa en el colegio y fue trasladada a un hospital, y de allí a un sanatorio.

Carrizo contó que cuando fue a buscar la ropa de su hija, encontró en la computadora su cuenta de Facebook abierta, en donde figuraban una serie de chats privados con el cura. “Empecé a leer todo y ya no me quedaban dudas”, dijo.

“Después empecé a buscar otras cosas, encontré cartas, fotos, tarjetas escondidas en la mesa de luz de ella donde todo implicaba al cura”.

“En las conversaciones del Facebook, él relataba todo lo que le había hecho”, concluyó Carrizo.

Intimidación. Los abogados de la adolescente denunciaron que dos sacerdotes enviados por el Obispado local para que realicen una investigación canónica sobre lo ocurrido intimidaron a la joven.

Silvia Barrientos y Pablo Vera Aráoz denunciaron que los sacerdotes se presentaron en la casa de la menor con dos cartas, una para ella y otra para sus padres, presuntamente firmadas por el obispo Luis Urbanc.

Cuando hicieron la visita, lograron hablar con la joven, que estaba con su hermana y sin la presencia de su madre, y le dijeron “que diga la verdad si no la iba a castigar Dios”.

Para los abogados, eso constituyó un acto de intimidación, falsedad ideológica y tráfico de influencias.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS