Newell's

Los goles que le hacen a Newell's son un dolor de cabeza en la altura

Cerca del 40 por ciento de los goles que recibió Newell's en la temporada fue por cabezazos. El equipo sufre el juego aéreo.

Martes 06 de Noviembre de 2018

Newell's tiene inconvenientes en la pelota parada en contra. Lo saben todos. Omar De Felippe heredó el problema y no sólo que no logró que se corrija. Se profundizó. Pero existe una dificultad mayor y que no es tan comentada. Cerca del 40 por ciento de los goles que le convirtieron en esta segunda mitad de año fueron de cabeza. El último fue decisivo. Racing le ganó el domingo por 1 a 0 con un golpe de cabeza de Jonatan Cristaldo.

Ya desde el segundo partido de De Felippe como entrenador de Newell's, el equipo sufrió un gol de cabeza. Nicolás González se anticipó y conectó de arriba antes del cierre de Bruno Bianchi para que Argentinos le gane por 1 a 0 en La Paternal. Ese defecto sería una costumbre, por diferentes errores, descuidos, fallas en los anticipos y pérdida del rival a marcar.

En el torneo anterior, Boca le ganó por 3 a 1 en la Bombonera con un gol de cabeza de Wanchope Abila y Atlético Paranaense lo venció por 3 a 0 de local en la Copa Sudamericana con un cabezazo de Pablo, tras un tiro de esquina, que sirvió para la apertura del marcador. En total fueron 3 goles de cabeza de los 14 que recibió la lepra en el primer semestre de 2018 con De Felippe en la dirección técnica. La proporción no es alta. Pero creció a partir de mitad de año.

El 38 por ciento de los tantos rivales fueron de cabeza en este segundo semestre. Cinco tantos de los 13 que le anotaron en la Superliga y la Copa Argentina. Luis Abram fue el que expuso este problema al minuto de juego de la primera fecha. El defensor se elevó sin marcas en el área chica para señalar el primero en el triunfo de Vélez por 2 a 0 en Liniers. Fue en un tiro de esquina que pateó Bouzat para Nico Domínguez, quien la recibió en el primer palo y lanzó el centro hacia Abram.

La jugada resume dos falencias de Newell's al defender: el juego aéreo y la pelota detenida. En ese partido, Fabricio Fontanini lo tomó del cuello a Abram en un córner y Matías Vargas anotó de penal.

En el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, Newell's cayó a partir de esos mismos errores ante Godoy Cruz. Tomás Cardona se le fue a Hernán Bernardello en un tiro de esquina y metió el cabezazo para el 2 a 0 del Tomba.

La mayoría de estos goles fueron de futbolistas que impactaron la pelota sin tener a un jugador de Newell's encima. Los rivales contaron con ese hándicap para colocar la pelota donde quisieron. Fabricio Fontanini le dio esa espacio a Mauro Matos para que el ex delantero de Newell's impacte con un frentazo el centro de Guillermo Acosta y consiga el empate parcial de Atlético Tucumán en el Coloso. El Decano lo ganaría por 2 a 1.

Es la misma ventaja que se le dio a Mariano Pavone para que anote el único tanto en la victoria de Estudiantes en cancha de Quilmes. En el centro que llegó desde la derecha, el atacante retrocedió un metro para meter el cabezazo, sin que lo siga Stéfano Callegari.

Facundo Nadalín fue el que dejó que se le vaya Jonatan Cristaldo el domingo pasado en un córner. Cuando la pelota fue lanzada desde la esquina, el lateral perdió a Cristaldo, quien se anticipó de cabeza. Fue el gol de la victoria de Vélez. "Nadalín estaba muy triste porque él perdió la marca. Le dije que no se preocupe, porque tiene grandes condiciones", contó De Felippe.

Más allá de ese error individual, la continuidad de equivocaciones delata que se trata de un problema compartido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});