Edición Impresa

El clamor de la gente

Increíble. Hace unos días, vi por la ventana que dos jóvenes empleados de la Municipalidad de Rosario miraban árboles, hacían mediciones por las calles de mi barrio (Fisherton).

Miércoles 01 de Abril de 2015

Increíble. Hace unos días, vi por la ventana que dos jóvenes empleados de la Municipalidad de Rosario miraban árboles, hacían mediciones por las calles de mi barrio (Fisherton). Al preguntarles el motivo de tanta observación detallada me expresaron que estaban haciendo un censo sobre la vegetación existente. Una tristeza me invadió. En estos meses he visto seres humanos desangrados en la calle, muertos a tiros, observo como las ratas cruzan los caminos sin ningún temor, huelo las zanjas abiertas, veo con asombro como los colectivos urbanos llevan personas hacinadas, miro en las mismas cuadras zanjas abiertas donde millones de mosquitos se reproducen descontrolados. Me da alegría porque veo a jóvenes trabajando con severidad, pero no puedo ocultar la pena que me produce que existan autoridades que carezcan de sabiduría para trabajar en las cosas primordiales de la vida. Esto a veces lo veo a nivel nacional, provincial y en municipalidades. Tantos recursos mal administrados, tanta confusión a la hora de gestionar. No es culpa de la democracia que mueran tantas personas, que otras se enfermen, que caigan abatidos los justos, que el pueblo sufra tantas injusticias. La responsabilidad la tienen algunos funcionarios políticos que viven en una nebulosa y por estar tan alejados de la gente ya no escuchan su verdadera necesidad, su verdadero y sincero clamor.

Miguel Faes / DNI 2.005.279

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario