Economía

De jardineros y artesanos

Nuestra economía se presta a debates de moda, dependiendo el tema estalló en las ultimas horas.

Domingo 22 de Julio de 2018

Nuestra economía se presta a debates de moda, dependiendo el tema estalló en las ultimas horas. Keynesianos y monetaristas cuando se discute inflación y gasto público, dolarizar la economía o no. La intervención del Estado y en qué medida. Somos cíclicos y nos cuesta el ejercicio de evolucionar, consensuar pilares básicos y pensar en un largo plazo como horizonte. Vivimos al día.

Un tema ahora es el "apretón monetario" (secar la plaza de pesos) que lleva adelante el BCRA, dando señales de haber domado temporalmente al dólar. La devaluación (+55%) es una sábana corta, que favorece unos sectores en detrimento de otros.

Pensar en el largo plazo implica una idea clara y de una conducta. El convencimiento de que estamos todos en el mismo barco y cuando naufraga, nos mojamos todos (aunque en la práctica no siempre se verifique). Asumir una conducta para diseñar un modelo de país y su política para lograrlo, respetar un patrón y evitar que las urgencias nos alejen de las definiciones importantes. Sin esa definición, somos una veleta como país y el oportunismo es la regla.

Discutir que el mundo se encaminó hacia la economía de mercado, es perder el tiempo. Un sistema que dividió el trabajo de propiedad privada y cada agente actuando en su propio interés satisface las necesidades de los demás, todos salieron ganando.

Según la escuela austríaca economía, el progreso económico resulta de la ampliación del ahorro, sumando bienes de capital y perfeccionando los métodos de producción. Ahora, estas condiciones de confiabilidad y la regla de juego clara y estable son el terreno fértil para quienes decidan invertir en procesos productivos. Sin estos pilares, no hay largo plazo alguno.

Por otro lado, el mejoramiento en el nivel de vida de los asalariados es la consecuencia lógica del proceso anterior. Los métodos alternativos (forzar una distribución de lo no generado) por muy populares y tentadores que sean a las promesas electorales, son inútiles y perjudican el bienestar de quienes supuestamente se quiere beneficiar.

Durante el siglo XX el sistema monetario (patrón oro) respaldó el circulante en función de la cantidad de oro en stock. Generó estabilidad hasta que los gobiernos en plena guerra necesitaron imprimir moneda para sostener el gasto bélico abriendo la canilla de la manipulación monetaria.

Se planteó el debate si las autoridades monetarias debían o no tener la libertad de escoger determinadas políticas de expansión monetaria discrecional o bien seguir ciertas reglas para justamente evitarlas.

Henry Simons se declaró en favor de limitar a la autoridad monetaria en la emisión de moneda evitando así los efectos sobre la economía real.

En la vereda de enfrente, John Maynard Keynes, quien en 1948 propone financiar déficits presupuestarios creando de medios fiduciarios. Concretamente combinar política monetaria y fiscal expandiendo la oferta de dinero cuando exista déficit fiscal y contracción de la oferta monetaria cuando se sobreviene un superávit.

Si bien es "ideal" que la autoridad monetaria sea independiente del poder político, la realidad es poco probable.

Siendo así la autoridad monetaria necesariamente se equivoca en intentar acertar su decisión, no por la incompetencia sino por la naturaleza propia del problema. La decisiones que tome serán distintas de las que hubiese adoptado la gente sin su intervención

A duras penas la autoridad monetaria podrá tomar algo del conocimiento y usarlo no para moldear los resultados en forma que lo hace un artesano al construir su obra sino como un jardinero que con su labor ayuda y colabora al crecimiento proporcionando lo mejor que puede hacer, brindar un entorno apropiado.

Los artesanos de la intervención, no ofrecieron hasta aquí resultados eficientes. Apostemos al modelo jardinero con un Estado menos asfixiante y que se esfuerce por generar el entorno y que la naturaleza de la libertad (económica) haga su trabajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario