Policiales

El procurador de la Corte archivó un sumario sin comprometer a Vienna

Dijo que no era factible conocer si una moto fue un nexo directo entre el juez y Luis Paz, lo que para la defensa era un indicio de parcialidad

Jueves 28 de Diciembre de 2017

Una moto secuestrada de una concesionaria en el marco de una causa por narcotráfico que llevaba adelante la Justicia federal fue el centro de una investigación del procurador general de la Corte santafesina, Jorge Barraguirre, de suma relevancia en el juicio oral y público que se sigue contra la banda de Los Monos. Para las defensas, ese vehículo era un nexo directo entre Luis Paz, el padre de Martín "Fantasma" Paz, cuya ejecución mafiosa a tiros en 2012 dio origen a la megacausa contra el clan de barrio Las Flores, y el juez instructor de esa causa, Juan Carlos Vienna. La semana pasada, el dueño de la concesionaria, condenado por tráfico de drogas a Europa, declaró en el juicio y dijo que la moto había sido llevada a su local por Paz de parte de Vienna. Y, en el acta de secuestro del rodado, el nombre del juez figura como propietario. En teoría, el nombre se desprendía de documentación que estaba secuestrada en la AFIP en provincia de Buenos Aires. Pero esos papeles nunca fueron hallados y por eso la Justicia archivó una denuncia por el delito de "dádivas" contra el magistrado. No hubo nada para Barraguirre que pruebe que Vienna recibió o poseyó esa moto.

La semana pasada, Ariel Gustavo Spadoni, quien fuera dueño de la concesionaria Spadoni Motos, declaró como testigo de la defensa en el juicio por asociación ilícita y otros delitos vinculados que se sigue contra 13 policías y 12 civiles acusados de pertenecer a la banda de Los Monos.

Spadoni cumple una condena a 12 años de prisión tras ser condenado en 2016 en la causa "Peras Blancas", que investigó el envío a Portugal de 1.235 kilos de cocaína mezclada en pulpa de peras. Su declaración en el juicio se orientaba a apuntalar la teoría del caso de la defensa que, entre otras cosas, acusa de parcialidad al juez Vienna y de arbitraria a su investigación. Con este y otros testigos citados al juicio se buscó poner de manifiesto una presunta relación entre Vienna y Luis Paz.

Con algunos de los miembros del clan Cantero en el banquillo, el nombre de Paz es controversial. Es el padre del Fantasma Paz, el joven de 27 años asesinado mientras circulaba en su auto de lata gama por la zona de Entre Ríos y 27 de Febrero el 8 de septiembre de 2012. Su muerte nunca fue esclarecida, pero las pesquisas tendientes a hacerlo dieron inicio a la causa por asociación ilícita que hoy se ventila en juicio. Dos de los Cantero —Monchi y el asesinado Pájaro— fueron mencionados como los potenciales ideólogos del crimen, pero eso nunca pudo ser probado. Tampoco la hipótesis de que, como vuelto por la muerte de su hijo, Luis Paz mandó a matar al Pájaro en mayo de 2013.

La declaración de Spadoni fue clave en este sentido. Según dijo, una de las cerca de 70 motos secuestradas de su concesionaria en julio de 2013 por la Policía Federal en el marco de la causa "Peras Blancas", una Kawasaki ZX10R sin papeles, había sido llevada a su local por Paz en representación de Vienna, que la tenía en su poder y pretendía venderla.

La moto

Según explicaron ese día las defensas después de la audiencia, en el acta del allanamiento consta un detalle de los rodados secuestrados, número de chasis, motor y mandatario. En el casillero de la Kawasaki figura escrito el nombre "Juan Vienna".

La existencia de la Kawasaki y su supuesta vinculación con Vienna no es un hecho nuevo. Tomó estado público hace unos años, y en aquél momento las defensas plantearon que el rodado había sido un regalo de Paz al magistrado. Y, en marzo pasado, presentaron una denuncia por el delito de "dádivas".

Cuando se presentó la denuncia, Barraguirre ya había ordenado diversas actuaciones, porque la situación se había hecho pública a través de la prensa y era menester de la justicia determinar si la instrucción de la megacausa podía estar o no contaminada.

Vienna declaró en ese marco y negó enfáticamente haber tenido alguna vez esa moto o haberla llevado o mandado a llevar a ese local.

Por su parte, Barraguirre solicitó al Registro Nacional de la Propiedad Automotor que, en base a las numeraciones de chasis y motor, informara la identidad del titular registral de la motocicleta. La respuesta fue que esos números no coincidían con ningún vehículo. Pero luego se determinó que la moto había sido importada por Juki y luego vendida a Madero Racing. Este comercio no respondió nunca a qué particular la había vendido.

Barraguirre también pidió a la persona que había estado a cargo del allanamiento —de la División Operativa de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal— que indicara cómo había llegado el nombre de Vienna a las actas. El funcionario policial, llamado Mauro Ezequiel A. indicó que todos los datos que figuraban tenían respaldo material en documentos secuestrados por orden del Tribunal Oral Federal de San Martín —a cargo de la investigación de "Peras Blancas"— almacenados luego en cajas selladas en el Depósito Concentrado de Mercaderías de Afip-Aduana, en la localidad bonaerense de Campana.

Varias veces se solicitó a ese juzgado que enviara la documental pero cuando se pidió que se localizara en el depósito judicial la nota no estaba en la caja precintada. Esa nota según la defensa demostraba que Spadoni había recibido un mandato para vender esa moto de parte de Vienna. Y que el rodado el juez lo había recibido de Paz. Nada de eso, para Barraguirre, pudo comprobarse.

Por estos motivos, Barraguirre entendió que no había elementos suficientes para determinar si existió relación entre Vienna y la moto. Por eso, la denuncia fue archivada el 14 de noviembre sin que surgiera evidencia de delito. "No hay ninguna imputación verosímil sobre Vienna. Hubo un policía que dijo que existía un mandato y el mandato no aparece. Eso no prueba nada", indicó una fuente de la Procuración.

"¿Qué podíamos esperar?"

La resolución de Barraguirre fue incorporada por lectura ayer durante la audiencia nº 21 del juicio. Las defensas se opusieron a que esto ocurriera. Carlos Varela entendió que el procurador realizaba manifestaciones parciales. "Qué podíamos esperar que hiciera Barraguirre sino archivarla, si está en los medios de comunicación sosteniendo la teoría de la fiscalía, diciendo que la defensa no está probando nada", dijo el letrado, quien denunció un "blindaje judicial en favor del doctor Vienna".

Sin embargo, el juez Ismael Manfrín decidió que el dictamen debía quedar incorporado.

negocio. Ariel Spadoni, condenado por narcotráfico, dijo que Paz llevó a su local una moto de Vienna. El procurador no halló ninguna prueba de eso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario