Newell's

La mejor cara de Newell's es la del juego e intensidad

Newell's mostró una versión destacada con mayor generación de fútbol en los pies de Figueroa, algo que le faltaba. De Felippe ahora también cuenta con otra variante: Formica

Domingo 19 de Agosto de 2018

Actitud, entrega, sacrificio y, sobre todo, pasajes de buen juego. Newell's mostró otra versión, una cara muy diferente a la que tuvo en el inicio de la Superliga con Vélez. Lo necesitaba. En realidad estaba obligado a levantar el andar futbolístico para volver a entusiasmar. Para demostrar que puede desplegar un rendimiento mucho más aceptable a aquel del inicio de la Superliga y ante el Cadu por Copa Argentina. Querer es poder, así lo entendieron los jugadores y lo valoró el propio De Felippe en conferencia de prensa el viernes sobre la medianoche, cuando mostró un rostro de satisfacción. "Me gusto la actitud del equipo de ir a buscar. Estoy conforme por cómo encaramos el partido. De esta forma podemos mejorar", sostuvo en las loas que disparó posigualdad con Independiente.

   La Lepra mostró cosas positivas, sobre todo en la generación de juego. Sin dudas un aspecto que lucía endeble y era prioritaria una mejoría como para inyectarle confianza a un plantel que se terminó de conformar a días del arranque. En la teoría, el cuerpo técnico necesita espacio para buscar el funcionamiento pretendido, aunque es cierto que en el fútbol no hay tiempo y todo es resultado inmediato. Newell's estaba obligado a conseguir uno bueno en casa, ante un público de paladar exigente y que concurrió con la expectativa de ver una reacción.

   Una de las claves para la levantada residió en el toque distintivo de Víctor Figueroa. El Negro se mostró rápido y con su gambeta generó escozor en la defensa de Independiente. Y más cuando se juntaba con Héctor Fértoli, otro rapidito que se aprovechó de Fabricio Bustos hasta dejarlo colorado. Fue la punta del iceberg para que Newell's mostrara una imagen muy diferente a la de hace una semana, cuando también es verdad que hubo una apuesta futbolística diferente. Con más intenciones de romper el juego del rival.

   El Negro estuvo lúcido en su noche de cumpleaños número 200 con la casaca leprosa. Y lo festejó mostrando un nivel más que interesante, el que despierta aplausos cuando tiene la muestra de toque exquisito. Esto lo logró también gracias a lo rápido que estuvo, tanto desde los pies como de la cabeza para armar las jugadas. Al recostarse por el sector izquierdo encontró en Fértoli al socio ideal para romper una defensa dubitativa. Además, ahora el DT tiene una variante de las mismas características con la llegada de Mauro Formica, quien más allá de que aún le falta tiempo de trabajo y rodaje tiene ese toque diferente que necesita todo equipo.

   Newell's lo homenajeó y respetó antes del arranque cuando armó el pasillo para que pasaran los campeones de la Copa Suruga Bank. Pero se lo faltó a la hora del duelo. Y si no ganó fue por la precisión y el olfato goleador de Emmanuel Gigliotti, pero también por los errores cometidos inocentemente por descuidos que se repitieron. Por supuesto que será una tarea para el hogar a solucionar por el cuerpo técnico, porque otra vez entró dormido y fue sorprendido a los dos minutos de acción. Lo valorable es que las dos veces que estuvo en desventaja logró la levantada no sólo para equilibrar el tanteador en dos, sino estar cerca de conseguir la victoria más allá de jugar un largo tiempo con un hombre menos por la expulsión de Joel Amoroso.

   En el análisis fino se puede coincidir en la lectura que realizó el propio don Omar, donde reconoció que de local el equipo tiene una versión muy diferente a la que muestra de visitante. Mucha razón tiene en esto y es algo que deberá resolver si pretende que Newell's logre mejorar la campaña anterior. Godoy Cruz será una prueba de ensayo para ratificar, al menos algo, lo realizado con el diablo. Depende de sí mismo y de conservar la intensidad y enjundia mostrada el viernes por la noche.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario