Newell's

Se impuso la presión para Don Omar que se puso un límite

No lo hizo sólo por enojo. Sabe que si Newell's queda afuera de la Copa, él también se irá.

Viernes 26 de Octubre de 2018

Omar De Felippe se impuso la presión. La misma que sobrevolaba por el Parque de la Independencia desde hace varios días. Un Newell's - Central deja heridas profundas para el que pierde y el técnico lo fue percibiendo con mayor intensidad en los últimos días. "Si me toca perder el clásico me iré", sostuvo en el medio de una andanada de críticas que lanzó tras consumarse la derrota ante Estudiantes el miércoles por la noche. Y estableció también una situación que más allá de que se rumoreaba en cada rincón de la ciudad él mismo lo recibió y lo expuso públicamente.

Que se esboce en un encuentro que no es uno más. Que siempre deja secuelas, heridas y la única manera de evitarlas es con un buen resultado. No existe otra manera, más aún en un enfrentamiento tan esperado y que sólo habrá uno en todo el año.

Newell's no responde en la Superliga. Tampoco emociona, contagia ni tiene un juego que atrape a los hinchas. Cuando logra ganar y levantar desde lo futbolístico otra vez vuelve a sucumbir y la historia de los cuestionamientos se repiten. Se intensifican y de la tranquilidad se pasa a la exigencia máxima.

Los técnicos siempre suelen decir que se piensa en el próximo rival. Y así debe ser, aunque hay excepciones. La Lepra tendrá enfrente en la próxima fecha, en el Coloso Marcelo Bielsa, a Argentinos Juniors con la misma necesidad de siempre. La de ganar en casa, ante su gente y llegar sonriente al derby con el canalla. Pero la realidad indica que se piensa en Central, en el encuentro del próximo jueves. El decisivo que se jugará en la cancha de Arsenal y a puertas cerradas, para que el partido más pasional de todos no tenga precisamente eso: pasión. Sea uno más como aquellos equipos sin convocatoria (en este caso, lamentablemente, se hizo poco para que fuera con público y todos perdieron). Por supuesto que en la vereda de enfrente sucede lo mismo que en el Parque, la mirada está fija en el único duelo que habrá en este 2018. Pero con la salvedad de que uno será eliminado de la Copa Argentina.

No hay grises en todo esto más allá de que —vale la pena reiterarlo— no se debería ser tan extremista. Pero así está planteada la situación.

Lo que dijo el DT no lo hizo en un acto sólo de "calentura". De un enojo que lo sacó de su eje. Tiene en claro la situación y en el medio de su explosión a lo sucedido ante Estudiantes tiró la frase que más resonó en Quilmes ("si me toca perder, me iré. No tengo problemas"). Y, además, adjuntó al periodismo de repetirla. Aunque, está claro, la sentencia no es antojadiza sino que surgen desde el propio club. ¿La visita de la semana pasada no fue, acaso, para entregar un mensaje sobre el clásico?

Y llegó a esta instancia determinante que el propio técnico palpó, que intuye. No es que viene de la prensa, sino que surge el tema desde algún lugar de decisiones. Omar De Felippe tiene en claro el panorama y por eso se estableció un límite. O, en realidad, aceptó ese límite que ya estaba impuesto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});