Franco Casco

Una pericia clave del caso Franco Casco estuvo tres años sin control judicial

Es un informe hecho por odontólogos legistas de la UNR que no fue remitido al Instituto Médico Legal. Destaca que tres piezas dentarias el joven no las perdió en vida, lo que contradice otra pericia de la morgue porteña que sirvió para acusar por tortura a policías.

Miércoles 25 de Octubre de 2017

Una pericia odontológica que se hizo como complemento de la autopsia al cuerpo de Franco Casco y que fue entregada a los investigadores judiciales del caso a casi tres años de realizada indica que las piezas dentarias que faltan en la cavidad bucal no fueron desprendidas de manera traumática. El informe llegó en julio pasado a la fiscalía federal que investigó y procesó por desaparición forzada seguida de muerte a 30 policías, con distintas participaciones.
La novedad, llamada a alimentar más polémica en una causa plagada de controversias, contradice el planteo acusatorio, que se basó en una pericia posterior de la morgue judicial porteña según la cual esos dientes fueron extraídos cuando el joven estaba con vida, lo que llevó al fiscal federal Marcelo Di Giovanni a afirmar que fueron arrancados bajo tortura.
Casco, de 20 años, apareció muerto en aguas del Paraná a fines de octubre de 2014, luego de permanecer detenido en la comisaría 7ª, último lugar donde hay constancia de su presencia con vida.
Esta novedad es relevante para las defensas de los acusados porque los impulsará a discutir la acusación de que existió tortura. El informe fue elaborado por dos docentes de la Cátedra de Odontología Legal de la Facultad de Odontología de la UNR el 31 de octubre de 2014.
Este diagnóstico que las autoridades del Instituto Médico Legal entregaron el 7 de julio pasado, casi tres años después de realizada la autopsia, se contradice con el segundo examen del cadáver en el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de la Nación en Buenos Aires, en el que se fundamentó el fiscal Di Giovanni para alegar que los dientes le fueron arrancados a Franco en el castigo que le infligieron durante su detención en la comisaría 7ª el 6 de octubre de 2014.
El abogado querellante Salvador Vera, que representa a la familia Casco, dijo que es inexplicable la extemporaneidad con la que aparece el informe y subrayó que la pericia odontológica no tuvo control de la querella.
Pero hay más interrogantes en torno a los informes forenses sobre el cuerpo de Casco, ya que un estudio hecho en la morgue judicial porteña entre material genético extraído al cadáver de Franco y muestras de su padre y de su madre arrojó como resultado la incompatibilidad del ADN. Esto implica que no hay parentesco y abre diferentes interpretaciones sobre lo que pasó en la investigación del caso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario