Paro nacional

Una jornada de inactividad total en el cordón industrial

El transporte no circuló en todo el día. No hubo atención en la administración pública ni clases. Y los bancos cerraron.

Martes 26 de Junio de 2018

La huelga general promovida por las centrales sindicales nacionales tuvo un altísimo grado de adhesión en el cordón industrial, donde no hubo actividad en las industrias aceitera y petroquímica y en los puertos, que sólo cumplieron guardias mínimas por cuestiones de seguridad. También pararon los trabajadores municipales y comunales, por lo que no hubo atención de la administración pública, tampoco en los bancos, no se dictaron clases y el transporte no circuló en toda la jornada.

Si bien la medida de fuerza nacional no convocó a movilizaciones, organizaciones sociales, políticas y gremiales (sin la participación oficial de la CGT-San Lorenzo) se concentraron frente a la entrada de la Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán, donde cortaron la ruta 11 por tres horas. Allí se rechazó en duros términos la política del gobierno nacional, desde los tarifazos, topes paritarios y pacto con el FMI, hasta el envío al Senado del proyecto de reforma y precarización laboral, además de reclamar una profundización de los planes de lucha y el cese de los despidos.

La medida de fuerza tuvo un alto impacto en el Cordón Industrial, con nula actividad en los puertos e industrias del complejo oleaginoso y petroquímicas. Sin administración pública, escuelas, bancos, transporte, expendio de combustible y sólo guardias mínimas en los centros de salud, la jornada se desarrolló con menos actividad que, incluso, un domingo o un feriado. El comercio también cerró sus puertas y recién por la tarde los negocios más pequeños abrieron, atendidos por sus dueños.

La única visibilización del huelga se dio frente a la Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán, uno de los íconos de la región que viene soportando una ola de despidos: desde las 10 se desarrolló una concentración y acto, que incluyó el corte total de la ruta 11 por un lapso de tres horas, aunque sin la participación oficial de la CGT-San Lorenzo, que prefirió sostener la modalidad decidida por la conducción nacional de la CGT de hacer un "paro dominguero".

En el acto estuvieron diferentes agrupaciones de la zona, como la Corriente Clasista Combativa (CCC) de Fray Luis Beltrán, referentes de Unidad Ciudadana, Mujeres Autoconvocadas, la dirigente Gabriela Echenique (Frente Social y Popular), Silvia Ríos (Partido Obrero de Beltrán) y Edgardo Quiroga, del sindicato municipal (Sitram) de San Lorenzo.

En ese marco, Quiroga sostuvo: "Es necesario que todas las organizaciones sindicales, más allá de las diferencias que tenemos, estemos juntas paralizando cada una de las fábricas, como también que el comercio se sume al paro de los trabajadores porque tienen su vida atada a nuestro destino".

"Tenemos propuestas: hay que dar un aumento salarial de 30 por ciento a todos los trabajadores, tanto públicos como privados, y hay que hacer lo que esta CGT de San Lorenzo ya venía proponiendo en la década del 90, que es la reducción de la jornada laboral sin reducir el salario, algo que parecía tan loco que los suizos terminan de aprobarlo el mes pasado", añadió.

Al respecto, Quiroga sostuvo que "eso hace que, automáticamente, haya 25 por ciento más de puestos de trabajo, porque en cada establecimiento fabril va a faltar un turno".

"Algunos dirán: «¿de dónde sacan la plata?» Es que el complejo oleaginoso viene cobrando un dólar de 29 pesos para exportar y paga en pesos, ha tenido una devaluación de nuestra moneda y, por lo tanto, de nuestro salario del 75 por ciento en los últimos meses. Miren si hay dinero suficiente en las manos de los grupos cerealeros para darle un 25 por ciento más de puestos de trabajo a la industria aceitera, al igual que en la química", indicó.

Asimismo, Quiroga advirtió: "Si no hay continuidad, le estaremos dando la razón a (el ministro de Trabajo, Jorge) Triaca de que este paro no sirve para nada. Sólo servirá si somos capaces de profundizar las medidas de fuerza". En tanto, Silvia Ríos (PO) llamó a los referentes sindicales de la región a "unirse y realizar un paro de 36 horas, como mínimo".

Impacto en Firmat

Paralelamente, el paro tuvo en la ciudad de Firmat una alta adhesión por parte de los trabajadores de la mayoría de los gremios.

Los colegios públicos y privados no tuvieron clases ya que Amsafé y Sadop adhirieron al paro e, inclusive, se movilizaron en Rosario. Muchas dependencias municipales estuvieron cerradas por decisión de Sitram Firmat y los bancos no abrieron.

Casi todas las fábricas metalúrgicas cerraron por la adhesión de la UOM, al igual que los trabajadores de Nestlé, con un acatamiento total. Y no hubo atención en la EPE ni en Aguas Santafesinas (Assa).

El Hospital General San Martín funcionó con guardias mínimas, ya que el personal está afiliado a ATE y UPCN, y los médicos de Amra y Siprus adhirieron al paro.

"El alto acatamiento refleja la situación real de una ciudad y un país que se encuentran sumergidos en el ajuste", destacaron en la Intersindical de Firmat.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario