Edición Impresa

Un policía fue herido de un tiro disparado por su concubina

Ocurrió el sábado a la tarde en la casa que la pareja compartía. Al cierre de esta edición el efectivo, de 23 años que presta servicio en el Comando Radioeléctrico de Casilda, estaba fuera de peligro

Lunes 14 de Octubre de 2013

Un policía que presta servicio en el Comando Radioeléctrico de Casilda fue herido por su pareja quien le disparó con un arma de fuego mientras se encontraba durmiendo en una casa de esa ciudad. La víctima, un joven de 23 años identificado como Luis Gastón Q., recibió un balazo en la zona del abdomen aunque no fue necesario intervenirlo quirúrgicamente y al cierre de esta edición, según indicaron fuentes policiales, estaba evolucionando favorablemente.

El episodio, de ribetes bastante confusos, ocurrió el sábado último alrededor de las 16 en una vivienda ubicada en Belgrano al 1200, en el barrio casildense Granaderos a Caballo. Allí, según los voceros consultados, el policía herido vivía con una joven de su misma edad que fue identificada como Lorena L.

A pesar de que no trascendieron mayores detalles, la decisión de ponerle fin a la relación de pareja habría sido el detonante del violento suceso.

La siesta. Según las fuentes consultadas, la agresión se habría desencadenado luego de que Q. le comunicara a su concubina que quería terminar con la relación a raíz de una serie de desavenencias que no trascendieron.

A partir de ello ayer se evaluaban dos versiones. Una indicaba que luego de esa charla el muchacho se acostó a dormir la siesta.

Sin embargo otra versión sobre el episodio indica que antes del ataque los concubinos habrían mantenido una fuerte discusión que tuvo como corolario el disparo que efectuó la mujer.

Lo cierto es que mientras el policía se encontraba en la habitación Lorena tomó el arma reglamentaria que Q. había dejado sobre un mueble y le disparó.

Según los voceros consultados, el proyectil le atravesó al joven policía la parte inferior derecha del vientre, aunque no llegó a afectarle órganos vitales.

Si bien las circunstancias del hecho son materia de investigación, Lorena L. habría admitido en sede policial que le disparó a su concubino que anoche se encontraba internado y recuperándose en el Hospital San Carlos de Casilda.

Ardor. Según fuentes allegadas a la investigación del caso, la víctima habría manifestado que se despertó al sentir "un ardor" en la zona abdominal. Además habría dicho que como estaba dormido ni siquiera habría logrado escuchar el disparo.

La policía tomó conocimiento del suceso a través de un llamado telefónico al Comando Radioeléctrico. Los uniformados llegaron a la casa, donde detuvieron a la agresora mientras la víctima era trasladada al hospital.

El caso fue caratulado inicialmente como tentativa de homicidio y su investigación recaló en el Juzgado de Instrucción de Casilda a cargo de Carlos Pareto.

Según trascendió la mujer no presentaría ningún tipo de lesiones en su cuerpo excepto un pequeño corte en un dedo que se presume habría sido originado al manipular el arma.

Consuelo. "Este hecho no deja de ser grave pero al menos tenemos el consuelo que no terminó de la peor manera", dijo ayer a este diario un colega del policía herido aunque sin hacer valoraciones sobre el episodio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS