Edición Impresa

Asesinaron de un tiro en la cabeza a un muchacho para robarle la moto en zona sur

Javier Manuel Argüelles tenía 25 años y fue atacado en Santiago al 4800, en la zona sur de la ciudad. La Unidad Regional II de policía no tiene pistas sobre los agresores

Domingo 24 de Noviembre de 2013

La noche del viernes un joven fue hallado por vecinos de la zona sur con una herida de arma de fuego en la cabeza. Murió en el acto luego de que se escucharan al menos tres detonaciones, según las primeras declaraciones de los testigos, que ante la falta de garantías "prefirieron no identificarse". En un primer momento no se tuvo ningún dato de la víctima, pero con el correr de las horas se lo identificó y se constató "que fue víctima del robo de su moto", según fuentes de la Unidad Regional II.

El joven fue identificado como Javier Manuel Argüelles, de 25 años, a quien asesinaron en la intersección de Gutiérrez y Santiago, en la zona sur de la ciudad, "para robarle una moto, la billetera y el celular", de acuerdo a lo dicho por la policía.

El homicidio se habría producido alrededor de las 22 del viernes cuando el muchacho circulaba en una Honda Titán negra hacia la casa de su novia y fue emboscado por otra moto con dos ocupantes.

Al momento de ser hallado el joven no tenía consigo ningún documento ni nada que pudiera orientar a los investigadores para establecer su identidad. Aunque horas más tarde se estableció que vivía junto a su familia en avenida Casiano Casas al 2000, en el noroeste de la ciudad y muy lejos de donde lo asesinaron.

Cerca de las 22 de anteayer ingresaron a la central del 911 llamados de vecinos de calle Santiago al 4800 que indicaban que allí se estaban produciendo detonaciones de armas de fuego. Cuando los primeros policías llegaron al lugar se encontraron con el cadáver de Argüelles tirado en la calle. "Cuando llegó la policía los vecinos dijeron que había sido un robo, que escucharon gritos y los balazos, y no se supo nada más", dijo un involuntario testigo que estuvo en el lugar. En tanto, los vecinos no identificaron al joven "como una persona conocida" del barrio.

Una versión deslizada por lo bajo en el lugar del crimen involucraba en el luctuoso hecho a soldaditos de un búnker de venta de estupefacientes que se halla a dos cuadras de allí, en inmediaciones del club de fútbol Deportivo Rosario. "Es en un pasillo y siempre hay problemas", relató un hombre de la zona que conoce la noche.

Una vez que el cuerpo llegó al Instituto Médico Legal se constató que Argüelles presentaba un certero impacto de bala de un arma de grueso calibre en el tórax. Además se obtuvieron sus huellas digitale y se citó a un hermano del muchacho, quien lo reconoció de manera fehaciente y aseguró que el jóven no tenía antecedentes penales. La investigación del hecho quedó en manos de la seccional 21ª y la Sección Homicidios de la Unidad Regional II, cuyos agentes comenzaron las pesquisa para aclarar el trágico hecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS