Newell's

Esta vez el rojinegro perdió desde la valentía

Newell's superó al líder en varios pasajes del dramático partido en Avellaneda, pero se quedó con las manos vacías. La Lepra entregó todo hasta el final y arañó el empate.

Lunes 05 de Noviembre de 2018

Newell's no mereció perder. Racing lo terminó ganando con lo justo. Apretadísimo. No le sobró nada al líder del campeonato frente al partido dignísimo que hicieron los rojinegros. En el juego de los méritos Newell's debió llevarse algo de Avellaneda. La Lepra fue valiente para animarse a jugar y dominar al adversario en varios pasajes, hasta arrinconarlo en los instantes finales y arañar el empate que mecería. Fue derrota 1 a 0 y claro que engrosa la sangría de no poder ganar de visitante. Tampoco el resultado sirvió para asomar la cabeza tras la caída en el clásico. Pero ayer Newell's tuvo coraje y valentía para complicarle la vida al líder del campeonato en su casa. Si hay una manera de perder, esta versión es la menos peor. Entregando la piel hasta el final.

El primer tiempo fue cosa de mandinga. Realmente Newell's no debió irse al descanso con las manos vacías. En esa etapa el equipo rojinegro logró desactivar el vertiginoso circuito futbolístico del elenco del Chacho Coudet y hasta se animó a pisar con peligrosidad el área de enfrente, aunque siempre resolvió las jugadas de manera defectuosa.

Los rojinegros cubrieron bien las bandas en el retroceso y así le quitaron la peligrosidad a un Racing que hace de los desbordes un arma letal de sus ataques. En los del Chacho sólo pudo mover la pelota hacia los costados el chileno Marcelo Díaz. Newell's, con el paso de los minutos, fue adelantándose en el campo hasta incomodar sobremanera a su rival. Apenas un tiro de Centurión exigió los reflejos de Alan Aguerre. El pibe Jerónimo Cacciabue copó los rebotes y entonces el equipo de Omar De Felippe se plantó con autoridad en campo de enfrente para jugarle de igual a igual al líder del torneo.

No pudo conectar con fuerza Formica entrando por izquierda tras un largo lateral de Bíttolo. Después Leal dilapidó un tiro libre frontal que envió a las nubes. Luego llegó la clara mano de Saravia dentro del área tras un centro de Formica que Silvio Trucco juzgó no intencional. Y cuando todo indicaba que se irían al entretiempo igualados Guillermo Fernández lanzó un córner flotado al corazón del área para que Cristaldo resuelva con un cabezazo esquinado inatajable para Aguerre.

Newell's se durmió en la última pelota y de un plumazo todo lo bueno que hizo en la etapa inicial se le fue al precipicio. Era un volver a empezar para los del Parque.

En el complemento Ñuls salió a vender cara la derrota. Intentó volver a poner la pelota en el campo de Racing. Y el local se replegó afilando los colmillos para la contra. El juego creció en fricción y Trucco demoró muchísimo las amarillas. Pillud trepó por derecha y remató al primer palo para la volada de Aguerre. Fértoli dilapidó una corrida frontal inmejorable. Era puro dramatismo. Antes de los quince de esta etapa, Racing debió quemar su tercer cambio por lesión (salieron Zaracho, Saravia y Soto).

De Felippe mandó a la cancha a Oviedo por Amoroso en busca de arrimarle un socio a Leal. Newell's sostenía la pelota en el medio, pero no podía dar tres pases seguidos en el último tercio de la cancha, lo que conspiraba contra las chances de forzar el empate. Y Racing, huérfano de juego aceitado, debió conformarse con apostar a una réplica para ponerle un moño al resultado. Adentro Figueroa, afuera Fértoli.

Promediando la etapa final Sigali lo sujetó a Oviedo dentro del área, Trucco entendió que no fue penal y se lavó las manos. Figueroa, de cabeza, exigió al arquero García. Enseguida se lo devoró Cristaldo abajo del arco. El partido era una ruleta rusa. Con Newell's yendo al frente con el corazón en la mano y Racing defendiendo la ventaja con uñas y dientes agazapado para la contra.

Recién a los 80 minutos debutó la tarjeta amarilla con Bernardello. A la lista leprosa de amonestados se sumó Alexis Rodríguez. Leal lo tuvo abajo del arco y tapó García con un manotazo magistral. También el arquero local desactivó un cabezazo de Paredes.

Newell's se fue con las manos vacía, pero a diferencia de traspiés anteriores ayer el esfuerzo y la determinación para modificar el resultado adverso estuvo hasta la última pelota. Desde los merecimientos debió ser empate. Trucco dirigió pésimo. Para la estadística de la tabla de la Superliga y los promedios fue derrota. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});