Política

Lisandro Cavatorta: "Queremos ser una referencia opositora en la ciudad"

El periodista ganó en los barrios vulnerables y apuesta a crecer en el centro para las generales. "No quiero ser la sorpresa, sino construir una alternativa", dijo

Martes 14 de Septiembre de 2021

La performance de Lisandro Cavatorta fue una de las sorpresas de las Paso, al duplicar los votos de su contrincante de interna Norma López, y porque además ganó en siete de las 22 seccionales, que se ubican entre los barrios más postergados de Rosario. De hecho, en un trazo general, mientras más cerca del centro estaba el local de votación, peor le fue al ex Bótelos, que perdió en las escuelas ubicadas entre los bulevares.

Sin embargo, el periodista revalidó las credenciales del peronismo en las barriadas alejadas de las avenidas que tradicionalmente votan al PJ, surcadas por la violencia y la necesidad, donde se impuso con holgura a su contrincante e incluso superó a Ciro Seisas, el candidato del oficialismo.

"El mensaje del concejal de la calle es el resumen de lo que era mi trabajo como periodista: estando donde hay que estar, embarrándonos las zapatillas y hablando con la gente. Los temas no hay que contarlos, sino sentirlos", define Cavatorta en exclusiva con La Capital, aunque también siente que hubo un reconocimiento al espacio dentro del Frente de Todos, con cuestiones concretas de gestión como Billetera Santa Fe o el Boleto Educativo Gratuito.

Ludueña, Alvear, Triángulo y Moderno, Tablada, Las Flores, Mercedes de San Martín (incluye Hume, Las Delicias, Tío Rolo), Empalme Graneros y Nuevo Alberdi son algunos de los barrios de las zonas sur, sudoeste y noroeste de la ciudad en las que se impuso el candidato peronista, que llegó a encabezar la lista por un acuerdo del perottismo con el massismo, por sobre el de Pablo Javkin.

En campaña, cuando iba a algún barrio, Cavatorta afirma que los vecinos le reconocían que estaba volviendo, porque ya había ido a hacer una nota años atrás, mostrando un problema o una obra abandonada. "Sentían que no empecé a caminar ahora", define. Y afirma que también constituye la impronta de "algo distinto, una creatividad que le falta a la política, otra mirada", porque "el peronismo viene buscando nuevas referencias y hacer autocrítica para no repetir los errores del pasado".

Pero no solo le fue bien en los barrios bajos. El conductor también la peleó de cerca en Antártida Argentina, Bella Vista y Roque Sáenz Peña, e hizo una muy buena elección en Belgrano y Alberdi. En todos esos circuitos se ubicó segundo. En total, reunió más de 48 mil votos. "Hemos hecho una muy buena elección en los barrios y en el centro ganamos en algunos lugares donde antes no lo hacíamos. Hemos podido llegar a sectores a los que el peronismo no llegaba", celebró.

De cara a noviembre, apunta que ya habló con todos sus rivales de la interna para empezar a trabajar en las generales. "Tenemos las mismas ideas básicas, solo hay diferencias de matices", analiza, y promete hablarle a los que no lo eligieron y a los que no pudo llegar con sus propuestas para contarles "nuestra mirada sobre una ciudad que está desequilibrada, llena de brillos y contrastes que no le convienen a nadie".

En esa línea, pidió "desdramatizar la rosca" porque cree que "la gente está cansada de la que política se hable a sí misma. A mí me gusta proponer soluciones concretas y hablar más de los vecinos. Si llegamos a ese sector, estamos en condiciones de ganar las generales" vaticinó.

Sin embargo, dijo que todavía no piensa en ir por la intendencia en 2023: "Todavía no le ganamos a nadie, ordenamos una lista hacia las generales. Pero sí queremos ser una referencia opositora en la ciudad. Yo no quiero ser la sorpresa de la elección, sino construir una alternativa y propuestas para que los rosarinos vivan mejor. Ya hubo otros personajes de moda que sacudieron y después no supimos muy bien qué pasó", recordó.

El perfil que quiere construir Cavatorta es el de un edil "con más territorio y menos escritorio, que no solo presente proyectos". Para eso, propone que la ciudad se divida en 28 zonas, y que cada concejal atienda una vez por semana en el barrio que le toque, como forma de descentralizar el funcionamiento y estar más cerca de los problemas de los vecinos. "La gente no quiere que vayan a los barrios, sino que vuelvan, y es lo que vamos a hacer. No estamos eligiendo ni presidente ni Papa, son concejales", aseguró.

Sobre el rol que imagina como oposición en el Concejo, graficó que "si uno va solo a oponerse al oficialismo la rueda no gira nunca, pero si se va a levantar la mano según lo que diga el intendente, no hay discusión". En ese sentido, opinó que el cuerpo legislativo "perdió volumen político y se alejó de los problemas de los rosarinos", y propuso discutir "10 grandes temas de la ciudad, como era 20 años atrás: presupuesto, transporte, infraestructura, violencia, cuestiones de género y obra pública".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario