Newell's

La palabra para el regreso la tiene el Gato Formica

Newell's sueña con que Mauro Formica vuelva a ponerse la rojinegra, aunque la única chance que existe es que rescinda el contrato con Pumas y llegue a un costo accesible para la Lepra.

Martes 07 de Agosto de 2018

La llegada de Mauro Formica no sólo depende de la voluntad del futbolista, sino del dinero que Newell's debe invertir para que se ponga la rojinegra. Es un sueño que pegue la vuelta y se sume al plantel de Omar De Felippe, quien lo espera con los brazos abiertos. Pero el peso de las posibilidades no reside en el Parque. Está del lado del futbolista. No sólo tiene que lograr su salida de Pumas de México, sino también aceptar un salario acorde a la economía de la entidad del Parque. Algo nada simple porque los valores que se manejan en el fútbol mexicano están muy lejos de lo que pueda afrontar la dirigencia y, además, logren ser aceptados por el juez Fabián Bellizia, encargado del paraguas judicial.

"El Gato tiene un año más de contrato y debe lograr las rescisión. Después tendría que ajustarse a la economía de la entidad. Lo que resigna en México es lógico que pretenda recuperarlo, pero Newell's no va a hacer ningún gasto", le confió ayer a Ovación una alta fuente ligada a la entidad leprosa que sigue minuto a minuto este tema. Hoy hay esperanzas —sólo eso—, pero que no están en la misma sintonía de lo que sucede en la realidad económica. Porque a nivel dólares Ñuls está muy lejos de lograr el retorno del futbolista. La única chance pasa por la determinación propia del Gato (suena en Emelec y Belgrano) y de los dólares que se manejen en el medio, que son muchos para la situación financiera de la institución leprosa.

formica.jpg


"Ojalá se haga lo de Formica", tiró De Felippe en la improvisada rueda de prensa en el Eva Perón en Junín esperanzado con que se concrete la vuelta del talentoso volante, que no es tenido en cuenta en Pumas y el DT le dijo que se busque club. Sin dudas que para Newell's sería un refuerzo que le entregaría un toque de jerarquía. Y sacudiría el mercado de pases de Newell's, por ser un jugador que despierta pasión en el sentimiento del hincha. Más allá del presente que tenga.

La operación no es simple porque en realidad la dirigencia no interviene con fuerza en las negociaciones. Porque no tiene elementos (traducido a la realidad: dólares) como para repatriarlo. Sólo pelea desde lo sentimental, que no es poco. Aunque, también es cierto, el fútbol es un negocio y los jugadores buscan la salvación económica en el corto tiempo que tienen y no hay espacio para resignar dinero. Habrá que ver si logra un acuerdo beneficioso con la dirigencia de Pumas para volver al club sin que implique un gasto oneroso, más allá de que se sabe no sería un contrato de los considerados económicos. De todas formas, en Newell's consideran que si se ajustan los números no habría demasiados inconvenientes para hacer frente a su posible arribo.

Una cosa es el corazón y otra la razón. Así está la operación Formica en este momento, en el que Newell's lo espera con ansiedad. Pero no está en condiciones de llevar adelante una tratativa con su par de Pumas. La única manera reside en que el Gato logre rescindir el vínculo y si opta por volver a ponerse la camiseta leprosa que eso no signifique una erogación que complique a la tesorería.

Los aztecas hicieron una inversión tiempo atrás "a través de una cláusula de rescisión de 1,5 millón de dólares", cuando el Gato dejó Ñuls. Y, obviamente, quieren recuperar parte de ese aporte. Newell's no puede aportar dólares. ¿El Gato querrá resignar? Ahí está el quid de la cuestión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario