Newell's

Un Gato que será el dueño de la pelota

Mauro Formica ya entrena para estar cuanto antes a las órdenes de Omar De Felippe. Newell's necesita un jugador que se haga cargo del balón en el mediocampo y el nuevo diez es ideal para ese rol. ¿Dónde puede ubicarse en la cancha?

Lunes 13 de Agosto de 2018

Mauro Formica (30 años) está otra vez suelto en la jungla leprosa. El Gato llegó en este receso sobre el cierre del libro de pases y sin dudas que su contratación revitalizó la ilusión del hincha rojinegro. El diez ya aceleró su puesta a punto en Bella Vista y su intención será estar lo antes posible a las órdenes de Omar De Felippe, que ya avisó que no lo quiere apurar y que saltará a la cancha cuando esté en óptimas condiciones físicas y futbolísticas. Lo que está claro es que cuando esté apto tiene todos los boletos para ser titular en un equipo al que le cuesta muchísimo generar fútbol, ya que justamente esa es la especialidad del Gato. Newell's lo espera en la cancha con los brazos abiertos. Y lo más positivo es que su notable técnica individual le permite ocupar varias posiciones en el campo de juego. Puede ser doble cinco adelantado, enganche definido o también arrancar desde algunas de las bandas del medio para meter diagonales.

Hay pocos jugadores cerebrales en el fútbol argentino. No abundan los armadores de juego, los que pueden darle un salto de calidad a sus equipos a partir de la claridad en el manejo de la pelota. Y Formica es uno de los futbolistas que ponen la pelota bajo la suela, levantan la cabeza y eligen el mejor destino para conducir el ataque de sus compañeros. Por eso la gran expectativa que despierta el Gato para aportarle creatividad e inventiva al equipo. Hoy sólo ocupa ese rol de romper los moldes el Negro Víctor Figueroa.

El Gato comenzó a entrenar el fin de semana en Bella Vista y seguramente necesitará varios días para estar al ciento por ciento, aunque está claro que muchas veces las urgencias en los equipos aceleran los tiempos. El próximo compromiso rojinegro está a la vuelta de la esquina y será recibiendo en el Coloso el viernes, a las 21, a Independiente, por la segunda fecha de la Superliga. Por lo que habrá que ver si De Felippe lo lleva por lo menos al banco de suplentes ante el rojo o bien le apunta directamente al cotejo de la tercera fecha, en la que el lunes 27 de agosto, a las 19, visitará a Godoy Cruz .

Ahora bien. ¿Dónde puede jugar Mauro Formica en el Newell's de De Felippe? El Gato ofrece la alternativa de moverse como doble cinco adelantado. Por ejemplo, unos metros delante de Hernán Bernardello. También podría cumplir el rol de enganche definido, al frente de la línea de los volantes, haciendo de nexo con el portugués Luis Leal. O bien, en la opción menos probable, puede ser alternativa arrancando como mediocampista externo y haciendo permanentemente diagonales.

Está claro que el Gato necesita estar en permanente contacto con la pelota para plasmar su sello distintivo. Por ello su rol tal vez debería estar cerca del círculo central y no por los costados. Será función de Omar De Felippe rodearlo lo mejor posible para extraerle el máximo jugo a la sabiduría del nuevo diez rojinegro.

El Gato sabe mejor que nadie que no tiene una misión sencilla porque llega a un equipo que está en pleno proceso de formación y ensamblado. Y que además, Newell's en los últimos tiempos presentó dos caras bien marcadas, una efectiva y aguerrida jugando en el Coloso (en la pasada Superliga cosechó el 60 por ciento de los puntos) y otra endeble y frágil de visitante (la productividad fue del 12 por ciento). Y encima en este inicio de Superliga, repitió la apatía jugando de visitante y el viernes cayó 2 a 0 ante Vélez Sarsfield en Liniers.

Ahora habrá que ver cuándo es el momento en que Formica saltará a la cancha nuevamente con la camiseta rojinegra. Desde lo futbolístico Newell's lo espera con las puertas del Parque abiertas de par en par. Si logra hacer pesar su talento sin dudas que el equipo de De Felippe tendrá un salto de calidad. El sueño de repatriarlo se consumó, ahora deberá rendir en su hábitat natural: el campo de juego. Los hinchas lo esperan ansiosos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario