la_region
Viernes 14 de Julio de 2017

Acebal se movilizó en defensa de la industria del calzado y reclamó el auxilio oficial

La caída de las ventas y las importaciones redujeron la producción a menos de la mitad. El sector representa casi el 60 por ciento de la actividad del pueblo

En la plaza frente a la Comuna de Acebal se realizó ayer una movilización de la que participaron empresarios y trabajadores de la industria del calzado, quienes denunciaron la caída de las ventas por la baja en el consumo y por las importaciones. Los manifestantes detallaron la aguda crisis del sector, que ya provocó el cierre de dos empresas, y reclamaron a los gobiernos nacional y provincial la asistencia para conservar las fuentes de trabajo y paliar la preocupante situación social que acarrea la crisis del sector.

En Acebal, una localidad ubicada 45 kilómetros al sur de Rosario y de unos 6.000 habitantes, más de la mitad de la población activa trabaja en alrededor de 35 empresas que fabrican calzado. Existe, además, un amplio número de talleres familiares que realizan actividades relacionadas, como lo son el aparado del calzado (coser las piezas de un zapato antes de poner la suela) y la reparación de máquinas para la industria.

El jefe comunal de Acebal, Daniel Siliano, cuyo abuelo fue el primer fabricante de calzado del pueblo, indicó en diálogo con LaCapital que "esta movida comenzó con una iniciativa de los fabricantes que se reunieron para analizar la situación, después de participar de la exposición del sector realizada en Córdoba donde no se hicieron ventas y el hecho de que los viajantes estaban viniendo sin nuevas ventas".

Señaló que "si bien los fabricantes veían la baja del rubro, tomaron la iniciativa con un objetivo principal que es sostener las fuentes laborales, y para eso visibilizar la situación, donde nosotros desde la Comuna estamos acompañando y dictamos por una ordenanza la emergencia económica del rubro".

En lo que van del año han cerrado las fábricas Pirri y La Huella, pero además hubo despidos, reducción de horarios y los contratos de trabajo no se renuevan. "Esto lo advertimos hace un año atrás cuando lo invitamos al ministro de la Producción Luis Contigiani para decirle lo que estaba comenzando a ocurrir y dónde iba a terminar", recordó.

"Fíjense que un año después cómo están los fabricantes, que tienen armada una estructura para una producción que ahora está en el 50 por ciento o menos, ¿qué hacen con la gente registrada? no la pueden sostener, por eso se está pidiendo una acompañamiento de provincia y Nación con algún tipo de subsidio", afirmó Siliano.

En ese sentido, aclaró que "el crédito no es la solución porque como no hay ventas, no lo podrían pagar, y eso abarca a todos: a los talleres de aparados, a las fábricas de cajas, viajantes, modelistas, comisionistas, la fábrica de la maquinaria, está todo acá, es un 60 por ciento del pueblo". Actualmente, "tenemos 35 fábricas peleándola, pero algunas tienen que estar sacando gente", apuntó.

No obstante, la movilización dio un primer resultado: el lunes habrá una reunión en la sede de Rosario de la Cámara del Calzado donde participarán el diputado nacional de Cambiemos José Núñez, funcionarios del Ministerio de la Producción, el sindicato y los fabricantes".

Entre las alternativas de auxilio al sector algunas fábricas se han anotado en el plan Repro Express del Estado nacional pero aún no ha llegado nada, mientras que a nivel provincial varias empresas iniciaron el procedimiento de crisis que les da un auxilio impositivo.

Siliano insistió en que "esto lo habíamos anticipado hace un año, pero como presidente comunal estoy orgulloso de la iniciativa que han tenido los fabricantes", a la vez que alertó que "esto es más profundo y algunas de las políticas económicas se van a tener que cambiar porque estamos ante una baja de consumo, lo cual está acompañado por contrabando e importación". También advirtió sobre el riesgo de corte de la cadena de pagos ya que "los comerciantes no están vendiendo al público y hay cheques que no van a poder cancelar".

Por otra parte, las suspensiones y cesantías que son ya habituales representan "una preocupación por dar contención a trabajadores desocupados, una situación que no es ajena al aspecto económico del país", aseguró, y planteó que "vienen todos a la Comuna, nos dedicamos día a día a hablar con la gente, contener y escuchar una persona que sufre, que no le alcanza para la comida, que no tiene donde vivir".

Siliani recordó que "esta situación hace tres años atrás no la vivíamos en la Comuna, pero se va profundizando y es más difícil de llevar adelante, por eso necesitamos que el gobierno provincial y nacional nos acompañen con distintos programas sociales para ir resistiendo, esperanzados en que cambie la situación en algún momento".

Un pueblo unido

Uno de los fabricantes que se movilizaron ayer aseguró que "hemos perdido a nivel nacional 5.600 puestos de trabajo. Estamos a nivel nacional haciendo gestiones y se cursaron reclamos a los ministerios de Trabajo, Economía y la Producción. Acá los trabajadores y empresarios estamos en la misma, defendiendo las fuentes de trabajo. Acá el capital y el trabajo están juntos".

El productor de calzados Hugo Saldari indicó en declaraciones a radio La Ocho que "acá hay 35 fábricas de zapatos que le dan trabajo a más de 300 familias. Acebal hace 80 años que produce zapatos y es la primera vez que todos los zapateros estamos unidos porque tenemos la misma problemática: a todos nos han bajado estrepitosamente las ventas. No hay consumo, más allá de que nos afecta la importación y el contrabando. Nuestros vendedores han vendido el 10 ó el 15 por ciento de lo que vendimos en temporadas anteriores".

Saldari acotó que el incremento de las importaciones "resta mucho a nuestra industria. En Acebal hay trabajadores registrados, pero además talleres satélites, costureros a mano, fábrica de cajas, fábricas de cartón, los comisionistas. Hay más de un 50 por ciento del pueblo que depende de esto".

Asimismo Saldari señaló: "Tratamos de no politizar la movida porque cada uno tiene su idea política, pero si no hay una rectificación del rumbo económico, si no hay consumo, no hay trabajo, no hay ventas, no hay nada. El trabajo dignifica".

Acerca de cuáles podrían ser las soluciones para paliar la crisis del sector comentó que "el diputado José Núñez, de Cambiemos, nos dijo que habría un subsidio que sería de 5.000 pesos por cada empleado sin trabajo. El lunes nos reuniremos con la Cámara del Calzado y el gremio para ver si el gobierno de Santa Fe nos puede ayudar. Pero necesitamos más ventas".

Daniel Siliano, presidente comunal.

Comentarios