El Mundo

EEUU sanciona a seis altos mandos chavistas por el bloqueo de la ayuda

Washington tomó la decisión tras las trágicas muertes y la quema de alimentos y medicinas en la frontera con Colombia.

Sábado 02 de Marzo de 2019

Estados Unidos sancionó ayer a cuatro generales y dos jefes policiales venezolanos a los que acusó de impedir el ingreso de ayuda humanitaria a su país. Además, revocó las visas de otros funcionarios y sus familiares, acentuando las presiones para obligar al presidente Nicolás Maduro a renunciar. Las sanciones son en represalia por bloquear el ingreso de camiones con ayuda humanitaria y para castigar a personas que se han enriquecido en medio de la crisis del país sudamericano, dijo a la prensa el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams. "Los partidarios de Maduro que abusan o violan los derechos humanos, roban al pueblo venezolano o socavan la democracia venezolana no son bienvenidos en Estados Unidos", dijo Abrams. "Tampoco lo son sus familiares que gozan de un nivel de vida privilegiado a expensas de la libertad y prosperidad de millones de venezolanos".

La medida va dirigida a los generales Richard López Vargas, comandante de la Guardia Nacional Bolivariana; Jesús Mantilla Oliveros, comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Guayana; Alberto Bermúdez Valderrey, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral del Estado Bolívar y José Domínguez Ramírez, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral del Estado Táchira. Los otros dos funcionarios sancionados son José Domínguez Ramírez, jefe del cuerpo policial de élite conocido como Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y Christian Morales Zambrano, director de la Policía Nacional Bolivariana.

Washington congelará las propiedades de estos seis funcionarios en territorio norteamericano y les prohibirá realizar transacciones financieras o comerciales con entes estadounidenses. El funcionario se negó a divulgar los nombres de las personas cuyas visas se han revocado. Dijo que la lista incluye a "decenas" de venezolanos que podrían ser deportados si se encuentran en Estados Unidos. "Estamos sancionando a los miembros de las fuerzas de seguridad de (el presidente Nicolás) Maduro en respuesta a la violencia condenable, trágicas muertes y a la quema inadmisible de alimentos y medicinas destinados a venezolanos enfermos y hambrientos", dijo en un comunicado el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

El líder opositor Juan Guaidó, quien se proclamó presidente interino del país, encabezó el sábado último una iniciativa para ingresar a territorio venezolano ayuda humanitaria donada por Estados Unidos y otros países desde Cúcuta, Colombia. Sin embargo, Maduro ordenó a las fuerzas de seguridad impedir el ingreso de la ayuda, alegando que era una fachada para invadir el país y derrocarlo. Las Naciones Unidas estima que al menos tres millones de venezolanos abandonaron su país ante la aguda escasez de medicinas y alimentos.

En tanto, el cuestionado gobierno venezolano anunció el traslado a Moscú de las oficinas que tiene en Europa la petrolera estatal (PDVSA), en el marco de un acercamiento a Rusia que se plasmará también en la compra de medicinas para solventar las actuales carencias. La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, denunció ayer en Moscú que el país sudamericano es "víctima de una agresión" orquestada por Estados Unidos, al que Caracas responsabiliza de las actuaciones adoptadas en las últimas semanas por el opositor Guaidó, que el 23 de enero se autoproclamó "presidente encargado".

La oficina de PDVSA —principal motor de le economía venezolana— en Europa se mudará de Lisboa a Moscú como forma de "afianzar" la cooperación, en palabras de Rodríguez. Maduro también ha dado "instrucciones muy claras" de comprar a Rusia los alimentos y las medicinas "que necesita el pueblo de Venezuela", anunció su vicepresidenta. En términos generales, Venezuela aspira a la "expansión" de los acuerdos que ya tiene firmados con Rusia —"264 en distintas áreas"—, para lo cual representantes de ambos gobiernos se han citado de nuevo en el mes de abril en Moscú.

En este contexto, el presidente ruso, Vladimir Putin, mantiene su "apoyo y solidaridad" a su "homólogo y amigo" Nicolás Maduro, confirmó en rueda de prensa el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, que denunció "una ofensiva frontal y una injerencia descarada en los asuntos internos" de Venezuela. Lavrov basó su hipótesis en los movimientos que le atribuye al enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams. "(Abrams) se ocupa exclusivamente de atizar la tensión, de crear una situación que provoque, como quiere EEUU, una eclosión, el derramamiento de sangre en Venezuela, que justifique la intervención militar", subrayó.

También sostuvo que tiene información según la cual "Estados Unidos planea próximamente comprar armas ligeras, morteros, misiles tierra-aire portátiles y otros tipos de armamento para enviarlos a países próximos a Venezuela".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});