Explosión en Cofco

En un clima de fuerte conflicto, siguen internados los heridos en la explosión

Ayer se conoció el estado general de los operarios que permanecían en el Sanatorio Británico, mientras se lanzaron varios paros gremiales

Viernes 29 de Diciembre de 2017

Ocho operarios, tres de ellos en la unidad de terapia intensiva, permanecían ayer internados en el Sanatorio Británico, epicentro de la atención a los damnificados por la explosión en la planta de Cofco (ex Nidera) de Puerto General San Martín. Alguno de ellos estaban en estado crítico, aunque desde el centro asistencial advirtieron que mientras permanecen internados, reciben la atención necesaria.

En tanto, un paciente, Darío Gómez, de 31 años, fue dado de alta del Area de Quemados y recibiría atención traumatológica en otro sanatorio de Rosario.

Todo esto se supo durante una jornada en la que abundaron las repercusiones por el siniestro ocurrido en la planta. La CGT San Lorenzo lanzó un paro de 24 horas para hoy, en apoyo a la huelga de 48 decretada el mismo miércoles por el Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo, cuyo titular, Pablo Reguera, responsabilizó "a la empresa y a los ingenieros de seguridad e higiene laboral" de la firma que, a su entender, "no tomaron las medidas adecuadas" para evitarlo (ver nota aparte). Desde la firma, en tanto, prometieron una "profunda investigación" de las causas.

En tanto, La Capital sobrevoló ayer la zona y pudo graficar las secuelas del incendio al que debieron combatir arrojando cinco toneladas de agua desde el aire.

Los internados

Ayer por la tarde, el responsable de la Unidad de Quemados del Británico brindó a La Capital un informe sobre la situación general de los pacientes. Se trata de Jesús Zárate (35 años), Jorge Taborda (29), Marcelo Novello (57), Mario Castillo (53) y Jesús Luis Jaimes (57).

Aunque no brindó detalles de cada caso en particular, el profesional explicó que los pacientes tienen "entre un 10 y un 40 por ciento de la superficie del cuerpo quemado. Todos tienen los rostros edematizados, hinchados, y estudiamos en un momento la posibilidad de intubar a alguno, pero esto no ha ocurrido hasta ahora. Los demás —abundó— están cubiertos con la terapia que les hemos dado hasta ahora, fundamentalmente de hidratación, porque aún no se les suministran antibióticos".

El especialista afirmó que pasadas las primeras 24 horas los internados en esa área no presentaron situaciones importantes de riesgo, pero aclaró que "es muy prematuro todavía poder hablar de secuelas ni de las intervenciones posteriores. A los que sufrieron quemaduras de tercer grado seguramente habrá que hacerles injertos, pero de cuánto dependerá de la evolución que hagan. Hay ciertas pautas que requieren de tiempo, y no estamos hablando de 24 horas, sino de varias semanas. Y en cuanto a las secuelas, quizás pases meses para establecerlas".

Mientras tanto, Juan Carlos Castillo (42 años), Catriel Tobares (21) y Ezequiel Sendra (28) permanecían ayer en la Unidad de Terapia Intensiva. El jefe de guardia de esa dependencia, Armando Schmukler, brindó ayer por la mañana el parte de novedades de estos operarios que sufrieron importantes heridas.

"Tenemos tres pacientes internados en terapia intensiva y con asistencia respiratoria, porque hay lesiones en las vías aéreas. Los grados de compromiso son variables por la superficie quemada, por el grado de afectación pulmonar y el grado de compromiso general", indicó Schmukler, aunque tampoco habló de ningún caso en particular sino del estado general.

De acuerdo a las primeras horas de evolución de los pacientes, el médico dijo que dos de ellos están estabilizados y uno “está con mayor riesgo e inestabilidad de los parámetros vitales. Siempre un paciente quemado y afectado en las vías áreas condiciona un riesgo potencial de vida”.
   Asimismo, remarcó que las lesiones por quemaduras que presentan los pacientes en terapia intensiva “no son tan profundas, pero el problema más importante es el compromiso de las vías aéreas. Eso condiciona los signos vitales y requiere de la asistencia respiratoria para lograr una buena oxigenación”, aseguró.
50 mil litros de agua
Mientras los médicos brindaban información sobre el estado de los pacientes, ayer se conocieron algunos detalles del operativo desplegado el miércoles en la zona del siniestro, donde el Centro Cooperativo de Rescate y Emergencias Portuarias (Ccrep) lanzó un total de 50 mil litros de agua desde sus helicópteros, los que fueron arrojados en los puntos a los que resultaba imposible acceder por vía terrestre.
    El operativo se llevó a cabo con el sistema de helibalde o “bambi bucket”, un dispositivo para control de fuego que permite tomar agua desde el helicóptero (en este caso del río) y arrojarla desde el aire sobre la zona afectada.
   Iván Blatfer, gerente del Ccrep, contó a La Capital que se pusieron a disposición dos helicópteros, uno para manejo del fuego y otro para evacuaciones, pero éste último no se pudo utilizar “porque no había helipuerto disponible. No obstante —aclaró— quedó en el lugar un médico para colaborar en la emergencia.
   El directivo recordó que se afectaron además desde ese centro cuatro ambulancias terrestres, una lancha ambulancia y una moto de agua.
   “Actuamos cuando supimos del siniestro y nos pusimos a disposición de las tareas de rescate, fuimos convocados por Prefectura y bomberos, acondicionamos un helicóptero con la “bambi bucket” y fuimos al siniestro. En total, realizamos aproximadamente 150 disparos, lo que equivalió a 50 mil litros de agua lanzada en los lugares donde los bomberos nos advertían que no podían acceder”.
   El helibalde del Ccrep trabajó hasta las 18.30 y luego aterrizó. Blatfer señaló que en total hubo unas 20 personas afectadas al operativo, pero que ayer no fueron vueltos a convocar.
Prometen investigar
En tanto, la empresa Cofco, que absorbió a Nidera en marzo de este año, afirmó que “se investigarán en profundidad las causas” por las cuales se originó la explosión.
   “Cofco International lamenta profundamente confirmar que hay una persona fallecida y que otros ocho han sido trasladados al hospital. Los equipos de Cofco International están atendiendo a sus empleados y a las familias afectadas. El equipo de crisis se movilizó inmediatamente después del incidente. El sitio afectado ha sido cerrado”, afirmó la empresa en un comunicado, aunque aclaró que “la causa del incidente aún no se conoce”.
   Tal como lo publicó La Capital en su edición de ayer, una violenta explosión en una planta cerealera causó la muerte de un operario, Domingo Ramón Giménez, de 61 años, y le produjo lesiones a otros nueve.
   El estallido produjo una inmensa columna de humo negro cuando un sector de Cofco explotó literalmente por el aire.
   El siniestro obligó a la intervención de Prefectura, Gendarmería, la policía provincial y los bomberos Zapadores y Voluntarios, que con asistencia del Ccrep armaron un gigantesco operativo conjunto para rescatar a las víctimas y enfrentar la crisis.
   Desde el Ministerio Público de la Acusación, en tanto, informaron que el fiscal Leandro Lucente, que lleva adelanta la investigación del caso, solicitó varios informes y que ayer mismo comenzaría a recabar los primeros testimonios. Se solicito a la empresa información del protocolo de actuación e informes de bomberos

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario