Edición Impresa

"La rabia que siento ahora es un poco más tranquila y silenciosa"

Trent Reznor volvió al ruedo con "Hesitation Marks", el octavo disco de Nine Inch Nails. El músico dijo que su nuevo trabajo fue escrito como "el otro lado del viaje" que significó "The Downward Spiral", su obra maestra de 1994.

Lunes 09 de Septiembre de 2013

Trent Reznor está de regreso. Después de ganar un Oscar por la banda de sonido de "Red Social", el músico que en los 90 mejor reflejó la enajenación y el desorden futuro decidió volver con su banda madre, Nine Inch Nails (NIN). El resultado es "Hesitation Marks", el primer álbum del grupo en cinco años, un trabajo que cosechó buenas críticas y que tiene algunos guiños a "The Downward Spiral", la obra maestra de NIN de 1994.

"Estaba pensando en la etapa de «The Downward Spiral», y en la persona que yo era en ese tiempo", dijo Reznor al diario británico The Guardian. "En ese disco yo tenía un interminable pozo de ira y baja autoestima sin fondo dentro de mí, y tenía que canalizarlo en algo o explotaría. Pensé que podía superarlo poniendo todo en mi música, parándome frente al público y gritando emociones hacia ellos desde mis entrañas. Pero después de un tiempo el método no funcionó, y otras cosas prevalecieron, como las drogas y el alcohol", confesó. "Hesitation Marks" tiene mucho de la etapa de "The Downward Spiral". Sin embargo, a diferencia de la furia contenida que escupía en aquellos temas de 1994, el músico opta ahora por el camino de la aceptación. "Estoy feliz de no sentirme más así. He aprendido muchas cosas gracias a mi proceso de recuperación. «Hesitation Marks» fue escrito como el otro lado de aquel viaje. La desesperación, la soledad, la ira, el aislamiento y el sentimiento de no encajar siguen en mí, pero puedo expresar eso de una manera más apropiada a quien soy ahora. La rabia que siento ahora es un poco más tranquila y silenciosa", explicó.

En la misma entrevista, Reznor, que tiene 48 años, confesó que hubo un momento en que empezó a sentirse viejo. "Fue en la última gira de Nine Inch Nails, en 2009, cuando me despedí de los escenarios por un tiempo. Estaba muy cansado del formato, y empecé a sentirme viejo en torno a lo que estaba haciendo", recordó. Para desempolvar méritos, el cantante y guitarrista se olvidó por un par de temporadas de su banda madre, rompió con los sellos multinacionales, se lanzó con éxito a la elaboración de dos bandas sonoras para David Fincher ("Red social" y "La chica del dragón tatuado") y retomó el proyecto paralelo junto a su esposa, la banda How To Destroy Angels.

En medio de esa vorágine artística muy propia de Reznor, el músico giró en reversa y se preguntó cómo sonaría Nine Inch Nails ya entrado el nuevo siglo. "Mi única preocupación era ¿qué es lo que tiene para decir NIN en 2013? Y en base a eso empezamos a trabajar, sin forzar nada", aseguró.

"Hesitation Marks" (tal como los cortes que se dejan las personas que intentan suicidarse) son 14 temas con el clásico sonido electrónico-industrial de la banda y la voz de Reznor cantando letras sobre frustraciones personales, cambios internos y problemas para lidiar con el mundo exterior. También hay canciones más melódicas que dejan en segundo plano la agresiva saturación de guitarras o el talante apocalíptico que explotó en sus títulos más emblemáticos. Los críticos afirmaron que se trata de la mejor obra de NIN desde "The Fragile" (1999), muy superior a los dispares "With Teeth" (2005) o "Year Zero" (2007).

En esta oportunidad Reznor se rodeó de aliados conocidos, como los productores Atticus Ross y Alan Moulder. El artista inglés Russell Mills, mentor de todo el universo asfixiante que rodeó el arte de "The Downward Spiral", se encargó de la portada del disco. Y el cineasta David Lynch dirigió el video del primer corte, "Came Back Haunted". Pero también hubo aportes de una cepa más diversa. Así aparecen en el álbum el guitarrista Adrian Belew, fiel colaborador de David Bowie y King Crimson; Lindsey Buckingham, también guitarrista y parte fundamental de Fleetwood Mac, y el bajista Pino Palladino, que tocó junto a los Who y Paul Simon.

De todas maneras, como casi siempre, todo partió del propio Reznor, quien compuso los 14 temas de "Hesitation Marks" entre su computadora portátil y una caja de ritmos, encerrado en su casa y distanciado del ruido externo. El músico fue abandonando esa soledad de a poco, con las primeras presentaciones de NIN este año —como su reciente regreso en el festival Lollapalooza en Chicago— y una gira que tiene contempladas más fechas en Estados Unidos y Europa. El tour de la banda llegará a Sudamérica en marzo del año que viene.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS