Elecciones 2019

Una montaña rusa de emociones en el búnker local del peronismo

Algunos datos oficiales alrededor de las 21, pusieron un freno de mano, pero tras las palabras de Cleri hubo un festejo masivo y desbordante.

Lunes 28 de Octubre de 2019

La multitud que se acercó a acompañar la espera de los resultados provisorios en el Frente de Todos en el Centro Cultural Atlas atravesó una montaña rusa de emociones. Del envión anímico que arrimaron el antecedente de las elecciones primarias y los primeros indicios del conteo, transitó a través de un túnel de tensión e incertidumbre cuando, alrededor de las 21, los datos oficiales exhibían una diferencia menor a la imaginada (en ese momento menor de 8 puntos).

Esa gran cantidad de personas que se dieron cita en Mitre, entre Santa Fe y San Lorenzo, regresó a una euforia desbordante luego de las palabras de Marcos Cleri que, a las 21.45, marcaron con claridad el triunfo a nivel nacional, advirtieron de la paridad en el escenario provincial, y destacaron el vital aporte del sur santafesino para darle razones y votos a una victoria que fue muy celebrada hasta muy tarde en el Monumento a la Bandera.

   En el búnker del Frente de Todos hubo clima de festejos, desde muy temprano. Se respiraba la necesidad de un cambio de rumbo. En algún momento de la noche, los números parciales del conteo atrajeron un freno de mano que estiró un poco el instante de soltar las riendas, pero sólo fue dilatar algunos minutos. Nada más. Ese trance multiplicó la algarabía posterior, y se transformó en una irresistible invitación a llevar las masivas celebraciones en el parque Nacional a la Bandera.

Embed

   La jornada de la agrupación opositora puso al límite el registro de emociones. Después de las 18, comenzaron a llegar algunos que confiaban en el tranco positivo del frente que lideran Alberto y Cristina. Con banderas argentinas, las primeras en acercarse fueron familias. Luego, con el paso de las horas, la convocatoria se multiplicó y los agentes policiales tuvieron que cortar calle Mitre, Santa Fe y San Lorenzo, debido a la gran cantidad de asistentes. Sólo unos pocos lograban ingresar al salón del Centro Cultural Atlas. Referentes partidarios, amigos y familiares, pudieron acceder cerca del escenario principal. Pero la gran mayoría se quedó en el frente, custodiando un triunfo que se festejó con las canciones y la liturgia que suele rodear al kirchnerismo.

   Había latitas de cerveza con el logo del Frente de Todos y con la imagen de Néstor Kirchner. Pero lo que más se vendió fueron las banderas con los colores argentinos. A las 21, la calle Mitre estaba abarrotada de seguidores, muchos con hijos en los brazos, que expresaban su enorme alegría con canciones. La más repetida fue: “Se siente, se siente, Alberto presidente”, y detrás de esa frase desataban su locura.

   Dentro del complejo Atlas hubo una supervisión con algunas revoluciones menos. Es que gran parte de la dirigencia siguió el escrutinio desde ese teatro céntrico. Alrededor de las 21, muchos mostraron caras de sorpresa con la diferencia que exhibía el conteo oficial. Los resultados en la provincia y la reducción de la ventaja en la ciudad también establecieron un llamado de atención que se percibió en los rostros y los gestos de los principales referentes del sector. Pero confiaban que los números finales iban a atraer la ansiada victoria.

   A las 21.45, hubo una salida al escenario de las cabezas políticas del sector y eso direccionó el sentido de los festejos. Primero armaron una nutrida fila entre los que estuvieron Agustín Rossi, Luis Rubeo, Roberto Sukerman, Lucila De Ponti, Eduardo Toniolli, Norma López, Marina Magnani, entre otros.

   Delante de ellos se ubicó Marcos Cleri como orador principal. Primero se hizo escuchar la versión de Charly García del himno nacional. Cleri vivió ese pasaje con emoción, con una bandera que envolvía su puño izquierdo, y la otra mano en el corazón. Luego, su alocución llevó claridad y caudal emotivo a la situación. “Hoy es un día histórico”, remarcó el candidato a diputado nacional.

   Fueron unas palabras que la militancia esperaba para confirmar sus expectativas. “Pasaron cuatro años de mucha angustia. Ahora, con Alberto y Cristina podremos ir detrás de nuestros sueños. Queremos una Argentina con justicia social, y para llegar a eso hay mucho por hacer. Volvieron los días más felices”, exclamó y desató gritos y abrazos en todo el auditorio.

   “Y a lo que viene, lo haremos entre todos. Acá no hay ninguna grieta. Todos nos vamos a encolumnar detrás de una agenda en común, que piense más en los que menos tienen. Que nos otorgue un presente más digno, y que nos proyecte un futuro posible”, subrayó con énfasis.

   Luego, se escuchó la marcha peronista, y para finalizar Cleri invitó a los seguidores a movilizar el rito de celebración. “Ahora, todos al Monumento a festejar”, ese fue el último guiño que provocó una conmovedora explosión y trasladó los festejos, que se hicieron extensos, impactantes y multitudinarios, hasta pasada la medianoche, en el Parque Nacional a la Bandera.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS