La ciudad
Martes 13 de Junio de 2017

Revocan condena a una joven por la muerte de su bebé

La Cámara en acuerdo con la fiscalía revirtieron una pena de 9 años de prisión contra Yamila S. por el delito de abandono de persona seguida de muerte

Durante cinco años, Yamila S. estuvo acusada de la muerte de su bebé. En 2012 tuvo un parto en avalancha en el baño de su casa y en 2016 la condenaron a nueve años de prisión por el delito de abandono de persona seguido de muerte. La jueza a cargo de la causa entendió que el bebé había llegado a respirar y que la joven no hizo nada para socorrerlo. Yamila, que tenía 19 años y un embarazo de 39 semanas que había ocultado de su familia, siempre mantuvo la misma versión: que se descompuso, que expulsó al bebé dentro de la placenta, que la rompió con sus manos, que el bebé estaba muerto y que, antes de desvanecerse, lo puso dentro de una bolsa. El fallo fue apelado y el viernes pasado, tras un acuerdo entre las partes, la Cámara penal revocó la condena al entender que no había certeza de que el delito por el que Yamila fue condenada haya existido.

Cuestión de género

El caso de Yamila puso en agenda un reclamo que se repite: el de la necesidad de que la Justicia obre desde una perspectiva de género y no desde un paradigma estigmatizador. Y es que durante los más de cinco años que pasaron desde el parto de Yamila hasta el viernes pasado, cuando la Cámara entendió que no había pruebas suficientes para condenarla, la versión de la joven sobre lo que ocurrió la madrugada del 10 de marzo de 2012 no fue tenida en cuenta.

Yamila tenía 19 años, una hija de un año y un embarazo de 39 semanas que había ocultado de su familia. Según el testimonio que la joven repitió en todas las instancias judiciales de la causa que se seguía en su contra, esa madrugada se despertó y fue al baño porque estaba descompuesta. Vomitó, tuvo contracciones y, sentada en el inodoro, su cuerpo expulsó la plancenta con el niño que gestaba adentro. Con las manos rompió el tejido y vio al bebé muerto.

Lo que vivió Yamila lleva el nombre de "parto en avalancha", y si no tiene una correcta atención médica puede llevar a la muerte de la madre. Por eso, la chica se descompensó. Sus padres la encontraron la mañana siguiente en el baño y después de haber perdido mucha sangre. Según su relato, antes de eso había puesto al bebé sin vida en una bolsa que luego su mamá encontró en el lavarropas.

El proceso judicial

Después de esa situación traumática, comenzó otra, judicial e inquisitiva. Un perito aseguró que el bebé llegó a respirar antes de morir. Yamila fue a la cárcel y la acusaron del delito de tentativa de homicidio. Al tiempo fue liberada después de que el entonces juez de Instrucción Nº 9, Javier Beltramone, entendiera que no había delito. Pero la resolución fue apelada y en 2015 la magistrada Delia Paleari, a cargo del juzgado de Instrucción Nº 8, la procesó por abandono de persona seguido de muerte agravado por el vínculo y le impuso la prisión domiciliaria.

Posiciones encontradas

En 2016, la fiscal Magdalena Mazzini pidió que fuera condenada a 18 años de prisión. En septiembre, la jueza Marisol Usandizaga la condenó a nueve en un fallo que fue muy criticado por sus argumentaciones y fue apelado. El viernes pasado la Cámara penal hizo lugar a un acuerdo entre la Fiscalía y la defensa que revocaba la condena impuesta a Yamila. Es que, después de que la defensa apelara, la fiscal Cristina Herrera tomó la causa y entendió que, a pesar de la pericia que decía que el bebé había respirado no había elementos que pudieran dar cuenta de la sobrevida que había tenido ese niño, como sostenía la defensa.

Los magistrados Bibiana Alonso, Carina Lurati y Alfredo Ivaldi Artacho revisaron el acuerdo y absolvieron a la joven.

Comentarios