Pandemia

Una médica de Rosario vino de España para colaborar: "Acá puedo ayudar"

Yésica Bellagamba realizaba en Barcelona una instancia formativa cuando explotó la pandemia del coronavirus. Quiere hacer la cuarentena y retornar a trabajar al Hospital Eva Perón.

Martes 31 de Marzo de 2020

La médica clínica Yésica Bellagamba (29) demora en contestar el llamado de La Capital. “Miro poco el teléfono porque volví de España con úlceras en las córneas, por el estrés”, cuenta. Es que fue a terminar su formación justo antes de que se declare la emergencia por coronavirus en el país ibérico, y el desborde la encontró en una sala de terapia intensiva, recibiendo infectados. A poco de empezar la crisis fue desafectada, y quedó encerrada a kilómetros de casa sin poder ayudar.

Nacida en Conesa, provincia de Buenos Aires ("entre Pergamino y San Nicolás"), pero recibida en la Universidad Nacional de Rosario, la residente del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde trabaja en terapia intensiva, es una de los 112 médicos argentinos que fueron repatriados el domingo desde Europa vía Suiza.

Por gestiones de la diplomacia argentina, volvieron sin costo. Es que el vuelo de Edelweiss venía semivacío a Argentina a buscar ciudadanos suizos y llevarlos de nuevo a su tierra. La negociación fue que se aprovechen esos lugares para repatriar profesionales de la salud argentinos que se encontraban prestando servicio en hospitales europeos, cursando especializaciones o dando clases en universidades.

Bellagamba se encontraba en Barcelona desde el 28 de febrero, cuando llegó para hacer una "rotación", una instancia formativa de tres meses que hacen todos los residentes que están en el último año. Cuando llegó al Hospital del Mar, en Barcelona, recién se había empezado a hablar del tema. Pero todo sucedió muy rápido.

>> Leer más: La rapidez del gobierno argentino

El primer día les dieron una clase de coronavirus. La semana del 7 de marzo tuvieron el primer caso. Rápidamente aparecieron tres personas más, “todos con insuficiencia respiratoria, la mayoría terminaban intubados y con respirador”, recordó. Aunque las medidas de seguridad eran impecables, allí fue cuando se asustó: “Es raro ver pacientes que empeoren tan rápido de un día para el otro. Un paciente era un chico de 21 años sin antecedentes”, indicó.

Me quedaban meses de formación, pero me quede sin nada que hacer, en un país donde no podía ayudar. Ahí pensé en volver para dar una mano acá"

El fin de semana del 13 de marzo se decretó el estado de alarma y le suspendieron la rotación. La terapia estaba llena de pacientes infectados. “Me quedaban dos meses y medio de formación, y de repente me quede sin nada que hacer, en un país donde no podía ayudar y la cuarentena era muy estricta. Ahí pensé en volver para dar una mano acá. Es horrible siendo médica no poder hacer nada”, confesó.

Para entonces se había enterado de que el Eva Perón iba a ser centro de referencia regional para tratar el Covid-19. Y se encontró con un grupo en Instagram de médicos argentinos varados en el exterior, que contactaba diplomáticos y mandaba cartas a embajadas y consulados. La mayoría estaban en Barcelona, pero había gente de otras ciudades y países.

2020-03-31 bellagamba.jpg

“Nos enteramos del vuelo de Suiza y empezamos a querer llegar a Zurich. Tuvimos la suerte de que hubo gestiones del consulado en Barcelona y que un empresario argentino pagó un chárter para llevarnos”, apuntó la profesional. El embajador les consiguió un hotel para pasar la noche, y el domingo volaron hacia Ezeiza. Desde allí, micros repartieron a los que son del Interior. A Rosario llegaron tres.

Ahora todos están haciendo la cuarentena correspondiente, y la idea es que una vez completa se sumen a los equipos sanitarios que trabajan para hacer frente al avance de la pandemia del coronavirus. Dice que tiene “sensaciones encontradas” con el viaje, porque no cumplió ninguna de las expectativas que tenía. “Pero haber vuelto a mi casa fue lo mejor. Acá por lo menos puedo ayudar”, se consuela.

“No tengo síntomas, así que ya hablé con mi jefe para reincorporarme apenas la termine. Yo vivo con mi hermana, pero se fue y hago la cuarentena sola. Como mi familia vive afuera, mis amigos me dejan comida en la puerta y salen corriendo. Nadie me quiere ver”, bromea.

Ahora aguarda ansiosa, en su vivienda de Rosario, que se cumplan las dos semanas para ir a la primera línea de batalla contra el virus.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario