Edición Impresa

Quedaron presos los gitanos raptores de María

La policía no sabe aún quiénes son los padres biológicos de la niña rubia de cinco años hallada en una razzia realizada en un campamento.

Martes 22 de Octubre de 2013

La pareja gitana con la que vivía una niña rubia y de ojos azules en Grecia deberá cumplir prisión preventiva después de ser acusada de secuestro de un menor y falsificación de documentos, indicaron ayer autoridades, mientras continúa la búsqueda de los padres biológicos de la pequeña María.

La pareja testificó ayer ante el juez de instrucción de Larissa. La mujer, Elefthería Dimopulu o Selini Salí (tenía dos documentos de identidad y la policía no sabe si alguno de los dos es auténtico), de 40 años, ingresó en la prisión de Korydalós, en Atenas, mientras que el hombre, Jristos Salís, de 39, lo hizo en la penitenciaría de Larissa.

Los dos declararon que una pareja búlgara les entregó a la niña porque no podía mantenerla.

Además, el hombre ofreció a las autoridades su colaboración en la búsqueda de los padres biológicos de la pequeña.

La policía publicó las fotos de la pareja gitana con las esperanza de que les ayude a localizar a los progenitores de la niña, que responde al nombre de María y fue encontrada viviendo en un campamento gitano cerca de Farsala, a unos 280 kilómetros de Atenas. Las pruebas de ADN realizadas la semana pasada mostraron que la pareja con la que vivía no son sus padres biológicos.

En un primer momento se pensó que María tenía cuatro años, aunque en las últimas horas se determinó que tiene cinco o seis.

"Después de llevar a cabo exámenes dentales a la niña, podemos confirmar que tiene entre cinco y seis años, en lugar de cuatro", explicó en declaraciones a la televisión el presidente de la organización "La sonrisa del niño", Kostas Jannopoulos. Es este organismo el que se ha hecho cargo de la niña hasta que se aclare su futuro.

La policía griega, con la ayuda de Interpol, lanzó una gran investigación para determinar si la niña había sido víctima de una red de trata de personas o de traficantes de órganos.

Testigos que acompañaron a la pareja ante el juez aseguraron que los padres biológicos de la niña eran gitanos de Bulgaria que la entregaron cuando apenas tenía 15 días.

Pero las autoridades sospechan que la pareja podría estar involucrada en el tráfico de personas o de órganos. Los registros muestran que tienen un total de 14 niños registrados en tres lugares diferentes de Grecia.

La abogado de la pareja aseguró que registraron a tantos niños para recibir la mayor cantidad posible de ayudas estatales. En la actualidad, la pareja recibía 2.800 euros (3.820 dólares) mensuales en concepto de ayudas a los niños.

A las autoridades griegas les llegó material genético desde al menos ocho países, procedente de parejas que esperan que María pueda ser su hija desaparecida.

También pidió una prueba genética un matrimonio natural de Tesalónica cuya recién nacida desapareció en sospechosas circunstancias en 2009.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS