Edición Impresa

Ocho años de cárcel al dueño de un pitbull que mordió y mató a un niño

Un hombre cuyo perro pitbull mordió y provocó la muerte a un niño de dos años en la localidad bonaerense de Alejandro Korn, en 2014, fue condenado ayer por homicidio a ocho años de cárcel, informaron.

Martes 26 de Abril de 2016

Un hombre cuyo perro pitbull mordió y provocó la muerte a un niño de dos años en la localidad bonaerense de Alejandro Korn, en 2014, fue condenado ayer por homicidio a ocho años de cárcel, informaron fuentes judiciales.

La decisión, considerada inédita y que sienta jurisprudencia para futuros procesos judiciales similares, la adoptó el Tribunal Oral en lo Criminal 4 (TOC 4) de La Plata.

El tribunal condenó a ocho años de prisión efectiva a Horacio Fernando González, de 49 años, dueño del animal y criador de perros pitbull, por el delito de "homicidio simple con dolo eventual".

La condena a prisión había sido solicitada durante el alegato por la fiscal de juicio Claudia Cendoya y rechazada por la defensa del imputado, a cargo del abogado Fabián Musto, quien consideró que se trató de un caso de homicidio culposo o involuntario.

El veredicto se dio a conocer ayer por lectura del secretario del tribunal, dado que ni los jueces Emir Caputo Tártara, Juan Carlos Bruni y Julio Alegre, ni el condenado estuvieron presentes en la audiencia.

Tras escuchar la sentencia condenatoria contra González, la madre del niño fallecido tras el ataque del perro pitbull, Gabriela Pacheco, dijo a la prensa que su hijo "ahora puede descansar en paz".

El homicidio. El hecho juzgado ocurrió el 29 de mayo de 2014 en Bonpland al 900, donde el perro pitbull atacó al niño Santiago Veer, de dos años, provocándole heridas graves en la cara y el cuello, que le ocasionaron la muerte casi en el acto.

El niño fue llevado de urgencia al Hospital San Vicente, pero la pérdida de sangre por las heridas profundas provocadas por el animal fueron mortales. Según consta en el expediente, González dejó al perro atado al volante de un automóvil abandonado, sin bozal ni cartel de precaución, en la calle donde jugaba un grupo de niños, entre ellos la víctima mortal.

"Estaba en mi casa, escuché gritos del señor González, salgo corriendo y veo que lo tenía a mi hijo en brazos lleno de sangre", declaró en el juicio la madre del niño.

"Empecé a gritar hasta que apareció mi mamá. Ella agarró a mi nene. El le dijo: «Ya no hay nada que hacer»", agregó la mujer durante su testimonio.

Durante el juicio, los familiares del niño fallecido aseguraron que González, propietario de al menos ocho perros de raza pitbull, había sido advertido y denunciado en más de una oportunidad porque sus perros eran muy violentos.

González, que puede apelar la sentencia y sacrificó a su perro tras el incidente mortal, se manifestó arrepentido de lo ocurrido. "Mi familia y yo pedimos perdón por todo lo ocurrido. Si pudiera volver todo esto atrás, daría mi vida para que no se hubiera producido", dijo el criador y entrenador de perros pitbull ante el tribunal.

La familia Veer estuvo acompañada durante el proceso judicial por las Madres del Dolor, en conjunto con la Unidad de Intervención en Victimología del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario