Newell's

Stéfano Callegari: "Demostrar agradecimiento al club genera presión"

El marcador central aseguró que todo futbolista surgido en Newell's al principio está ansioso por retribuir el respaldo que se le dio durante años. El juvenil siente que con la continuidad de los partidos está "más seguro y confiado".

Martes 02 de Octubre de 2018

El puesto de primer marcador central fue un tema en Newell's. Para reforzar esa posición llegó Teodoro Paredes. Pero una lesión del paraguayo le permitió jugar a Stéfano Callegari. El juvenil no había rendido en la pretemporada y en los primeros partidos oficiales le costó. "Demostrar agradecimiento al club donde te formaste por haberte dado una oportunidad genera presión", manifestó con sinceridad el zaguero. Pero en los últimos encuentros su rendimiento mejoró, a tal punto que hoy es el titular y Paredes aguarda en el banco. "Cuando empezás a tener continuidad, te sentís más cómodo, seguro y confiado", aseguró el futbolista rosarino, de 21 años, que habló de sus condiciones, lo que significa jugar en primera y el presente del equipo.

¿Cómo tomaron la noticia de que no se jugaba con Estudiantes?

No cayó bien. Entrenás toda la semana pensando en el partido y que llegue el fin de semana y no se juegue lo tomás mal.


Durante la mañana del sábado, ¿pensaban que se podía suspender?

Sí, porque había llovido mucho. Estábamos pendientes de lo que pasaba. Cuando se suspendió el partido de San Lorenzo y Atlético Tucumán, sabíamos que estaba la posibilidad. Nos enteramos por las redes sociales y después nos lo confirmó el cuerpo técnico.


La suspensión se dio justo cuando venías creciendo en tu juego. En los últimos partidos se te vio más firme.

Cuando empezás a tener continuidad, te sentís más cómodo, seguro y confiado. Empezás a soltarte, más cuando las cosas le salen bien al equipo. Venimos en levantada, haciendo buenos partidos. Cada vez estamos más sólidos. Logramos mantener el arco en cero, que es importantísimo.


¿Tu mejor partido en primera fue contra Lanús?

Puede ser. Con Belgrano también hicimos un buen partido y eso te permite destacarte. En la victoria contra Atlético Tucumán por la Copa Argentina fuiste el último que pateó en la definición por penales, cuando lo habitual es que lo haga un experimentado. ¿Cómo fue que te tocó en ese orden?


¿De Felippe lo decidió o se lo dijiste vos?

Pedí que me pusieran en la lista para patear. Estaba con confianza. Faltaba uno para patear, así que me tocó el quinto. Habíamos practicado penales y estábamos seguros de que cada uno iba a patear de la mejor manera.


Pese a la presión de saber que si convertías ganaban lo hiciste con mucha serenidad.

Me gusta patear penales. No se me ha dado mucho en inferiores, pero las veces que me tocó pude convertir.


En la pretemporada tuviste la oportunidad de jugar en la Copa Santa Fe. Después llegó Teodoro Paredes y quedaste relegado. ¿En ese momento pensaste que sería un poco más difícil poder tener un lugar en el equipo?

Sí. En la pretemporada no había hecho buenos partidos y con la llegada de otro marcador central sabía que iba a tener más competencia. Hoy competimos entre los tres (Fabricio Fontanini es el otro zaguero). Estamos en un buen nivel y el que juegue tratará de hacer lo mejor.


¿Pudiste mantener la paciencia mientras no jugabas o tuviste nervios al saber que en esos partidos en los que tenías que demostrar no habías rendido lo que esperabas?

Siempre soñás con jugar y ser titular. Cuando sabés que las cosas no las hacés de buena manera, te agarra esa ansiedad y nerviosismo, y estás muy pendiente de lo que puede pasar.


¿Qué diferencias encontrás de la reserva a la primera?

Jugás contra futbolistas que tienen mucha experiencia, entienden el juego de otra manera, tienen muchas mañas. Entonces tenés que acomodarte a eso. Hay que interpretar al rival y al jugador que te toca marcar.


¿Hay futbolistas que tratan de aprovecharse de tu juventud y te hablan o tienen actitudes para ponerte nervioso?

No me tocó vivirlo. No pasa tanto así. Lo que a veces se intenta es atacar por tu lado, para que en la desconfianza que puede tener uno le quede alguna jugada de gol.


Desde el debut con Tigre por la lesión que tuvo Bruno Bianchi durante el primer tiempo hasta el último partido, ¿qué fue lo que intentaste corregir?

El orden. Siempre tratás de estar ordenado, de que el equipo sea corto. En eso creo que mejoré. El desorden en primera lo pagás con un gol. Estoy más acoplado a trabajar con la línea de cuatro, a estar más juntos.


¿En qué aspecto de tu juego te sentís fuerte y confiado?

El juego aéreo es una de mis virtudes. Me permite ganar bien de arriba. Y me gusta ir al mano a mano en velocidad.


¿Cómo fue que contra Lanús te desprendiste en esa contra para darle el pase a Fértoli para que convierta el segundo gol?

Fue una pelota parada de ellos que cuando rechacé y le cae la pelota a Amoroso vi que había espacios para salir y no lo dudé.


¿Te había pasado en inferiores de aparecer así tan rápido en ataque?

En reserva contra Olimpo le hice un gol así. Fue una jugada muy parecida.


¿De Felippe entiende que podés subir así si se presenta la ocasión, si bien sos el jugador más retrasado?

En ese momento fue una jugada aislada. No sucede siempre. Lanús estaba jugado en ataque y quedó el espacio para que vaya. Si el partido hubiese estado empatado o bajo otras circunstancias, no se hubiera dado esa jugada de esa manera.


Hablando con algunos de tus compañeros comentaban que De Felippe es muy conciso y preciso al dar indicaciones, ¿te dice algo en especial sobre tu juego?

No. Habla sobre el planteo, te da información sobre el rival y también indica qué hacer. Y remarca que hay que estar atentos.


¿Cuánto hace que estás en Newell's?

Desde novena. Tenía 13 años. Jugaba en Provincial y fui a una prueba a Newell's. Me llevó Hernán Llano. Tuve dos prácticas y quedé. De zaguero empecé a jugar en predécima. Antes jugué de carrilero por derecha y de ocho.


¿Cuáles eran los sueños mientras estabas en inferiores?

No es fácil, porque pasan los años y sabés que tenés que aprender e incorporar un montón de cosas porque sino el sueño de jugar en primera será inalcanzable. Tenés que vivir el día a día para mejorar y estar al ciento por ciento.


¿Cómo lo ves a Newell's después de las últimas actuaciones?

Tenemos un grupo muy unido, muy fuerte y con grandes jugadores. Creo que eso se nota. Mantener el arco en cero es fundamental para todo equipo y eso te da mucha confianza. Hace tres partidos que no nos convierten y a partir de eso, con los jugadores que tenemos arriba, sabemos que podemos convertir. Estamos seguros y tranquilos de que los resultados van a venir.


Les toca Colón, que viene de perder con Boca, ¿cómo imaginás ese partido?

Es difícil. No es sencillo jugar en su cancha. Ellos tienen que jugar por la Copa Sudamericana entre semana (el jueves, con Junior) y hay que ver cómo llegan.


¿Cuál es el objetivo que te proponés en el corto plazo?

Mi sueño es mantenerme y jugar la mayor cantidad de partidos.


¿A los jugadores que surgen del club siempre se les exige más que a los que vienen de afuera?

No. Lo que pasa es que cada uno quiere demostrar su agradecimiento al club donde se formó por haberte dado una oportunidad. Y a veces esa ansiedad te genera mucha presión. Pero con el tiempo y cuando te empezás a soltar, rendís más y todo lo otro cambia.


Hoy Newell's tiene un promedio que no le permite relajarte. ¿Esa presión, en el jugador surgido de las inferiores, lleva a vivir el presente de manera más intensa?

Con tantos años en el club uno lo conoce, sabe lo que es la gente y como se vive. Te hace vivirlo con mayor intensidad, queriendo que los resultados se den ya, al instante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario