La ciudad
Miércoles 24 de Mayo de 2017

Los colegios privados con aporte estatal sólo pueden cobrar de 851 a 3.829 pesos

Son los topes según porcentaje de subsidio y actividades extra que ofrecen. Los padres, con dudas, consultan "muchísimo" en Sadop

A partir del último incremento salarial retroactivo a marzo logrado por los docentes santafesinos, las escuelas privadas que reciben subsidio estatal sufrieron modificaciones en las cuotas máximas que pueden cobrar a sus alumnos. Tomando como base el sueldo nominal de un maestro de grado con antigüedad inicial más el incentivo docente, equivalente a 17.019,47 pesos, los colegios con aportes del Estado podrán establecer aranceles que van desde 851 pesos hasta 3.829, un 21 por ciento más que hace un año. Como siempre, los establecimientos no subsidiados (en Rosario, menos del 10 por ciento del total) no tienen topes en sus cuotas. De padres preocupados por cuánto podrán cobrarles a sus hijos, en Sadop por estos días se reciben "muchísimas consultas", pero "irregularidades constatadas por el Ministerio de Educación hay menos", afirmó ayer el secretario general del gremio local, Martín Lucero.

Justamente por eso el dirigente pidió a los padres estar atentos a la grilla de cuotas máximas permitidas desde marzo , a las que se puede acceder a través del Portal de Educación del sitio www.santafe.gov.ar (link Educación Pública de Gestión Privada).

cuotas2017.jpg

De hecho, Lucero recordó que la enorme mayoría —cerca del 80 por ciento— de los colegios particulares que funcionan en la ciudad reciben aportes estatales de entre el 100 y el 80 por ciento.

Para los primeros, la cuota que pagan los alumnos es sólo voluntaria y representa el 5 por ciento del salario docente inicial: 851 pesos.

Para los que tienen un subsidio del 80 por ciento, el porcentaje sube al 9 sobre el sueldo del maestro y los aranceles máximos van aumentando de a un 10 por ciento según la cantidad de "módulos extracurriculares" que ofrece la escuela: desde 1.532 pesos (por una materia extraprogramática) hasta 2.298 (por cinco o más).

Y así ocurre con cada franja de aporte estatal (66 por ciento, 60 por ciento y 40 por ciento). En el último de esos segmentos, según las diversas ofertas extracurriculares, la cuota máxima arranca de 2.553 pesos y llega a 3.829.

Aun así, una salvedad importante es que se trata de topes o cuotas máximas a las que muchos colegios ni siquiera intentan llegar, especialmente cuando su perfil institucional no ostenta un "sesgo empresario".

Por arriba de esos topes quedan, obviamente, los aranceles de aquellos establecimientos privados que no reciben subsidios de la provincia y que en Rosario no llegan al 10 por ciento del total.

"Se sabe que en Santa Fe la educación privada desempeña un rol social muy importante y es bastante popular, a diferencia de lo que ocurre en Ciudad de Buenos Aires", por ejemplo, donde tiene un sesgo "mucho más elitista", señaló Lucero.

Aun así, las consultas de padres preocupados por constatar que los aranceles que les cobran sean los adecuados arrecian en el Sadop. "Hay muchísimas", reconoció el gremialista, pero esas dudas no siempre se reflejan en "irregularidades" constatadas por Educación.

Aun así, por estos días el dirigente lanzó una campaña por las redes sociales en las que se encargó, aparte de precisar cada arancel máximo según las categorías, de dejar en claro que los colegios privados no pueden cobrar más de diez cuotas al año y, como inscripción, un monto equivalente a dos meses.

Con todo, las épocas de crisis impactan sobre los colegios privados sobre todo por la "morosidad" en la cancelación de las cuotas y en algunos casos resienten el llamado "pago voluntario" al que aspiran los establecimientos privados con un 100 por ciento de aporte estatal.

"Si una familia manda a sus hijos a una escuela privada por compartir determinado ideario institucional, está bueno que eso también se refleje en el pago voluntario de la cuota mínima", dijo el secretario adjunto de Sadop Rosario, José Luis Aizza.

Pero no siempre es fácil reunir esos 851 pesos. Por eso, por ejemplo, algunas escuelas católicas que reciben a alumnos de sectores sociales humildes suelen echar mano a "herramientas" que les acerca el propio Arzobispado "para que no se desfinancien", dijo el dirigente.

Estrés docente: ¿mito o una realidad que afecta a muchos?

La primera etapa de una investigación inédita en el país sobre la problemática del "malestar docente", realizada en conjunto por el gremio de los maestros de escuelas privadas, Sadop, y la carrera de Medicina del Trabajo de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), se presentará hoy, a las 10, en la sede del Instituto 4.087 del sindicato, Montevideo 1567.

El pormenorizado estudio, bajo el elocuente título de "Estrés docente: ¿mito o realidad?", representa el tramo inicial del proyecto "Trabajo docente y fatiga".

La investigación, que consta de tres etapas y abarca una muestra significativa de la población docente que trabaja en diferentes colegios privados de Rosario, apunta a "establecer los niveles de estrés y fatiga confrontados con las exigencias de carácter psicosocial que enfrentan los docentes privados".

Por medio del relevamiento, el gremio que los nuclea, Sadop procura "aportar a una discusión sobre cómo se ordenan los tiempos de trabajo y descanso en la docencia de toda la provincia".

Comentarios