Newell's

En Newell's, equipo que gana, sí se toca

El 2-0 tapó errores pero el DT deberá cambiar.

Lunes 24 de Septiembre de 2018

Equipo que gana..., se toca. Y más allá de lesiones de por medio. Un resultado ayuda y tapa errores, pero lo mejor para Newell's es que el 2 a 0 ante Lanús le sirva para trabajar con mayor tranquilidad en funcionamiento y para despertar confianza. Hasta ayer la cuestión era mirar las tablas. Y esa observación dio un "positivo" enorme. Desde hoy aparecerá en escena la mano de Omar De Felippe para elegir a los once que jueguen más parecido al equipo que ganó el segundo tiempo, que el inexpresivo de la etapa inicial. Es que no todos los rivales lo perdonarán, no siempre el arquero Alan Aguerre va a tapar todas y de visitante el escenario generalmente juega bastante en contra. Ni hablar de lo que le cuesta a este conjunto rojinegro que ni se acuerda de qué se trata ganar afuera del Coloso. Y la próxima cita será ante Estudiantes, el sábado en cancha de Quilmes.

Newell's no puede ir con los mismos once. No se trata de la contractura de Leal en el isquiotibial izquierdo (hoy le realizarán estudios). Su puesto de titular ya estaba en duda sin que sintiera esa molestia que lo dejó afuera a los 63'. Con su juego y por el único gol en el 1-2 ante Godoy Cruz, se sacó solo. Y eso que ninguno de los 9 del plantel pide pista con firmeza. Porque Lisandro Cabrera asoma pero no deslumbra, Oviedo hizo más ruido por ausencia y declaraciones que por mostrar condiciones y Fydriszewski está volviendo de una lesión con minutos en reserva, más el golazo del triunfo en el preliminar.

La Lepra no puede salir a jugar tan desequilibrado ni a correr detrás de lo que haga el rival, como pasó en los primeros 45' ante Lanús. Y si bien es cierto que con las correcciones en el entretiempo el DT les hizo entender que cambiando la actitud el desarrollo les favorecería, fue clave arrancar 1-0 desde el vestuario y que el granate se vistiera de la manera que lo venía haciendo el rojinegro.

El tema es que De Felippe no quiere romper el doble cinco, que no funciona. Otra cuestión es que tiene a tres jugadores para ocupar posiciones similares, como son Figueroa, Formica y Fértoli (hoy está por encima pese a los apellidos potentes de sus compañeros, no sólo por el gol del 2-0, sino por acumulación de mejores momentos futbolísticos y por proyección deportiva) y como máximo pueden jugar dos a la vez.

También la pata floja defensiva que Lanús desequilibró en el primer tiempo, y que los cuatro atajadones de Aguerre disimularon en el resultado parcial, exige trabajo y más trabajo para no temblar en cada pelota aérea.

Tarea, sí, pero ahora con tres puntos más en el promedio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario