Edición Impresa

Casi 15 mil evacuados en Misiones, Formosa y Corrientes por la crecida

Inundaciones. Por primera vez en diez días, recién ayer paró la lluvia en algunas ciudades de la Mesopotamia. El agua subió a "niveles históricos". En Paraguay hay 300 mil desplazados. Evacuados en el sur de Brasil y norte de Uruguay.  

Martes 01 de Julio de 2014

Al menos 14.500 personas fueron evacuadas en Misiones, Formosa, Corrientes y Chaco por la crecida de los ríos Paraguay, Uruguay y de numerosos arroyos, debido a las lluvias que cayeron en las últimas semanas y que también provocan inundaciones en Paraguay, el sur de Brasil y Uruguay.

Escuelas, centros comunitarios, casas particulares que están situadas en zonas altas, sirven de albergue para los casi 15 mil evacuados, algunos de otros países como Paraguay, mientras los gobiernos provinciales esperan que pase la emergencia para poner en práctica planes de viviendas destinados a la población que perdió todas sus pertenencias.

El secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni recorrió ayer las zonas anegadas para evaluar la situación y coordinador la asistencia a los damnificados junto a los gobernadores.

El agua subió en algunas zonas a "niveles históricos" y en la ciudad de Formosa, el río Paraguay tocó los 8,73 metros y en crecida, aunque se espera allí que comience a subir a un ritmo más acelerado a partir del miércoles y hasta el lunes inclusive.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, detalló que la mayor complejidad se registra en Misiones donde hay "7.350 personas evacuadas, que pertenecen a 1.413 familias; 1.463 viviendas afectadas, de las cuales 827 están inundadas y otras 636 registran destrucción parcial y en algunos casos total".

Lo positivo es que por primera vez en 10 días en esa provincia mesopotámica paró la lluvia, salió el sol y el río Uruguay comenzó a bajar, aunque todavía hay 10 localidades inundadas y puentes cortados al tránsito en la ruta costera número 2 y provincial número 103 desde San Javier hasta Moconá.

Ante esta situación, el gobernador Maurice Closs firmará el decreto por el cual declarará la provincia en emergencia económica y social para iniciar el camino de la reconstrucción que demandará una inversión superior a los 500 millones de pesos.

En Formosa, además de la capital, las localidades afectadas son Clorinda, Puerto Pilcomayo y las zonas de islas. En dicha provincia "hay registrados desde el domingo 1.290 familias evacuadas y 115 familias autoevacuadas", indicó Capitanich.

Comentó que en Formosa "las zonas más afectadas se dan principalmente en la costa del Paraguay desde el río Pilcomayo hasta la desembocadura del Bermejo, y se espera que el río Paraguay se estabilice en una altura de 7,45 metros alrededor del 5 de julio venidero".

El alto funcionario kirchnerista informó que la jefa de Estado dio instrucciones para brindar asistencia a los damnificados, inicialmente con la provisión de alimentos, enseres diversos, frazadas, colchones y otros elementos de primera necesidad.

Capitanich dijo que Cristina "no descarta hacer una recorrida por la zona en el transcurso de los próximas horas o días".

Además, se prevé que cuando las aguas bajen se pondrá en marcha "la reconstrucción de viviendas o hacer nuevas viviendas en su caso, a través del Programa Federal de Viviendas, y tenemos un compromiso rápido y directo para un proceso de reparación de daños", señaló.

En Corrientes, una de las localidades más afectadas es Santo Tomé donde el río Uruguay alcanzó ayer los 15,82 metros, muy superior al punto de alerta pautado en 11,50 y el de evacuación situado en 12,50.

Con una tendencia a subir, la situación obligó a las autoridades a evacuar a 611 personas.

Además, el tránsito vehícular en la ruta nacional 14 quedará restringido desde las 15 debido al desborde del río.

En Chaco, más de 850 familias continúan evacuadas por la crecida de los ríos Paraná y Paraguay que en el Puerto de Barranqueras alcanzó una suba del caudal de 26 centímetros en los últimos dos días, informó la Administración Provincial del Agua.

La crecida del Paraná afecta a los municipios de Colonia Benítez, Barranqueras, Puerto Vilelas y Basail, mientras que la subida de las aguas del Paraguay impacta en las comunas de Puerto Bermejo, General Vedia, Las Palmas e Isla del Cerrito.

La situación en el río Paraguay también afecta al país homónimo con un caudal que en esa zona subió otros cinco centímetros y su nivel se colocó en 7,15 metros en el puerto de Asunción, lo que empujó las aguas al interior de la ciudad (ver aparte).

Unas 75.800 personas han abandonado sus hogares en Asunción, pero a nivel nacional, en Paraguay hay 300 mil desplazados por la crecida del Paraguay y, en menor medida, el Paraná, incluidos unos 180 mil menores de edad, de acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En tanto, en el sur de Brasil las inundaciones y el desborde de varios ríos obligaron a cerca de 50 mil personas a dejar sus hogares, según estimaciones oficiales.

Uruguay. En Uruguay se tuvieron que evacuar a dos mil personas, habitantes del departamento norteño de Paysandú, tras la apertura de compuertas de la represa de Salto Grande.

Las autoridades departamentales se preparan para enfrentar la situación en el barrio Nuevo Paysandú donde las aguas alcanzaron los 4,66 metros de altura.La inundación llegaría a los ocho metros entre sábado y domingo.

En tal sentido, el protocolo prevé el uso de gimnasios de centros estudiantiles y de otras instituciones —así como carpas del Ejército Nacional—.

Asunción sufre un desastre

La ciudad de Asunción se encuentra “en situación de desastre” con posibilidad de empeorar como consecuencia de las inundaciones y la crecida del río homónimo, informó la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) paraguaya.

El nivel del río Paraguay “supera ya los 7 metros”, informó el organismo, que señaló que “sólo en Asunción hay 15.000 familias damnificadas, lo que representa aproximadamente 75.000 personas”.

“La calificación de desastre implica que los organismos de ayuda se encuentran superados en su capacidad de respuesta”, dijo Joaquín Roa, titular de la SEN. El funcionario indicó que “aún no puede hablarse de una catástrofe, que es una instancia más grave aún”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS