Edición Impresa

Liberaron al conductor que chocó en bulevar Oroño y casi desata una tragedia

El representante del hombre, Carlos Racamatto, descartó que haya estado alcoholizado y explicó que reaccionó con violencia porque “creyó que lo iban a agredir”.  

Domingo 12 de Abril de 2015

El hombre que protagonizó dos choques y un escándalo de dimensiones el viernes por la noche en Oroño y Salta fue liberado, ya que en el hecho no hubo lesionados.

Su abogado, Carlos Racamatto, descartó que haya estado alcoholizado y explicó que reaccionó con violencia porque “creyó que lo iban a agredir”.

El inusual hecho sucedió el viernes, poco después de las 20, cuando tras chocar con otro vehículo en Oroño y Catamarca, Héctor Schiaffino (37) perdió el control de su VW Bora, se subió al cantero central del bulevar, bajó e impactó desde atrás a una camioneta Toyota que estaba detenida en el semáforo de Oroño y Salta.

Tras protagonizar este accidente, el muchacho, visiblemente fuera de sí, se subió al techo de su vehículo y empezó a insultar a quienes lo miraban atónitos, ya que por fortuna no había causado una tragedia debido a que a esa hora gran cantidad de gente utiliza el bulevar para hacer ejercicios.

Fue reducido por la policía y trasladado a la comisaría 3ª. Permaneció demorado algunas horas.

Fuentes de la Fiscalía Regional indicaron ayer que “el lunes, ya que con el resultado de las actuaciones policiales, se determinará si existe alguna imputación penal” en su contra.

   “En estos casos, cuando no hay lesionados, la policía lleva adelante todas las actuaciones, incluida la toma de declaraciones y el test de alcoholemia, y luego las eleva para definir si existe alguna imputación penal en su contra”, explicaron fuentes de la Fiscalía Regional, en referencia a poder determinar además si el hombre se encontraba bajo los efectos del alcohol o de alguna otra sustancia al momento de protagonizar el accidente, lo que podría explicar su actitud tras el choque.

Esa situación fue descartada de plano ayer por su abogado, quien remarcó que reaccionó así por temor a que la gente que se había agolpado en torno a su auto reaccionara contra el con violencia.

   En el sitio web de la Municipalidad, el Volkswagen Bora —patente MQZ 379— que Schiaffino conducía la noche del viernes tiene registradas varias infracciones.

   Dos de las actas fueron labradas por violar las normas referentes al estacionamiento medido y otras tres por no respetar la línea de frenado de la senda peatonal.

   Además, tiene registrada otra multa, que fue realizada a fines del año pasado, por superar en más del 50 por ciento la velocidad permitida cuando circulaba con su vehículo sobre bulevar Oroño al 2000.
Lo que había llamado la atención de los testigos fue la reacción del muchacho, que según aportaron conducía descalzo.

Según aseguraron, luego de protagonizar el accidente, y desde el techo de su vehículo, comenzó a gritar y tirar golpes al aire.

Es más, ni la presencia de la policía logró calmarlo y fue necesaria la llegada de dos patrulleros del Comando Radioeléctrico para lograr que depusiera su actitud hostil.

Ya dentro de uno de los patrulleros, siguió golpeando el techo del mismo y profiriendo insultos a quien se le acercara.

Atónitos, los vecinos destacaron que de milagro no desató una tragedia, ya que se desplazó varios metros sobre el cantero central del bulevar en un horario en el que el mismo estaba plagado de gente haciendo ejercicios físicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario