Edición Impresa

50 muertos y pueblos borrados del mapa por tornados en EEUU

Los vientos azotaron el sur y centro del país mientras el alerta se extiende a otras áreas. Hay 100 heridos y desaparecidos y 10 millones de habitantes en zonas de alto riesgo.

Domingo 04 de Marzo de 2012

Una ola de más de 30 tornados que ayer azotaron el sur y centro oeste de Estados Unidos se cobró la vida de al menos 37 personas. Los estados más afectados fueron Indiana, Kentucky, Ohio y Alabama, pero a esas muertes deben sumarse otras 13 causadas a principios de semana por la primera serie de vientos.

Ayer las tormentas se han extendido a Georgia, Carolina del Norte y Florida y los servicios meteorológicos nacionales lanzaron una alerta para esos tres estados del sureste del país (y también un cuarto, Alabama), con vientos pronosticados de más de 120 kilómetros, lluvias cargadas con granizos de más de cuatro centímetros de diámetro y descargas eléctricas.

A los 50 fallecidos hay que añadir más de 100 heridos y desaparecidos y destrozos en viviendas, vehículos, iglesias, escuelas e incluso una prisión. El centro de predicción de tormentas de servicio nacional de meteorología de EEUU ha alertado de que más de 10 millones de ciudadanos están en alto riesgo por las malas condiciones climáticas.

Las autoridades advirtieron que la situación meteorológica puede seguir empeorando de desplazarse las tormentas hacia el norte y declararon zona de alto riesgo a Carolina del Norte y el norte de Florida.

El servicio meteorológico nacional recibió un total de 74 reportes de tornados en siete estados el viernes y sábado, con lo cual el total semanal llegó a 126, aunque no todos fueron confirmados.

Ayer los servicios de rescate intentaban localizar a posibles sobrevivientes entre los escombros de las casas destrozadas en los estados de Kentucky y de Indiana, pero también en Ohio, Tennessee e Illinois.

En Indiana, donde 14 personas murieron según el gobernador, Mitch Daniels, algunas pequeñas localidades casi fueron borradas del mapa. "Estamos acostumbrados a la cólera de la madre naturaleza en Indiana, pero lo que acabo de ver es terrible", dijo Daniels ante la prensa.

"Los reportes telefónicos indican que Marysville ha desaparecido", dijo por su parte el mayor Chuck Adams, portavoz del departamento del alguacil.

Ayer a la mañana el temporal destruyó dos colegios y un aeropuerto en el norte de Georgia, además de un gran número de viviendas. "El tiempo se ha vuelto loco", declaró John Gordon, meteorólogo del servicio nacional de meteorología de Estados Unidos.

Desastres como el ocurrido en Georgia se han repetido en el resto de los estados asolados por los tornados. En Henryville, Indiana, se han visto autobuses empotrados en edificios.

La televisión norteamericana emitió similares imágenes de devastación durante todo el sábado: viviendas reducidas a escombros, autopistas destruidas, árboles caídos en medio de carreteras y ciudades totalmente paralizadas por el efecto de las tormentas.

Surrealismo puro. Las imágenes eran surrealistas: camiones y árboles volando por los aires con el paso de mortíferas nubes; autobuses escolares incrustados contra casas de ladrillo; camiones arrojados a los lagos.

La administración nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) emitió 255 alertas en todo el país, mientras que los meteorólogos achacan el fuerte temporal al inusualmente cálido invierno que ha vivido Estados Unidos este año.

El año pasado, a finales de abril, los estados del sur también sufrieron una oleada de tornados que causó unos 300 muertos. Solo en Alabama murieron 204 personas.

En 2011 un total de 545 personas murieron a causa de los tornados, en lo que fue la temporada más mortífera de estos fenómenos desde 1936.

Prisión destruida. Varios tornados destruyeron casas y conmovieron una prisión de máxima seguridad en el norte de Alabama. En la prisión a 15 kilómetros de Huntsville, que aloja a 2.390 reclusos, el cielo podía verse desde los dormitorios, pero los detenidos no corrieron peligro ni ninguno de ellos escapó, según el vocero Brian Corbett del departamento correccional de Alabama.

El correccional cobija a más de 200 presos que han dado positivo a los exámenes de VIH y están segregados.

La televisora WAFF difundió un video de casas aplastadas en las afueras de Huntsville.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario