Información Gral
Martes 08 de Noviembre de 2016

La Iglesia pidió que el gobierno declare la emergencia en adicciones

En un documento, dice que el narcotráfico tiene sus "gerentes y ceos para el negocio", y sus propios "circuitos financieros".

La Iglesia pidió ayer que el Estado declare la emergencia nacional en adicciones, ante el fuerte avance del consumo de drogas y del narcotráfico.

"La respuesta sigue siendo insuficiente. Hay que poner el ojo en tantos chicos que podrían no caer en la droga con un trabajo inteligente del Estado y de la sociedad civil", advirtió el padre Pepe Di Paola, al presentar un documento de la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia del Episcopado.

Rodeado de sacerdotes y laicos que trabajan en la prevención y recuperación de adictos en todo el país, el padre Pepe describió "una situación desesperante" y reclamó: "¡Ni un pibe menos por la droga! ¡tenemos que ponernos a trabajar!". Basó su diagnostico en el trabajo de campo que la Iglesia realiza en las distintas diócesis del país y llamó a "ponerse la patria al hombro", como expresó recientemente el Papa Francisco.

Texto. El documento fue presentado al mediodía en la Casa Domingo Savio, un centro de recuperación de jóvenes que la Iglesia atiende en Ramos Mejía, partido de La Matanza. Recuerda que hay un millón de jóvenes que no estudia ni trabaja y denuncia que frente al avance del narcotráfico "la respuesta que se sigue dando tiene un enfoque acentuado en la atención represiva".

"Basta comparar el presupuesto que se le asigna al Ministerio de Seguridad con los recursos del Sedronar", ejemplificó el organismo de la Iglesia. Hace unos años, durante el gobierno kirchnerista, la Iglesia había denunciado el vaciamiento del Sedronar.

"No alcanza con perseguir al narcotráfico, hay que cuidar a los pibes. Si no les ofrecemos oportunidades jóvenes para crecer, las políticas públicas van a ser vulnerables", advirtieron los sacerdotes que trabajan en la asistencia y recuperación de adictos.

"Sería bueno poner la atención en los circuitos financieros que hacen posible el narcotráfico", advirtieron. Y añadieron que los circuitos de la droga tienen "gerentes y ceos, saben mucho de comunicaciones políticas, hacen lobby y buscan leyes favorables a sus negocios".

El documento presentado por el padre Pepe denunció la situación dramática de niños y jóvenes que padecen epilepsia refractaria y que encuentran en un paliativo de cannabis. "Corresponde al Estado proveerla gratuitamente", advirtió. Y aclaró que "no estamos de acuerdo con las políticas liberales que reclaman el derecho a cultivar y consumir drogas".

Los miembros de la comisión relataron que la situación en el interior del país es muy preocupante, que se agrava por la ausencia de profesionales de la salud que están obligados a recorrer "cientos de kilómetros".

Los curas y laicos recordaron especialmente al cura Juan Viroche, hallado muerto en su parroquia en Tucumán, quien "enfrentó con valentía las mafias que manejan el narcotráfico", como advirtió la semana pasada la Comisión Nacional de Justicia y Paz, otro organismo del Episcopado.

El fuerte pronunciamiento se conoce pocos días después de que veinte universidades nacionales, reunidas en el Observatorio de Prevención del Narcotráfico (Oprenar) alertaran sobre el avance del tráfico de drogas en el país y llamara a "evitar que el narcotráfico se convierta en el primer empleador de la Argentina".

Hoy, incluso, comenzará la asamblea plenaria del Episcopado, que se extenderá durante una semana en Pilar y donde se analizarán temas de actualidad.

Comentarios