POLICIALES

Acusado de balear a un vecino por el robo de una yegua

Ocurrió el 20 de junio en la zona de Avellaneda y Circunvalación. La víctima recibió seis disparos salvó su vida tras estar internado en el Heca.

Jueves 17 de Septiembre de 2020

Villa La Cariñosa es uno de los asentamientos más precarios de Rosario. Afincado a la vera de la Circunvalación, al noroeste de bulevar Avellaneda, unas 500 familias residen en un trozo de tierra en la que todo puede suceder. El pasado 20 de junio el Negro Jony estaba enfurecido a la caza de aquel o aquellos que le habían robado una yegua. Buscaba a Axel, un vecino del barrio al que creía autor del robo. Sobre las 17.30 lo encontró, despreocupado y sentado sobre un cajón de verduras, en la vereda de una casa de Medina al 4800. No le dio tiempo siquiera a explicar nada. Le disparó alrededor de diez veces y seis de esos balazos hirieron a Axel. Pensándolo muerto huyó del lugar en una moto conducida por una mujer. El martes el “Negro Jony” se presentó ante el fiscal Ademar Bianchini y ayer fue imputado como autor de los delitos de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, portación de arma de fuego de uso civil, amenazas coactivas calificadas por el uso de arma de fuego y por el propósito de compeler a hacer abandono de su residencia habitual y violación de domicilio. Tras ello la jueza Paula Alvarez le dictó prisión preventiva efectiva por el plazo de ley, es decir al menos dos años.

La historia ha demostrado que en Rosario se puede matar o morir por cualquier incidencia. Un caballo, en medio de la pobreza estructural y demás carencias que dominan la escena de Villa La Cariñosa, puede equivaler a un auto de alta gama en un barrio acomodado de la ciudad. Y al “Negro Jony” le habían robado una yegua. Según se desprende de la audiencia imputativa en la que fue acusado Jonatan Juan Emanuel F., al “Negro Jony” le habían robado el animal la víspera del Día de La Bandera. El hombre hizo su pesquisa callejera y sus informantes colocaron en la mira a su vecino Axel S. Cuando sintió que era suficiente, el “Negro Jony” salió a cazar a la persona que sus indicios lo colocaban en el rol de ladrón de caballos. Salió en una moto conducida por una mujer. Fue hasta a la casa donde Axel vivía con su concubina y tres niños pequeños, en inmediaciones de la colectora de Circunvalación y Uriburu. Y se metió de prepo al interior.

“¿A dónde está? Decime a dónde está. Decime dónde está porque sino vas a ver lo que pasa”, le dijo el “Negro Jony” a la concubina de Axel que trataba de refugiar a sus pequeños hijos. “Si no lo encuentro a tu marido, esta noche vas a tener que dejar la casa porque sino vuelvo y los voy a cagar a tiros a vos, a tus hijos y a todos los que están acá”, le repitió el hombre a la mujer “tres o cuatro veces”, según declaró la víctima.

La mujer contó a los pesquisas que esa mañana había peleado con Axel, su esposo, y que no lo había vuelto a ver. Eran las 17.30 cuando “Negro Jony” salió de la casa en moto con su amiga. Su próxima parada fue una vivienda de Medina al 4800. Allí encontró a Axel, que estaba solo y despreocupado.

Para cuando el “Negro Jony” llegó en moto hasta donde estaba Axel, este ya sabía qué iba a pasar. Un rato antes uno de sus primos se lo había advertido. “Fijate que fue el «Negro Jony» fue a mi casa y habló con mi mamá. Te estaba buscando a vos porque dice que le robaste un caballo y te acusaba”, recordó al momento de declarar Axel. Como a los cinco minutos llegó en moto el “Negro Jony” con su amiga. Se bajó del rodado y sin mediar palabras gatilló varias veces. Hasta diez, según la víctima.

“A mi me pegó seis, me dio varios en la panza, en el hombro, en la cintura y en la ingle. Luego se subió a la moto y se fueron. Y yo me quedé tirado ahí, en la casa de un vecino”, explicó el hombre baleado. Axel fue trasladado por familiares y vecinos al Hospital de Emergencias donde quedó internado varias semanas peleándole a la muerte. Una vez que estuvo mejor firmó el alta voluntaria y se fue del hospital. Ya no vive con su pareja e hijos en la colectora de Circunvalación y Uriburu. Dice que se fue por miedo. Contó que al “Negro Jony” lo conoce de cuando vivían en barrio Tablada; que no sabe por qué lo baleó. Que alguna vez el atacante tuvo problemas con uno de sus hermanos. Que el supo tener caballos pero que ya no los tiene. “Me los secuestró Control Urbano porque se me escapaban”, dijo.

El martes el “Negro Jony” se entregó y fue imputado por el fiscal Bianchini. La jueza Alvarez le dictó prisión preventiva por el plazo de ley, es decir al menos dos años hasta que comience el juicio oral y publico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario