Campo

La región Pampeana y la Norte, las más favorecidas en 2018

El informe indica que en un contexto con exportaciones que no crecen y dólar bajo se ven beneficiadas por una menor carga fiscal

Sábado 23 de Diciembre de 2017

Las provincias del Norte del país y de la región Pampeana tienen mejores perspectivas económicas para 2018, mientras que Tierra del Fuego continuará en terreno negativo por su política industrial y problemas fiscales.

"Las provincias pampeanas, que son las de mayor peso, tienen una ventaja relativa por el lado exportador debido a la quita de las retenciones y restricciones para vender al exterior", señaló Jorge Day, economista senior del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral).

En ese sentido, aclaró que "las exportaciones no están creciendo y el dólar no rinde pero al menos estas provincias pagan menos impuestos en retenciones, ventaja que se va diluyendo en el tiempo por el dólar más barato, pero es una ventaja relativa".

Asimismo, indicó que tendrán buena perspectiva "las provincias muy dependientes de los fondos nacionales, las del Norte, porque el pronóstico es que habrá mas transferencia de fondos a las provincias".

De acuerdo con estimaciones del Ieral-Fundación Mediterránea, las provincias recibirán más fondos nacionales, lo cual tiende a beneficiar más a las economías con mayor dependencia de las transferencias y también favorecerá a Buenos Aires, "la gran beneficiada del acuerdo fiscal".

La meta de reducir las alícuotas del principal impuesto provincial, ingresos brutos, puede disminuir inicialmente los ingresos propios pero no influirá tanto en provincias económicamente pequeñas puesto que dependen más de los fondos nacionales.

En cambio, Day observó que "las economías regionales del oeste, productoras de frutas y vinos, siguen complicadas porque son muy intensivas en mano de obra que, a su vez, es muy costosa en dólares".

"Otras provincias dependen de un gran producto como las petroleras y mineras; en el caso del petróleo, el precio va aumentando levemente y siguen con el alto costo laboral", agregó.

Hay provincias que pueden mejorar "muy levemente: como Neuquén por las inversiones en gas, una zona con un potencial espectacular pero con problema de costos", sostuvo.

Los pronósticos apuntan a una mejora leve en el precio internacional del petróleo (lejos de los niveles récord observados años atrás), pero se reduciría el subsidio que perciben las petroleras, al cobrar un precio interno mayor.

"La brecha entre ambos precios iría disminuyendo en el tiempo, por ende, sabiendo de su gran potencial, no se espera un boom de actividad de esa zona, pero sí un mayor impulso por proyectos gasíferos", indicó la Ieral.

En tanto, "Tierra del Fuego es la que está más complicada porque su industria es muy sustitutiva de importaciones y en este momento están tratando de abrir el comercio, además de tener problemas fiscales".

De acuerdo con el estudio sobre la distribución del crecimiento región por región, en 2017 la mayor expansión del nivel de actividad económica se registró en el NOA, con algunas provincias creciendo entre 8 y 9% interanual.

Con poca diferencia, el NEA ocupó el segundo lugar, a pesar del estancamiento de Formosa (0,5%).

La región Pampeana fue la siguiente del ranking, aunque hubo bastante diferencia entre la performance de Córdoba (6,7%) y La Pampa (1,9%).

Luego, con un comportamiento más homogéneo, se ubicó Cuyo, y fue la Patagonia la zona en la que la reactivación se notó menos, con Neuquén en un guarismo aceptable (4,8%), pero sin que Tierra del Fuego pudiera salir del terreno negativo (-2,1%).

La carga fiscal. Según detalló el informe de Ieral, en 2017, el impacto fiscal fue significativo, en especial en las provincias por fuera de la región Pampeana, más dependientes de las transferencias de recursos desde la Nación.

Sin embargo, este factor no pudo ser aprovechado por aquellas provincias con crisis fiscales irresueltas, como Santa Cruz.

En cuanto al empleo privado, el relevamiento indicó que "se recupera en forma débil, aunque la tendencia es ascendente, mientras que el consumo y, particularmente, el crédito comenzaron a repercutir en forma positiva".

En 2018, aunque la política fiscal a nivel nacional se tornará menos expansiva, habrá más recursos en términos reales para Buenos Aires y para aquellas provincias con menor ponderación de ingresos propios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario