Policiales

Se inicia el tramo final del juicio al exjefe de la policía Hugo Tognoli

El comisario retirado terminará con su exposición y luego será el turno de los alegatos de las partes.

Domingo 04 de Febrero de 2018

Tras la feria judicial de enero, el juicio oral y público contra el ex jefe de policía de Santa Fe Hugo Damián Tognoli se reanudará mañana en los Tribunales Federales de Rosario, donde desde junio de 2017 se llevan adelante las audiencias en las que se lo acusa de brindar protección a narcos del sur de la provincia. La continuidad del trámite, que tiene entre los otros 26 acusados a los sindicados narcos Carlos Andrés Ascaíni y Aldo "Totola" Orozco, proseguirá con la ampliación de la declaración de Tognoli, que el año pasado cerró el primer tramo del juicio con una extensa y puntillosa defensa de su rol cuando fue destituido por el gobierno de Antonio Bonfatti en medio de un escándalo periodístico y político. En tanto, en los próximos días se clausurará el debate y se dará paso a los alegatos finales previos a la sentencia.

El recinto del Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario (TOF), en Oroño al 900, será nuevamente el espacio de una puja que se inició en junio pasado y donde hay personas imputadas por distintos hechos que se concentran en tres causas diferentes.

Durante el años pasado desfilaron un centenar de testigos ante el Tribunal presidido por Beatriz Caballero de Barabani, a quien acompañan Omar Digerónimo y Otmar Paulucci. Ante ellos declararon Ascaíni, Orozco y el mismo Tognoli en la última jornada de diciembre. También declaró, entre un centenar de testigos, Norma Castaño, líder de una ONG contra el consumo de estupefacientes que denunció a Tognoli en la causa que en 2015 terminó condenándolo a 6 años de prisión por encubrir las actividades de un narcotraficante de la capital provincial y de coaccionar a la militante.

Prueba clave

Ya en agosto de 2017 los jueces desestimaron un pedido de nulidad del juicio planteado por la defensa del policía Néstor Fernández (otro de los acusados) al cuestionar la validez de dos informes con resultados diferentes de la Dirección Nacional de Registro de la Propiedad Automotor (DNRPA) —prueba sustancial de la Fiscalía— solicitados para determinar desde qué usuario se realizó una consulta por el dominio de dos vehículos que utilizaba la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para seguir los pasos de Ascaíni.

Precisamente esos informes son el centro de la acusación que encabeza el fiscal Adolfo Villate. La causa contra el ex jefe de la ex Drogas Peligrosas durante el gobierno de Hermes Binner y promovido por Antonio Bonfatti como jefe de policía se sustanció en el Juzgado Federal 4 a cargo de Marcelo Bailaque.

En su momento ex jefe policial fue acusado de brindar protección a Ascaíni, que residía en Villa Cañas, mientras era investigado por la PSA. Y la imputación se valió de los registros de consultas que hicieron subordinados de Tognoli a la DNRPA con una clave de uso oficial y bajo el supuesto conocimiento del jefe policial para alertar a Ascaíni, lo cual habría frustrado la pesquisa.

Para Bailaque, tanto Ascaíni como Tognoli, el comisario Néstor Juan Fernández y el cabo Carlos Alfredo Quintana (también procesados) conformaban una empresa criminal conjunta para el comercio de estupefacientes. Bajo esa idea del caso, Tognoli se ocupaba de la protección de dicha actividad ilícita.

Testimonios

El ex jefe policial fue apresado en noviembre de 2012 por orden de otro juez federal, Carlos Vera Barros. Pero recibió la falta de mérito junto a otros seis efectivos de la fuerza. No obstante volvió a quedar apresado en marzo de 2013 después de que el fiscal Juan Patricio Murray reemplazara sorpresivamente a su par Liliana Bettiolo y reactivara el caso sumando pruebas para imputarlo.

Sin dudas que los capítulos más salientes del juicio lo aportaron las declaraciones de Ascaíni y Tognoli. El señalado narcotraficante por el propio jefe comunal de Villa Cañás no ahorró críticas a la tarea de inteligencia y seguimiento de la PSA sobre él y su entorno. "Nunca me llamaron a declarar. Me presenté varias veces en la comisaría del pueblo para dar cuenta de esas situaciones", recordó sobre la presencia desde 2009 de los vehículos civiles asignados a la fuerza federal que lo monitoreaban. .

Cuando la pesquisa sobre Ascaíni salió a la luz, Tognoli era jefe de la policía provincial. La fiscal Bettiolo acusó al funcionario, pero Vera Barros le dictó la falta de mérito. Como la fiscal no apeló, la Procuradora General de la Nación la apartó de su cargo y posicionó en su lugar a Murray quien consideró que Tognoli facilitó la clave del DNRPA a sus subordinados para que averiguaran de quiénes eran los vehículos que seguían a Ascaíni.

Defensa en 1ª persona

En tanto, Tognoli realizó una extensa defensa, plagada de datos precisos y con muestras de conocer al dedillo cada foja del expediente donde se concentran las evidencias, y se encargó de exponer las contradicciones de la pesquisa.

Al ampliar su declaración, dijo que él ordenó investigar a Ascaíni y Orozco, y citó las declaraciones de policías que reforzaron esa conducta. "Vengo a ejercer mi defensa material para demostrar mi inocencia. No existe lógica. Yo a Ascaíni siempre lo mandé a un investigar y a Orozco también", precisó ante el jurado.

Respecto a la clave de la DNRPA, describió que las recibía en un sobre con nombre y apellido, que eran de carácter reservado y se la entregaba al usuario correspondiente. Que se trataba de una herramienta de trabajo "personalísima" y que era el comisario Oliva el encargado de administrar los usuarios.

"Se realizaban innumerables consultas, pero yo no estaba autorizado a entrar al sistema, no tenía las claves de los distintos usuarios. Ese control está sujeto a la cadena de mandos en el esquema de una institución vertical. Pero el responsable de la clave es el usuario", insistió una y otra vez Tognoli sobre la controvertida prueba que lo tiene bajo proceso.

Desde las 8.30 de mañana Tognoli volverá a sentarse en el estrado para continuar con su declaración. Está previsto que de esa manera comience el último tramo del juicio en su contra. Luego se dará paso a los alegatos de la Fiscalía y las defensas, lo cual podría demandar también varios días de febrero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario