Educación

La secundaria gratuita como política de justicia social

En 1952 el Estado eliminó el arancel en la escuela. Tres años antes había hecho lo mismo con la universidad.

Sábado 28 de Abril de 2018

"Gratuidad de la enseñanza". Bajo ese título LaCapital publicaba el 12 de marzo de 1952 la decisión oficial de hacer gratuita la enseñanza secundaria. La determinación tomada durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón se sumaba a otra de igual relevancia definida en 1949: la gratuidad de la educación universitaria. El artículo periodístico repasa que desde que se aprobó la ley de educación común en 1884 la condición de una escuela gratuita alcanzó a la enseñanza primaria, sin embargo restaba avanzar en otros niveles educativos, como la enseñanza media y la superior, "donde subsistió el pago de matrículas, derechos de exámenes y aranceles varios, que obstaculizaban la posibilidad de alcanzar, a muchos jóvenes de escasos recursos, los títulos de la segunda enseñanza y de la universidad".

Agrega que es en 1949 cuando el gobierno nacional dispuso hacer gratuita la enseñanza universitaria "con la desaparición de los aranceles que en ella se pagaban", faltaba solo avanzar con el resto de los niveles educativos. "Tal omisión —avanza el texto periodístico— ha quedado salvada con el decreto Nº 4493, del 7 del mes actual (por marzo), en virtud del cual se suspende la «percepción de aranceles y otros derechos fiscales que gravan la enseñanza que se impartía en los establecimientos respectivos dependientes del Ministerio de Educación y en los adscriptos a los mismos".

Otro artículo del diario La Nación ("Suspensión de aranceles en la enseñanza", del 11 de marzo de 1952) cita los considerandos del decreto, donde entre otras apreciaciones se lee: "Como medida de buen gobierno, el Estado debe prestar todo su apoyo a los jóvenes estudiantes que aspiren a contribuir al bienestar y prosperidad de la Nación, suprimiendo todo obstáculo que les impida o trabe el cumplimiento de tan noble vocación".

Entre esos argumentos se apela a la Constitución Nacional cuando refiere a la intención de "promover la cultura general", para lo cual es necesario suprimir con todos los aranceles escolares que estaban vigentes hasta ese entonces, además de los derechos fiscales que gravaban la enseñanza. Se detalla que esta medida alcanza también a los profesorados y los llamados "institutos especiales".

"Finalmente —continúa el artículo del diario porteño— se expresa que «de conformidad a la doctrina justicialista que orienta los actos del actual gobierno deben ampliarse a todos los estudiantes de la Nueva Argentina las medidas dispuestas con respecto a los estudiantes universitarios por el referido decreto Nº 29.337/1949".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario