Economía
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Pymes industriales: la meta de crecer en I+D

El año pasado un 18% de firmas de este sector realizó actividades de innovación y desarrollo. Hay poca vinculación con organismos técnicos .

Si es que la economía industrial argentina iniciará un camino sostenible de incremento continuo de la productividad en los próximos años, entonces será necesario que la política pública atienda muy especialmente el desarrollo de las actividades privadas de inversión en innovación y desarrollo de las empresas.

En este esfuerzo de la política pública por incentivar una mayor inversión privada en innovación y desarrollo, es muy importante no centrar las acciones únicamente en las grandes empresas, sino también en el heterogéneo mundo de las pymes, que genera la mitad de la producción argentina y más del 70% del empleo. Esta es la evaluación a la que llegó el último informe de la Fundación Observatorio Pyme, relevamiento en el que también se plantea qué hacer al respecto: ¿cuál es la situación actual de las pyme industriales argentinas en lo que se refiere a sus actividades de innovación orientadas a la modernización de la empresa y la competitividad?

Hoy un 32% de las pyme industriales realiza alguna actividad de innovación que comprende tanto los gastos en I+D, como la adquisición de maquinaria, hardware y software, transferencia de tecnología y actividades de ingeniería y diseño industrial, capacitación y consultoría. En más de la mitad de ellas, las actividades de innovación se realizan con un equipo interno que ocupa 5 personas, representando 17.000 puestos de

trabajo, es decir, algo así como el 2% del total de los ocupados en las industrias pequeñas y medianas.

Además, la inversión en innovación representa entre el 4 y 5% de las ventas de las que realizan actividades. Como era de esperar, las empresas innovativas acreditan mayores niveles de productividad y proporción de exportadoras que las que no realizan estas actividades, señala el informe.


Crecer en número


Sin embargo, es importante hacer notar que en el mundo de las pymes el verdadero desafío de los próximos años no será que las firmas que ya están invirtiendo en innovación incrementen su actividad aumentando la planta del equipo interno y la proporción de las ventas dedicadas a esta tarea. El verdadero desafío será aumentar la proporción de empresas que realizan actividades de innovación, para alcanzar al menos el 50% en el lapso de un quinquenio, proporción razonable para un país con un nivel de PBI per cápita como Argentina, aseguran desde la Fundación Observatorio Pyme.

Actualmente en el 80% de las pymes industriales que realizan actividades de innovación, las mismas están lideradas y ejecutadas por sus propios dueños y sólo en el 30% de los casos interviene un especialista/consultor externo. La mayor profesionalización y difusión de la gestión de innovación en las pymes requeriría una mayor involucramiento de profesionales externos, justamente porque la escasez de recursos no es compatible con incorporaciones a tiempo pleno e indeterminado de profesionales de la innovación.

"Es por esta razón que entre los principales desafíos actuales de la política pública a favor de la innovación se encuentra la necesidad de promover y favorecer una mayor vinculación de las pymes con las instituciones y organismos públicos y privados en condiciones de brindar asistencia técnica a estas empresas. Así, se aprovecharían al máximo los espacios que brinda la legislación vigente en el país, que en algunos casos dispone de grandes incentivos para esta vinculación, como en el caso de la vinculación de las empresas con los investigadores del Conicet, actualmente desaprovechada", advirtieron.

En efecto, sólo el 1% de las pyme industriales argentinas está vinculada con el Conicet. La institución con la cual se vinculan más frecuentemente estas industrias es el Inti, sin embargo lo hace sólo el 18%.


¿Qué se entiende por innovación?


De acuerdo al Manual de Oslo, una innovación es la implementación de un producto, proceso, método de comercialización o de organización, nuevo o significativamente mejorado. Las actividades de innovación reúnen todas las etapas científicas, tecnológicas, organizacionales, financieras y comerciales que conducen a la implementación de innovaciones (o al menos eso intentan).

La inversión en I+D+i (Investigación, desarrollo e innovación) es, en los países más desarrollados o bien de reciente y rápido desarrollo como Corea del Sur, una tarea que se lleva adelante coordinadamente entre el sector público y el sector privado. En particular, la inversión en I+D alcanza entre el 2% y el 4% del PIB de cada uno de estos países.

En Argentina, ese porcentaje de gasto total en I+D alcanza es menor al 1%. Es entonces más que necesario aunar intenciones y esfuerzos para promover la innovación y tecnificación productiva, a fin de contribuir con un mayor nivel de desarrollo económico.

En lo que refiere a las pyme industriales, incurren en un 4% de sus ventas como gasto en I+D+i, sin diferencias significativas al estratificar el segmento. Asimismo, las empresas más innovativas son también las más productivas, las más exportadoras, con mayor acceso al crédito y de sectores más profesionalizados en su gestión interna.

Según el relevamiento de la Fundación Observatorio Pyme, durante 2015, el 16% de las pymes industriales argentinas realizó actividades de I+D y estimativamente un 18% en 2016. En las actividades de innovación vinculadas a adquisición de maquinaria, hardware o software, un 22% en ambos años; transferencia tecnológica 4-5% respectivamente, e ingeniería y/o consultoría, 18% en 2015 y 21% en 2016.

Las firmas más innovativas _en términos de cantidad de actividades de innovación realizadas son aquellas que operan en sectores de actividad más dinámicos, con mayor proporción de firmas exportadoras, relativamente más productivos y con niveles de desarrollo organizativo interno (profesionalización de la gestión) más elevados. Se trata por ejemplo de las pymes de sustancias y productos químicos y aparatos eléctricos, electrónicos e instrumentos de precisión.

Así también, se corrobora que una mayor productividad y una mayor proporción de firmas exportadoras están asociadas con un número mayor de actividades de investigación y desarrollo y de innovación llevadas a cabo.

Por último, también puede caracterizarse a las pymes manufactureras argentinas cruzando el acceso a financiamiento con la cantidad de actividades de innovación realizadas. Se observa que aquellas pyme industriales que han accedido a financiamiento bancario (distinto de descubierto en cuenta corriente y leasing), presenta una proporción de firmas que realizan al menos 1 actividad de I+D+i ("innovativas") muy superior a la observada entre las empresas que solicitaron pero no pudieron acceder o bien, que ni siquiera se han acercado a buscar financiamiento.

El relevamiento da cuenta de que los mayores esfuerzos financieros son realizados por las pymes menos productivas (5.4% de las ventas del cuartil menos productivo vs. 3,7% de las ventas de las empresas más productivas). Este resultado es esperable dado que las firmas menos productivas tienen un recorrido mayor que realizar para alcanzar niveles más convenientes de I+D+i (como los que pueden presentar las empresas más productivas, mejor posicionadas y más desarrolladas).

A fin de observar no sólo la foto del gasto en I+D+i sino también las expectativas empresarias, los datos relevados durante 2016 indican que el 35% de los industriales pymes que llevó a cabo actividades innovativas (incluido I+D) prevén aumentos futuros en el gasto en innovación, mientras que un 55% prevé mantenerlo, se destaca.


Reflexiones


La inversión en I+D+i es, en los países más desarrollados o bien de reciente y rápido desarrollo como Corea del Sur, una tarea que se lleva adelante coordinadamente entre el sector público y el sector privado, alcanzando entre el 2% y el 4% del PIB de cada uno de estos países (I+D). En Argentina, ese porcentaje de gasto total en investigación y desarrollo alcanza aproximadamente el 0.6%. "Es entonces más que necesario aunar intenciones y esfuerzos para promover la innovación y tecnificación productiva, a fin de contribuir con un mayor nivel de desarrollo económico", se destacó.

Comentarios