Policiales

Cayó en Mendoza uno de los prófugos más buscados del país en los últimos años

Martín Alejandro Espiasse Pugh se había fugado de la cárcel de Ezeiza en 2013. Sobre él pesan crímenes y millonarios robos

Sábado 23 de Diciembre de 2017

Martín Alejandro Espiasse Pugh, de 39 años y uno de los prófugos más buscados del país luego de fugarse del penal bonaerense de Ezeiza en 2013, fue atrapado ayer en la localidad mendocina de Guaymallén. El hombre, por cuyos datos había una recompensa de 500 mil pesos establecida por el gobierno nacional, tiene sobre su espalda una condena por robo calificado y al menos tres asesinatos.

   El prontuario de Espiasse Pugh, quien nació el 29 de mayo de 1978 en Chubut, relata gran cantidad de crímenes, robos y fugas. Sus familiares también llevaron vidas vinculadas al delito y casi todos ya encontraron la muerte. Uno de sus hermanos terminó asesinado a balazos durante un robo en Mar del Plata. Su papá, Juan, murió ahogado en un ajuste de cuentas y otra hermana era "mechera" y murió en un oscuro episodio en el sur del país.

   Según los relatos periodísticos, cuando Matías tenía 19 años, su familia se mudó de Trelew a Neuquén. A esa edad, ya acumulaba unos 20 pedidos de captura en tres provincias, la mayoría por robos a mano armada.

Dos policías muertos

El 15 de junio de 2007 Espiasse Pugh lideró el asalto más violento de la historia de Chubut. Aquel día ejecutó a dos policías en el robo a un camión de caudales. El hecho se produjo a las 13 de aquel día cuando en 25 de Mayo y Castelli varios delincuentes armados con ametralladoras y fusiles de guerra robaron parte del dinero que llevaban los custodios de un camión blindado para reponer en un cajero automático que se encuentra lindero al Ministerio de Economía de Chubut.

   El suboficial principal Oscar Cruzado, de 50 años, y el sargento primero Pablo Rearte, de 38, recibieron impactos de bala en el tórax, axilas y el abdomen y murieron en el acto al intentar detener el atraco y mantener un corto tiroteo en el que otros dos efectivos resultaron con heridas de bala.

   Uno meses después, en Neuquén, habría asesinado a un sargento que lo quiso detener y también estuvo acusado de matar a su esposa.

Intento fallido

Así,con el paso del tiempo se transformó en uno de los delincuentes más buscados del país y a fines de 2010 los investigadores descubrieron que bajo una identidad falsa (Matías Nicolás Lago González) estaba preso en la cárcel de Almafuerte, en Mendoza, por una condena de 6 años de prisión.

   En la provincia cuyana protagonizó un intento de fuga de película. Argumentando una insuficiencia renal lo llevaron a un hospital y huyó corriendo con las esposas puestas y el suero colgándole de un brazo. Acorralado por la policía, se tiró a un canal profundo pero con poca agua. Se fracturó varios huesos, lo sacaron en camilla y volvió a la cárcel.

   Entonces Espiasse Pugh fue trasladado al penal de Ezeiza, pero de allí se fugó en agosto de 2013 junto a otros doce presos de alta peligrosidad. Desde entonce se cree que él y Mario Enrique Bagnera Paiva fueron los ideólogos de esa resonante huida por un largo boquete de 22 centímetros por 40, hecho desde el interior de la celda 22 del pabellón B, módulo 3, y luego de romper cuatro cercos perimetrales, para lo que habría contado con la complicidad de algunos guardias.

   "Eran alrededor de las 21.30. Yo estaba caminando por el pabellón y noté que varias personas entraban a una celda y no salían más. Con José Durán nos acercamos a chusmear. Vimos el agujero y salimos. Seguimos las huellas de los que habían escapado antes. Pasamos los cuatro alambrados que estaban abiertos: cada agujero tenía una bolsita de nailon blanco, como señalándolo. Después gateamos unos 30 metros y después, corrimos hasta una ruta donde tomamos un colectivo", contó por entonces Claudio "Pájaro" Ortiz, el primero de los evadidos en ser recapturado.

Múltiples identidades

Experto en fugas, utilizaba al menos seis identidades falsas para despistar a la policía. Se movía con comodidad por varias provincias y sus cómplices lo conocían como "Narigón", "Enano", "Tincho" y "Banana". También usaba pasaportes falsificados para salir del país, principalmente a Chile, donde se cree que participó el 3 de marzo de 2015 del asalto más importante de la historia de Chile, en el que ocho ladrones se llevaron 11 millones de dólares de un camión blindado que estaba en el aeropuerto de Santiago.

   Ayer, personal de Investigaciones de la policía mendocina realizó un allanamiento en el barrio Los Corralitos, en Guaymallén, donde lo atraparon y le secuestraron dos armas de fuego. La policía de la provincia cuyana hacía tiempo que estaba tras sus pasos y detectaron que cambiaba su nombre constantemente para despistar a los sabuesos.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario