Edición Impresa

Renzo sufrió un paro cardíaco y su familia pide que recen por él

Renzo, el nene correntino de dos años trasplantado el 2 de junio del corazón, tuvo un paro ayer a la madrugada y volvió a la sala de terapia intensiva pediátrica del Hospital Garrahan, en la ciudad...

Viernes 21 de Junio de 2013

Renzo, el nene correntino de dos años trasplantado el 2 de junio del corazón, tuvo un paro ayer a la madrugada y volvió a la sala de terapia intensiva pediátrica del Hospital Garrahan, en la ciudad de Buenos Aires, donde se encontraba "estabilizado", dijo su papá, Haroldo Antonelli, y pidió que "recen" por su bebé.

"Hoy a las 4 de la mañana Renzo tuvo una arritmia e hizo un paro. Los médicos estuvieron 20 minutos para estabilizarlo y ahora está otra vez todo entubado, volvimos a cero", dijo Antonelli a Télam.

Pasadas las 13, en la página de Facebook "Todos por Renzo" escribieron: "Tuvo un paro cardíaco anoche. Ahora está estabilizado. Los médicos confirman ahora pulso y latido normal. Les pedimos que recen, por favor, de corazón".

"Vos nos demostraste que en todas las caídas te levantaste, que nunca bajaste los brazos y la vas a seguir peleando para salir adelante. Vos sos fuerte, león, nunca pares", postearon una hora más tarde alentando al bebé a superar esta nueva complicación.

Hace tres días, todo era alegría. A Renzo le habían quitado por fin el respirador y sus familiares —y el país entero— se esperanzaban con que en poco tiempo saliera de la terapia intensiva y pasara a una sala común. Pero la evolución favorable del nene de dos años que recibió un trasplante de corazón hace casi 20 días dio un vuelco en plena madrugada: sufrió un paro cardíaco y tuvieron que reanimarlo.

"Venía bien y de golpe lo sorprendió un paro, alrededor de las 4.30", contó Jorge, el abuelo del chiquito. Enterado de la situación, viajó ayer a la mañana de urgencia desde Corrientes a Buenos Aires con Haroldo, papá del nene, que estaba en su provincia realizando unos trámites. A media mañana llegaron al Hospital Garrahan.

"Los médicos han logrado estabilizarlo. Está en observación, en un estado de gravedad extrema. Estamos esperando un milagro", señaló Jorge, en voz baja, pero con el temple intacto y agregó que "le están haciendo estudios para determinar qué pasó". Todavía no se sabe si la crisis se debió a un rechazo del órgano. No fue conectado nuevamente al Ecmo —un corazón artificial que hace circular la sangre para oxigenarla—, pero recibe respiración mecánica asistida.

"Su cuerpito arrancó de nuevo" tras casi 20 minutos de reanimación, explicó el papá de Belén Ramos, la mamá de Renzo.

Nada hacía prever que algo podía andar mal. "Tuvo una medianoche tranquila. Ayer (por el miércoles) a la tarde cenó con su abuela. Jugó con su papá por teléfono", se explayó Jorge. "Los médicos han hecho todo lo que tenían que hacer. Ahora vamos a ver cuál es su evolución, a ver cómo sigue, si hay algo colateral o no (daño neurológico, por ejemplo)", sostuvo el abuelo del chiquito y añadió que "ya no hay posibilidad de retrasplante".

El trasplante. Renzo Antonelli fue trasplantado el 2 de junio, tras ocho meses de espera. Sufría una miocardiopatía que le habían diagnosticado antes de nacer. Tras la operación, volvió a la lista de espera del Incucai porque el órgano no respondía. Pero hace poco más de una semana el corazón reaccionó y comenzó a funcionar al 100 por ciento de su capacidad. Desde entonces, todas habían sido buenas noticias. Hasta ayer.

Jorge Ramos sabe que Renzo "se ha convertido en el hijo de todos". Es consciente de que el país entero está pendiente de su nieto desde la época en la que esperaba el corazón del trasplante.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario