POLICIALES

Condenan a dos integrantes del clan Caminos por ser parte de una asociación ilícita

Fidel y Caren Caminos, tío y prima de Alexis, aceptaron en un juicio abreviado integrar la gavilla que el hijo de "Pimpi" comandaba desde prisión

Miércoles 28 de Octubre de 2020

Dos familiares de Alexis Damián Caminos, uno de los hijos del asesinado ex barrabrava de Newell's Old Boys Roberto “Pimpi” Caminos, fueron condenados en el marco de un proceso abreviado por ser parte de la asociación ilícita que el joven comandaba desde la cárcel de Coronda y que a balazos se dedicaba a la usurpación de viviendas y el narcomenudeo. Se trata de su tío, Fidel Antonio Caminos, de 55 años, quien aceptó una pena de 3 años de prisión de ejecución condicional; y la hija de éste, Caren Micaela Caminos, de 25 años, que recibió una sentencia a 5 años de cárcel.

La fiscal Viviana O'Connel, de la Unidad de Investigación y Juicio, les atribuyó a Caren y a su padre Fidel formar parte junto a otras personas de una asociación ilícita con permanencia en el tiempo destinada a cometer delitos indeterminados contra la propiedad, la libertad y la integridad física de las personas.

>> Leer más: Fuerzas federales y provinciales coparon el barrio Municipal en busca de armas

En ese marco, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación sostuvo que a partir de conflictos y usurpaciones sistemáticas que se suscitaron en el barrio Municipal de la zona sur de la ciudad hubo heridos de arma de fuego y homicidios producto de la rivalidad extrema entra dos bandas por el control del territorio: una liderada por Alexis Caminos que actualmente tiene 24 años y está detenido en la cárcel de Piñero en cumplimiento de una condena por un crimen que cometió cuando era menor de edad, a quien secundaba el asesinado Ariel “Tubi” Segovia; y la otra por René “Brujo” Ungaro en sociedad con los hermanos Funes.

El proceso abreviado fue homologado por la jueza Hebe Marcogliese y sostiene que el modus operandi de la asociación ilícita se repitió a lo largo de varios años y fue reflejado en las denuncias y testimonios de las víctimas, de los que surge que “mediante el uso de medios violentos como golpes, utilización de armas de fuego e incendios se obligaba a salir de las viviendas a sus ocupantes mientras se apropiaban de las pertenencias de las mismas y ocupaban las casas para sí mismos o para distintos miembros de la asociación o bien para alquilarlas o comercializarlas”.

Asimismo, la fiscal O'Connel manifestó que “el líder o cabeza de la organización es Alexis Caminos mientras que una segunda línea está compuesta por (el ahora condenado) Fidel Caminos y otras personas quienes se ocupaban de amedrentar a testigos”. Fidel también fue señalado como “intermediario entre Alexis y vecinos que pretendían resistir el liderazgo del mismo”. En tanto, Caren Caminos “junto a su pareja y su hermana usurpaban viviendas para la comercialización de estupefacientes bajo la cobertura del clan denominado como su propio apellido”, dijo la fiscal.

Además, a la joven le atribuyeron un hecho ocurrido el 7 de mayo de 2018 cuando en compañía de su pareja, Matías “Japo” Rodríguez, llegó hasta una vivienda de Polonia al 100 bis de Villa Gobernador Gálvez a la que pretendieron ingresar y como la dueña no se los permitió la amenazaron para que se vaya, logrando su cometido. Por ello Caren fue acusada por amenazas coactivas por compeler a la dueña de la finca a hacer abandono de su residencia habitual en grado de coautora y en grado consumado.

>> Leer más: Alexis Caminos recibió su primera condena penal

En mayo de 2018 Alan Funes contó en una declaración que hizo para asegurar su testimonio tras los crímenes de sus hermanos Jonatan y Ulises, que la bronca con Alexis Caminos empezó cuando quisieron reclutarlos como ♫isoldaditos♫r e intentaron usurpar su casa, lo que derivó en una denuncia por parte de su madre, Mariela Miranda.

Tras la presentación de la mujer ante la Fiscalía, las huestes de Caminos la asesinaron frente a su casa de barrio Tablada en marzo de 2016, hecho por el cual Alexis fue imputado junto a otros miembros de su banda. Desde entonces la saga de homicidios, hechos violentos, tiroteos y usurpaciones no se detuvo. Y todo explotó cuando en una supuesta venganza por el crimen de Miranda asesinaron a Leonel Sánchez, el 18 de mayo de 2016, amigo íntimo de Alexis.

Pero la pelea entre las bandas de los Funes y los Caminos se extendió más allá de sus integrantes y según confiaron las víctimas de sus tropelías en las denuncias que fueron presentando, el medio para usurpar las viviendas era siempre el mismo: golpes, uso de armas de fuego y hasta incendios para obligarlos a dejar las casas. Una violencia que habilitaba la comisión de todo tipo de delito para mantener la hegemonía del territorio.

La investigación de la fiscal Viviana O'Connel se tradujo en intervenciones telefónicas, trabajos de inteligencia en el barrio, testimonios de víctimas de identidad reservada y otros elementos que fueron acumulando evidencia para llegar a inculpar a Alexis Caminos como líder de la banda y la persona que daba las órdenes a sus segundas líneas que, a su vez, mandaban a ejecutar los hechos a una tercera línea.

>> Leer más: La condenan a cinco años de prisión por integrar el clan de la familia Caminos

El 25 de Octubre de 2018 una intervención en el barrio Municipal de la zona sudeste, con más de 90 allanamientos en la zona de Grandoli, Lamadrid, Alice y Gutierrez desarmó parte del engranaje de la banda de Caminos. Entonces 750 agentes de Gendarmería Nacional, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la policía de Santa Fe demoraron a unas 40 personas de las cuales 23 quedaron imputadas de pertenecer a la asociación ilícita: a 13 de ellos el juez José Luis Suárez les dictó la prisión preventiva en una audiencia realizada días más tarde mientras los otros diez siguieron el proceso en libertad.

Durante los allanamientos se incautaron unos 4 kilos de drogas, tres pistolas calibre 9 milímetros marca Browning, 850 balas de ese mismo calibre contenidas en 17 cajas, una escopeta Itaka, dos cajas de cartuchos de Itaka, un elemento semejante a una picana, aparatos de comunicación de uso policial y una bolsa con celulares.

Entre los apresados en aquella oportunidad estaban los ahora condenados Fidel Caminos y su hija Caren; además de Mariela Urraco, sobrina del ex líder de la barra de Newell's, quien en junio de 2019 también aceptó en un juicio abreviado ser parte de la banda y fue penada con 5 años de prisión efectiva; y una mujer acusada de participar del asesinato de Cristian Javier Reynoso, un hombre vinculado a la banda de Los Monos que en abril de 2017 fue acribillado en la puerta de su casa, delante de su mujer y su hijo de 8 años, que terminó herido por un balazo en una pierna.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario