Información Gral

Apresan en San Isidro a un Angel del Infierno buscado por el FBI

Un pandillero estadounidense que desde hace 6 años es uno de los 15 prófugos más buscados por el Departamento de Justicia y el FBI de su país, fue detenido por Interpol Argentina en la localidad...

Sábado 05 de Febrero de 2011

Un pandillero estadounidense que desde hace 6 años es uno de los 15 prófugos más buscados por el Departamento de Justicia y el FBI de su país, fue detenido por Interpol Argentina en la localidad bonaerense de San Isidro, informó ayer la Policía Federal.
  Se trata de Paul Merle Eischeid (de 39 años), miembro de los Hell’s Angels (Angeles del Infierno, una violenta pandilla de motociclistas), quien está acusado de delitos como secuestro, homicidio, extorsión y organización delictiva.
  La detención fue concretada anteayer a las 17 por efectivos del Departamento Interpol de la Policía Federal en una casa de Thames al 1000 de San Isidro, donde viven familiares de la novia argentina del ahora apresado.
  Fuentes policiales aseguraron que en Argentina, Eischeid se hacía llamar Robert Tutokey, aunque en el pedido de captura difundido por el Marshals Service del Departamento de Justicia estadounidense, se informa que también usaba como otra falsa identidad la de Jason Daniels.
  “No le dimos tiempo para que se resista al arresto. Apenas vimos que estaba por ingresar a su domicilio, fue reducido y esposado. No tenía armas encima”, dijo un jefe policial.
  El mismo vocero indicó que hasta el momento no surge ninguna evidencia de que Eischeid estuviera vinculado a alguna actividad delictiva en Argentina.
  “Sabemos que vive en Argentina desde 2004, cuando se le dictó la orden de captura, que aquí formó pareja con una mujer argentina y que continuó ligado a su fanatismo por las motos trabajando en un taller mecánico”, señaló el vocero.
  En la ficha de fugitivo de Interpol difundida por las fuentes, se advierte que Eischeid “puede estar armado, es peligroso, adicto a las drogas y violento”, y hay fotografías de los múltiples tatuajes que el estadounidense tiene en todo su cuerpo.
  Si bien había cambiado su aspecto, la policía ayer confirmó de inmediato la verdadera identidad del prófugo al revisar sus tatuajes.
  El más característico es el tatuaje de su propio apellido, “Eischeid”, a la altura del estómago y por debajo la frase “Hell’s Angels Arizona”.
  Eischeid también tiene toda tatuada la espalda, donde se destaca un dibujo característico de su pandilla: una calavera rodeada de una serpiente y la frase “Hell 666 Bound”.
  Según la Policía Federal, Eischeid, nacido en California, formó parte de los Hell’s Angels desde 1999 y que en 2001 participó del principal crimen por el que estaba siendo buscado.
  Se trata del homicidio de Cynthia García, otra integrante de la misma organización quien, según la investigación de la Justicia estadounidense, entre el 26 y el 27 de octubre de 2001.
  La víctima habría “hablado mal” sobre los Hell’s Angels mientras estaba ebria en el bar del grupo en la localidad de Mesa (Maricopa). Los motoqueros le advirtieron que se callara. Cuando ella se negó, la atacaron y la golpearon hasta dejarla inconsciente. Luego la subieron al baúl de su propio auto, la llevaron a un lugar apartado, y la apuñalaron varias veces.
  El cadáver, abandonado, fue descubierto varios días después, en estado de descomposición.

El principio del fin. Dos años después, Eischeid y otros 50 Hell’s Angels fueron detenidos en medio de una pelea de motociclistas, y algunos quedaron imputados por el crimen. Gracias a que no tenía antecedentes penales, y por tener un empleo estable como agente de bolsa, Eischeid quedó en libertad condicional a la espera del juicio.
  El 29 de julio de 2004, luego de ir a su trabajo, Eischeid no regresó a su casa, se fugó y entonces el Tribunal Superior del Condado de Maricopa logró que se emitiera una orden federal e internacional de captura en su contra por el homicidio de García.
  Ese año quedó en la lista de los 15 prófugos más buscados por el FBI.
  Escondido en la clandestinidad, Eischeid recorrió varias localidades de Estados Unidos, y hasta se lo vio en Canadá. Por su apariencia inocente y común, se mezclaba entre la multitud mientras escondiera sus tatuajes bajo su remera. Aún queda averiguar cómo y cuándo llegó a Argentina, donde vivía con su novia bajo un nombre falso hasta que fue detenido. l (Reuters, AP y DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario